La dolor de cabeza en racimos o en brotes es una situación bastante incómoda que se identifica por cefalea intenso que brota en crisis y que se presenta solo en un lado de la cabeza, habiendo asimismo dolor detrás y alrededor del ojo en exactamente el mismo lado del dolor, escurrimiento nasal e incapacidad para efectuar cualquier otra actividad, ya que el dolor es bastante fuerte.

La dolor de cabeza en racimos no tiene cura, no obstante, el tratamiento indicado por el neurólogo tiene como propósito calmar los síntomas y reducir la frecuencia de las crisis, pudiendo ser preciso el uso de ciertos fármacos como antinflamatorios no esteroideos, opioides y, en ciertos casos, el uso de máscara de oxígeno.

Síntomas de dolor de cabeza en racimos

Los síntomas de dolor de cabeza en racimos son bastante incómodos, pudiendo tener capítulos de cefalea intenso de dos a tres veces por día cerca de quince a veinte días. Además de esto, es frecuente que, al menos uno de estos capítulos sucedan a lo largo de la madrugada, generalmente 1 a dos horas tras dormir. Otros signos y síntomas que por norma general señalan dolor de cabeza en racimos son:

  • Dolor pulsátil en un lado de la cabeza;
  • Ojo colorado que llora en exactamente el mismo lado del dolor de cabeza;
  • Dolor por detrás y alrededor del ojo;
  • Hinchazón del semblante del lado del dolor;
  • Complejidad para abrir absolutamente el ojo en el lado del dolor;
  • Escurrimiento nasal;
  • Cefalea que dura entre quince minutos y tres horas, siendo más frecuente que dure hasta cuarenta minutos;
  • Incapacidad de efectuar cualquier actividad debido al cefalea intenso;
  • El dolor no se ve influido por la luz o alimentación;
  • Malestar en la zona perjudicada una vez que el dolor reduzca.

El tiempo de duración de cada crisis no se conoce, mas ciertas personas refieren que los cefaleas empiezan a ser más separadas, habiendo menos capítulos al día, hasta el momento en que desaparece totalmente, retornando solo meses o años después. Además de esto, no es posible saber lo que puede provocar una nueva crisis tras meses de intervalo.

Por esta razón, el médico puede hacer el diagnóstico de dolor de cabeza en racimos a través de la observación de los síntomas presentados por la persona, aparte de que asimismo puede pedir la realización de una resonancia imantada, por poner un ejemplo, para valorar si existe alguna perturbación cerebral. Frente a la ausencia de perturbaciones, por norma general se estima que la persona tiene dolor de cabeza en racimos. No obstante, el diagnóstico puede retardar un tiempo y es efectuado por el neurólogo tras meses o años, por lo que es usual que no todos y cada uno de los pacientes sean diagnosticados en su primera crisis de dolor de cabeza en racimos.

Primordiales causas

En la mayor parte de los pacientes el agobio y el cansancio están relacionados con el surgimiento de las crisis, mas no hay comprobación científica de este hecho. La edad en que este género de jaqueca empieza a manifestarse es entre los veinte y cuarenta años. Pese a que la causa es ignota, la mayor parte de los pacientes son hombres.

Se piensa que las causas de la dolor de cabeza en racimos están relacionadas al mal funcionamiento del hipotálamo, ya que semeja estar relacionado al ciclo circadiano que regula el tiempo de sueño y vigilia, mas pese a esto, su cura aún no ha sido encontrada y sus causas no son absolutamente conocidas.

De qué forma se efectúa el tratamiento

El tratamiento para la dolor de cabeza en racimos ha de estar orientado por el neurólogo y tiene como propósito reducir la intensidad del dolor y hacer que la crisis dure menos tiempo. De esta manera, el médico puede señalar el uso de antinflamatorios no esteroideos, triptanos, ergotamina, opioides y el uso de una máscara de oxígeno al cien por ciento en los instantes de crisis.

Como las crisis son más frecuentes a lo largo de la noche, un buen consejo es tener un tanque de oxígeno en casa, para cuando se presente un episodio. Así, los dolores reducen sensiblemente haciéndolos más leves. Tomar diez mg de melatonina ya antes de dormir asimismo puede calmar los síntomas y reducir el peligro de una crisis.

Además de esto, el paciente no debe tomar ninguna bebida alcohólica, ni fumar, ya que estos pueden provocar un episodio de cefalea de manera inmediata. No obstante, fuera del periodo de crisis, la persona puede consumir bebidas alcohólicas de forma social, ya que estas no desencadenarán un nuevo periodo de crisis.

Posibles efectos secundarios

Pese a las ventajas que traen en el alivio del dolor, los fármacos recetados para la dolor de cabeza en racimos pueden tener efectos secundarios, como náuseas, mareos, sensación de debilidad, enrojecimiento en la cara, calor en la cabeza, adormecimiento y hormigueo en el cuerpo, por poner un ejemplo.

Por otro lado, el uso de máscaras de oxígeno a lo largo de quince a veinte minutos con el paciente sentado e inclinado cara enfrente, trae un alivio veloz del dolor entre cinco a diez minutos y no tienen efectos secundarios cuando el paciente no tiene enfermedades respiratorias asociadas.

Los calmantes comunes como el paracetamol no tienen ningún efecto en el alivio del dolor, no obstante, poner los pies en un balde con agua caliente y poner compresas con hielo en la cara puede ser una buena opción casera, ya que esto reduce el calibre de los vasos sanguíneos cerebrales, siendo realmente útil en el combate del dolor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí