El dolor en los dedos de los pies puede generarse de manera fácil por el uso de calzado inapropiado, callos o enfermedades que ocasionan deformación en las articulaciones y huesos, como la artritis, la gota o el neuroma de Morton.

Generalmente, este malestar se puede calmar manteniéndose de reposo, usando un calzado conveniente, sumergiendo los pies en agua caliente o realizándoles un masaje con crema hidratante.

No obstante, si el dolor en los dedos del pie continúa a lo largo de más de cinco días, se debe preguntar a un ortopedista, puesto que es preciso que realice una evaluación para identificar si existe algún inconveniente e apuntar el tratamiento más conveniente, en caso sea preciso.

Posibles causas de dolor en los dedos de los pies

Si bien haya múltiples inconvenientes que pueden afectar a los pies, las primordiales causas son:

1. Zapato apretado

El uso de calzado inapropiado es la causa más frecuente de dolor en los dedos y en otras zonas del pie, ya que los zapatos muy apretados con una punta pronunciada, o que sean muy recios pueden ocasionar deformidades en los pies y, hasta inflamación de las articulaciones, cuando son usados por un buen tiempo.

Se debe tener singular cuidado en los pequeños, ya que su pie está en incesante desarrollo, habiendo de estar pendiente de si hay dolor, lo que señalaría un cambio en el tamaño del calzado. Conozca más sobre la talla de zapatos ideal para pequeños y bebés.

De qué forma aliviar: se debe utilizar zapatos cómodos y que no aprieten demasiado los pies. Además de esto, se aconseja que el calzado tenga un pequeño tacón de más o menos dos a tres cm para dejar que el pie se apoye apropiadamente.

dos. Juanete

El juanete causa dolor, singularmente en la base del dedo gordito y en ciertos casos en los dedos del pie. En un caso así, es simple observar que los huesos de los pies no están adecuadamente alineados, lo que genera inflamación y dolor.

De qué manera aliviar: poner una compresa fría en la zona adolorida ayuda a calmar este síntoma, mas es preciso hacer ejercicios para corregir los pies y para reducir el juanete. Conozca otros consejos para tratar los juanetes.

tres. Callos

Las callosidades asimismo conocidas como callos, son provocados por la acumulación de células fallecidas en la capa más superficial de la piel. Esto sucede debido a la presión incesante sobre los pies, singularmente en la cara lateral del dedo gordito.

De qué forma aliviar: puede emplear una plantilla ortopédica para resguardar la callosidad a lo largo del día y eludir que se genere dolor al pasear, por servirnos de un ejemplo. No obstante, se aconseja asimismo remover el callo con el uso de pomadas o de una piedra pómez tras el baño.

cuatro. Uña encarnada

Las uñas sepultadas son comunes en los casos en que estas no son cortadas con corrección, causando un desarrollo errado y su coherente encarnación en el dedo. En un caso así, las uñas sepultadas fomentan el surgimiento de heridas e hinchazón.

De qué manera aliviar: debe asistir a la clínica de salud más próxima o con un podólogo para desenterrar la uña. En casa puede poner el pie en un recipiente con agua caliente por veinte minutos para calmar el dolor. Conozca otros cuidados para tratar uñas encarnadas.

cinco. Artrosis o artritis

Los inconvenientes de reumatismo como la artritis pueden surgir en las articulaciones de los dedos del pie, en especial en atletas o ancianos, generando dolor al pasear e hinchazón en la zona de la articulación.

De qué forma aliviar: debe preguntar a un ortopedista para empezar el tratamiento conveniente del inconveniente con el uso de fármacos antinflamatorios como Ibuprofeno o Diclofenaco. Aparte de esto, en casa se pueden poner los pies en agua caliente al acabar el día para calmar el dolor. Vea ciertas formas de de qué forma deshinchar los pies en el próximo video:

seis. Dedos en garra o martillo

Los dedos en garra o martillo son dos géneros de deformidades del pie que ocasionan una perturbación en la manera de los dedos, incrementando la presión sobre ellos a lo largo del día, produciendo dolor.

De qué manera aliviar: debe preguntar a un ortopedista a fin de que restablezca la situación del dedo con el uso de férulas protésicas. Además de esto, usar plantillas protésicas asimismo pueden asistir a calmar la presión sobre los dedos y reducir el dolor.

siete. Neuroma de Morton

El neuroma de Morton es un engrosamiento que brota en el nervio digital plantar, que se halla entre el 3° y 4° dedo del pie, ocasionando dolor entre esos dos dedos y sensación de hormigueo en el empeine.

De qué forma aliviar: se debe usar un calzado cómodo con plantilla ortopédica para calmar la presión sobre la zona, como tomar los fármacos antinflamatorios recetados por el ortopedista. En los casos más graves, puede ser precisa la cirugía.

ocho. Gota

La gota o artritis gotosa es una enfermedad inflamatoria ocasionada por el exceso de ácido úrico en la sangre que dolor en las articulaciones, siendo los dedos del pie, los dedos gorditos del pie. Además de esto, el dolor experimentado se genera al pasear o procurar desplazar el dedo, asimismo puede haber hinchazón, y enrojecimiento de esta articulación.

De qué forma aliviar: el tratamiento ha de ser orientado por un reumatólogo, el que puede señalar el uso de fármacos para reducir los niveles de ácido úrico en la articulaciones, como colchicina, alopurinol o probenecida, los que calman el dolor en los dedos del pie y evitan nuevas crisis. Conozca más sobre el tratamiento de la gota.

nueve. Paroniquia

La paroniquia, asimismo llamado uñero, es una infección que se genera en la piel alrededor de una uña en las manos o en el piel debido a una herida en la piel, como podría ocurrir a lo largo del pedicure, por poner un ejemplo. Esta herida genera enrojecimiento, hinchazón y dolor en los dedos, aparte del surgimiento de pus debajo o cerca de la uña perjudicada. Vea más sobre los síntomas de la paroniquia.

De qué forma aliviar: el tratamiento de la paroniquia ha de ser efectuado por un dermatólogo el que puede señalar el uso de antibióticos, corticoides o antifúngicos, en dependencia de las peculiaridades y de la causa de la inflamación en los dedos del pie.

diez. Enfermedad de Raynaud

La enfermedad de Raynaud se identifica por una perturbación en la circulación sanguínea de las manos y de los pies, pudiendo afectar asimismo los dedos, nariz y lóbulos de las orejas. Se ha asociado con la exposición al frío y con cambios sensibles bruscos, generando síntomas como sensación de hormigueo, hinchazón y dolor en los dedos de las manos y pies.

Vea más causas y de qué manera se diagnostica la Enfermedad de Raynaud.

De qué forma aliviar: el tratamiento de la enfermedad de Raynaud ha de ser orientado por un reumatólogo el que puede aconsejar el uso de ciertos fármacos, como nifedipina, diltiazem, prazosina o nitroglicerina en pomada, por poner un ejemplo. No obstante, asimismo está indicado que la zona perjudicada sea calentada a fin de que la circulación sea activada y restituida.

once. Sabañones

Los sabañones, conocidos a nivel científico como eritema perno o perniosis, son lesiones que aparecen por norma general en los dedos de los pies y de las manos y, de forma menos común, en la nariz y orejas, ocasionando dolor e inflamación en la zona.

Esta afección brota a resultas de la exposición prolongada al frío y seguidamente a un calor súbito, lo que  provoca vasoconstricción y falta de oxígeno en los tejidos de la zona perjudicada, produciendo el surgimiento de ampollas y, en los casos más difíciles, úlceras que pueden inficionarse.

De qué forma aliviar: se debe eludir la humedad y el frío, sostener la piel seca y no usar prendas ajustadas. También, se puede emplear alguna solución aséptica como povidona yodada o clorhexidina para sostener la higiene de las lesiones.

Si las lesiones no mejoran, se debe asistir al médico general o dermatólogo a fin de que indique el tratamiento con fármacos, como nifedipina o felodipina, con el propósito de asistir a calmar el dolor, facilitar la cicatrización y prevenir el surgimiento de nuevas lesiones.

doce. Luxaciones o fracturas

Una de las causas del dolor en los dedos de los pies podría ser una luxación o fractura en la zona, causada por traumatismos como golpes al patear o al pasear o caída de objetos pesados sobre los pies, por servirnos de un ejemplo.

En estas lesiones, acostumbra a haber inflamación y el dolor puede ser intensísimo, especialmente si se trata de una fractura, por lo que se debe asistir al traumatólogo cuanto antes a fin de que indique una radiografía y determine el grado de la lesión.

De qué forma aliviar: se aconseja guardar reposo, eludiendo actividades que empeoren el dolor; poner hielo a lo largo de en torno a veinte minutos, cada cuatro horas; usar bandas de compresión en los pies; sostener la extremidad perjudicada en una situación elevada, y usar fármacos calmantes y antinflamatorios indicados por el médico para supervisar el dolor y la inflamación.

En los casos más difíciles puede ser preciso el uso de botas protésicas y la realización de sesiones de fisioterapia para prosperar la movilidad de los dedos de los pies perjudicados. También, en dependencia de la lesión, asimismo puede ser precisa una cirugía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí