Tras todo cuanto supuso la pandemia y su consecuente impacto que aún pervive en los emprendedores, han llegado una serie de nuevos retos y amenazas, eminentemente relacionados con la economía.

El ochenta y dos por ciento de los emprendedores consultados se han visto perjudicados por la inflación y el setenta y cinco por ciento por la subida de costes de la energía, mas solo uno de cada 3 han trasladado el aumento de costos a sus clientes del servicio. El resto se han debido enfrentar al problema de escoger entre perder clientes del servicio o reducir sus márgenes.

Es lo que se desprende de un una investigación dado a conocer por Zurichempresas.es sobre el perfil y situación del emprendimiento en España. La investigación, llevada a cabo por The Cocktail Analysis, a través de entrevistas a ochocientos cinco autónomos y micropymes, examina tanto los desafíos actuales como las actitudes en comparación con emprendimiento.

Si bien acostumbra a decirse que las crisis económicas promueven el emprendimiento, la verdad es que el cuarenta y siete por ciento de los emprendedores se declaran vocacionales, apenas uno de cada diez llega a través de la herencia de un negocio, y el cuarenta y uno por ciento debido a circunstancias externas al emprendimiento, como quedarse sin trabajo. Por eso, el estudio distingue entre 4 perfiles de emprendedores.

El perfil más abundante es el comprometido (treinta por ciento del total), en el que converge la vocación con la necesidad de emprender, y donde hay mayor presencia femenina. En este perfil el motivo para emprender (treinta y ocho por ciento ) es la carencia de trabajo o la situación de precariedad. Le prosigue el renovador (veintiocho por ciento ), un perfil meridianamente vocacional y más predispuesto al peligro y a la innovación.

Advertencia, desplázate para seguir leyendo

El tercer perfil más usual (veintitres por ciento ) es el llamado cambio de rumbo, que se ha visto abocado al emprendimiento por circunstancias externas, mas está a gusto con su salida profesional. Por último, el perfil luchador representa al diecinueve por ciento de emprendedores que no siempre y en todo momento llegan a este camino por convicción, mas muestran gran motivación y resiliencia.

Compatibilizar vida personal y profesional

Todos estos perfiles comparten una serie de objetivos, entre aquéllos que resaltan compatibilizar la vida personal y profesional (sesenta y ocho por ciento ), dedicarse a lo que verdaderamente les agrada (sesenta y uno por ciento ) y poder vivir sosegados, sin preocupaciones (cincuenta y ocho por ciento ). Lógicamente, no todo es un camino de rosas en su trayectoria. Las primordiales contrariedades a las que se ha enfrentado los emprendedores en el momento de arrancar su negocio son la asunción de peligros, los inconvenientes y el agobio (cincuenta y siete por ciento ), la administración financiera (cincuenta y dos por ciento ) y tener que dedicarle mucho esmero y trabajo (cuarenta y tres por ciento ).

A cambio, 3 de cada diez encuestados perciben que ser emprendedores les da una mayor satisfacción que trabajar para otros, más libertad y inventiva, como la posibilidad de dedicarse a lo que les agrada. En este sentido, los emprendedores españoles se definen a sí mismos como trabajadores, resilientes, curiosos, optimistas y creativos.

“Como muestra este estudio, el llamado gen emprendedor se presenta con matices en función de los diferentes perfiles de emprendedores. No obstante, todos tienen un denominador común, que es un decidido compromiso con el trabajo, la superación y la innovación que los transforman en el motor económico que impulsa a las pequeñas y medianas empresas y autónomos de nuestro país”, apunta Agustí Pascual, directivo de Zurichempresas.es.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí