Conforme la asesora Smithers, etiquetado de inyección de tinta bajo demanda puede reducir sensiblemente el consumo energético de las compañías en Europa, aparte de reducir la producción masiva de restos materiales y de tinta, y hacer que las operaciones de etiquetado sean considerablemente más eficaces y sustentables.

Si las compañías europeas se pasasen al etiquetado de inyección de tinta bajo demanda, ahorrarían veintiocho con siete millones de kWh todos los años, el equivalente al consumo energético anual de noventa y cinco.960 hogares, aparte de una reducción de seis con siete millones de toneladas anuales de CO2. La impresión de etiquetas a través de inyección de tinta bajo demanda asimismo puede suprimir ciento ochenta millones de metros cuadrados de restos de etiquetas, el equivalente a veinticinco doscientos sesenta y cuatro campos de futbol, como reducir los restos de tinta en más o menos seiscientos diecinueve toneladas, el peso equivalente a cuarenta y uno buses de 2 pisos.

Smithers hizo una investigación para equiparar y valorar la sostenibilidad de los diferentes procesos de impresión y de qué forma las compañías pueden incorporarlos para asistir a lograr sus objetivos de sostenibilidad. Se examinaron los procesos de impresión comercial, de trasferencia térmica y de inyección de tinta en color de diferentes empresas. De cada caso, se contempló el impacto en la sostenibilidad que representaba todo el proceso, desde la producción de etiquetas hasta su aplicación, teniendo presente 5 aspectos principales: energía, restos, consumibles, almacenamiento/transporte y protectores antiadherentes.

El estudio concluyó que el empleo de la inyección de tinta para imprimir etiquetas en las propias instalaciones de la compañía aportaría esenciales beneficios comerciales y operativos, mas asimismo beneficios medioambientales comprobables, incluidas reducciones significativas en el consumo de energía, generación de restos y empleo de consumibles, que podrían asistir a las compañías a cumplir con sus objetivos de desarrollo sustentable siguiendo el esquema de la ONU:

Advertencia, desplázate para seguir leyendo
  • ODS siete Energía accesible y limpia: La inyección de tinta es un proceso que requiere menor consumo de energía, usando apenas un 1 por ciento de la energía que requieren otros procesos para un mismo espacio de impresión.
  • ODS ocho Trabajo digno y desarrollo económico. La impresión de inyección de tinta aporta una mayor rentabilidad y mejoras en los márgenes a los usuarios de etiquetas.
  • ODS nueve Industria, innovación y también infraestructuras. La renovadora tecnología de inyección de tinta reduce los restos materiales de las etiquetas y la acumulación de stocks que terminan por ser desechados.
  • ODS doce Producción y consumo responsables. Dismuyen significativamente los materiales de desecho (p. ej., cintas) a lo largo de la impresión de inyección de tinta en frente de la impresión por trasferencia térmica.

Xavier Aliaga, directivo de business systems de Epson Ibérica, comenta: “Las etiquetas representan un factor crítico para las marcas en una extensa pluralidad de ámbitos. Escoger el proceso de impresión de etiquetas conveniente puede aportar ventajas comerciales significativas en concepto de velocidad de comercialización, flexibilidad y calidad, lo que por su parte puede prosperar de forma positiva la experiencia del cliente del servicio y también impulsar las ventas. Hoy día, hay poco a poco más marcas que se pasan a la impresión de etiquetas de forma interna y bajo demanda a través de inyección de tinta en color, en tanto que esto contribuye de manera significativa a conseguir sus objetivos de sostenibilidad, como a progresar sus operaciones empresariales”.

Empack la capital española veintiuno

Va a ser los próximos veinticuatro y veinticinco de noviembre cuando llegue una nueva cita de Empack la capital de España dos mil veintiuno, donde Epson va a estar presente y en predisposición de probar todas y cada una estas ventajas del etiquetado a color bajo demanda, con su gama ColorWorks. Basado en el estudio de Smithers, son muchos las ventajas para las compañías que se pasen a esta clase de soluciones.

1- Alto consumo energético

El informe revela de qué manera los procesos de impresión comercial consumen mucha energía, como con una impresora flexográfica tradicional de etiquetas que consume unos treinta y nueve kWh por cada mil metros cuadrados de etiquetas impresas. Si esa etiqueta contiene datos variables impresos a través de trasferencia térmica, el consumo combinado de energía es de cuarenta y uno kWh por cada mil metros cuadrados. La inyección de tinta es un proceso que consume menos energía y que puede llegar a usar solo el 1 por ciento  de esa energía por exactamente los mismos metros cuadrados de impresión. Si el mercado potencial de etiquetas bajo demanda hiciese el cambio, se podrían ahorrar veintiocho con siete millones de kWh por año, suficiente energía para recorrer más de catorce millones de quilómetros con un vehículo eléctrico o bien alumbrar noventa y cinco novecientos sesenta hogares a lo largo de un año.

dos- Reducción de restos

Smithers estima que se desechan hasta el once por ciento de los materiales de las etiquetas, desde la propia producción de etiquetas hasta su aplicación final. Ello puede deberse al proceso de comienzo y preparación de la impresión o bien sencillamente a resultas de fallos de impresión. Los dos se pueden suprimir pasándose a la tecnología de inyección de tinta en color bajo demanda. Smithers calcula que si el mercado hace el cambio a la inyección de tinta, el ahorro de material al año podría ascender a ciento ochenta millones de metros cuadrados, el equivalente a veinticinco doscientos sesenta y cuatro campos de futbol.

Uno de los primordiales desafíos de sostenibilidad en la impresión por trasferencia térmica es el empleo de cintas. Por cada metro cuadrado de etiqueta impreso, asimismo se usa una cantidad significativa de cinta, con independencia de la cobertura de tinta. Solo se puede emplear una vez y no se recicla de forma fácil. Si el proceso de trasferencia térmica se usa para producir 2 o bien más colores, se van a deber usar 2 cintas más.

El desperdicio de las cintas no se acostumbra a estimar una parte de la huella de sostenibilidad general de las compañías. No obstante, si toda la impresión actual de etiquetas hecha por trasferencia térmica cambiara a inyección de tinta, el ahorro podría ser significativo. Si las compañías hiciesen el cambio a la impresión de etiquetas de inyección de tinta bajo demanda, se podría conseguir un ahorro de ciento nueve millones de metros cuadrados de cintas (quince trescientos treinta y tres campos de futbol) y seiscientos diecinueve toneladas de tinta (cuarenta y uno buses).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí