El dolor muscular es un síntoma usual que puede tener múltiples causas que pueden estar relacionadas con el trabajo y/o actividades deportivas que ocasionen contracturas y malestar muscular. Este síntoma puede presentarse a lo largo del ejercicio o bien justo después, e inclusive aparecer después de veinticuatro a cuarenta y ocho h siguientes a el ejercicio físico, no obstante, asimismo puede estar asociado a enfermedades como la fibromialgia.

Ciertas formas de tratar el dolor muscular incluyen el reposo, estiramientos y masajes. Mas, cuando se hace usual o bien aumenta de intensidad, puede ser preciso el empleo de fármacos precriptos por el médico, como Bencoprim.

La mejor manera de eludir el dolor muscular es a través de la prevención, para lo que se aconseja efectuar actividades físicas de manera regular orientadas por un adiestrador, como estiramientos, aparte de sostener un estilo de vida sana, eludir fumar, consumir bebidas alcohólicas y reducir el consumo de azúcar, por poner un ejemplo.

1. Actividad física

La realización de actividad física así sea debido al trabajo o bien a la práctica de un deporte, como ciclismo o bien yoga, por poner un ejemplo es la primordial causa de dolor muscular, estando relacionado directamente a la intensidad y tipo ejercicio, como del tiempo que se efectúa. Con lo que es esencial tener la orientación de un adiestrador profesional a fin de que oriente el género de ejercicio conforme a las peculiaridades de cada persona.

También, es esencial emplear las protecciones precisas en el caso de efectuar trabajos o bien ejercicios de alto peligro o bien impacto, como el empleo de cascos, fajas y protecciones para las articulaciones, puesto que de este modo se pueden eludir dificultades como hernias abdominales, por poner un ejemplo.

dos. Agobio o bien ansiedad

El dolor muscular provocado por el exceso de agobio y ansiedad acostumbra a producir una tensión en los músculos de los hombros, cuello y espalda, ocasionando una rigidez o bien espasmos que puede complicar e inclusive impedir la realización de las actividades al día.

Otros síntomas que se pueden manifestar aparte de dolor en los músculos son cefalea, debilidad muscular y sensación de hormigueo en las extremidades, por poner un ejemplo. Con lo que en el caso de probar grandes periodos de agobio y ansiedad se aconseja asistir con el sicólogo y médico general a fin de que orienten técnicas de relajación y, en caso preciso, fármacos para reducir los síntomas.

Conozca más sobre el tratamiento del agobio y ansiedad.

tres. Fibromialgia

La fibromialgia es un trastorno de dolor crónico, bastante común, que causa el surgimiento de dolor en múltiples unas partes del cuerpo, el que puede perdurar meses, llegando a inutilizar a la persona de efectuar sus actividades al día. Las áreas donde se experimenta el dolor con más frecuencia es la espalda baja, el cuello, cadera y rodillas.

Además de esto, el dolor se hace más intenso al tacto, debido al incremento de la sensibilidad al dolor, con lo que el médico puede prescribir fármacos calmantes, relajantes musculares, por ejemplo; aparte de ejercicios para calmar el dolor.

cuatro. Osteomalacia

La osteomalacia es una enfermedad que se identifica por huesos débiles y rompibles, debido a una deficiencia de vitamina liposoluble de tipo D, lo que puede causar deformidades en los huesos y inconvenientes musculares, que asimismo producen dolor en múltiples zonas del cuerpo. Con lo que el tratamiento de la osteomalacia se efectúa con suplementos de calcio, fósforo y o bien vitamina liposoluble D

cinco. Inconvenientes circulatorios

Ciertos inconvenientes circulatorios como las várices causan síntomas como mayor sensibilidad en la zona, hinchazón en la pierna y sensación de pesadez, aparte de dolor, lo que puede ser percibido como dolor muscular al pasear o bien continuar en reposo.

Estas pueden ser ocasionadas por situaciones como obesidad, inconvenientes en la circulación o bien en el embarazo, pudiendo ser indicados fármacos para progresar la circulación o bien el medias de compresión, por servirnos de un ejemplo.

seis. Inflamación del nervio ciático

La compresión o bien inflamación del nervio ciático genera síntomas como sensación de puntadas, ardor dolor intenso en la espalda, glúteos o bien piernas, ocasionando complejidad para sostener la columna recta y dolor al pasear.

Por este motivo, el médico puede apuntar calmantes y antinflamatorios, aparte de ejercicios para asistir a reducir la inflamación de este nervio. Conozca más sobre el tratamiento del nervio ciático.

siete. Hipotiroidismo

El hipotiroidismo, que es la minoración de la producción de las hormonas tiroideas que son precisas para el funcionamiento adecuado del organismo, pudiendo ocasionar el surgimiento de síntomas como cansancio excesivo y dolor en las articulaciones y los músculos, en especial en los hombros y caderas, llegando a complicar el desarrollo de las actividades cada día, como trabajar o bien hacer ejercicio.

ocho. Hemodialisis

La hemodiálisis es un género de tratamiento que filtra la sangre cuando los riñones no marchan apropiadamente. Ciertos síntomas que genera son cefaleas, aparte de calambres musculares que pueden producir dolor en el cuerpo debido a la veloz extracción de líquido a lo largo del tratamiento, producto de un desequilibrio electrolítico.

Conozca más sobre de qué forma se efectúa la hemodiálisis

nueve. Infecciones por bacterias, virus y parásitos

Las infecciones bacterianas, virales y parasitarias ocasionada por Staphylococcus aureus, citomegalovirus o bien toxoplasma, por servirnos de un ejemplo, pueden producir la capacitación de un absceso en el músculo, debilitamiento del sistema musculoesquelético y perturbaciones en los electrolitos que generan dolor en múltiples unas partes del cuerpo, siendo precisa la evaluación y tratamiento médico convenientes.

diez. Fármacos

El empleo de ciertos fármacos, drogas o bien substancias como el alcohol, coca, colchicina, antipalúdicos, labetalol, salbutamol, ciclosporina y zidovudina, por servirnos de un ejemplo, pueden generar dolor muscular cuando se utilizan de forma crónica o bien debido a la interacción con otros fármacos. Con lo que es esencial tomar contacto con el médico en el caso de probar dolor muscular al tomar algún fármaco a fin de que sea evaluado un posible cambio en la dosis o bien de fármaco.

De qué manera se efectúa el tratamiento

El tratamiento para el dolor muscular debe orientarse conforme al grado de dolor y de la posible causa, siendo recomendado asistir con el ortopedista, reumatólogo o bien médico general caso de que el dolor sea usual y aumente de intensidad durante el día, a fin de que se realice el diagnóstico y se comience el tratamiento conveniente.

Fármacos

El tratamiento con fármacos generalmente es precripto por el ortopedista cuando el dolor es intenso y usual, pudiendo aconsejar el empleo de relajantes musculares, como Bencoprim, calmantes, como paracetamol y Dipirona, o bien fármacos antinflamatorios, como ibuprofeno, nimesulida y naproxeno.

Además de esto, el médico asimismo puede aconsejar el empleo de pomadas, que deben aplicarse sobre la zona adolorida. Las que más se señalan son aquellas que poseen calmantes y antinflamatorios como Lonol, Voltaren o bien Cataflam.

El empleo de pomadas ha de estar orientado por el médico, las que en general se aconsejan aplicarse dos a tres veces al día mientra se hacen movimientos circulares en la zona. En el caso de que el dolor no ceda con el empleo de pomadas, se aconseja asistir nuevamente al médico a fin de que se efectúen nuevos exámenes y se identifique la causa del dolor a fin de que se pueda empezar otro género de tratamiento.

Antídotos caseros

El tratamiento natural para el dolor muscular consiste en tomar un baño con agua caliente, que estimula la circulación y calma el dolor, haciendo un masaje con aceites o bien vinagre, estirando el músculo adolorido y continuando en reposo.

Es esencial desplazar el músculo para eludir la capacitación de cicatrices en él y rigidez progresiva. La inmovilización debe efectuarse cuando lo indique el médico, la que se señala en general cuando la extensión de la lesión responsable del dolor es grande.

Alternar la aplicación de compresas frías y caliente en la zona adolorida puede ser otra buena opción para calmar el dolor muscular, puesto que mientras que el hielo ayuda a reducir el dolor y la inflamación local, la compresa caliente ayuda a relajar el músculo. Conozca más sobre en qué momento emplear las compresas frías y calientes.

Además de esto, el alivio de dolor muscular puede consiguiere mediante un automasaje con un rodillo recio de espuma, el que puede adquirirlo en tiendas de productos deportivos, rehabilitación o bien en internet. Para efectuar el automasaje, ponga el rodillo en la zona adolorida y deslícelo usando el pedo del propio cuerpo. Los efectos que este genera se perciben de forma rápida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí