Los síntomas del constipado acostumbran a aparecer de 1 a tres días tras la infección por un virus común, como el rinovirus, que se transmite mediante la inhalación de gotículas de secreciones nasales que poseen el virus suspendidas en el aire, que se extienden en el momento en que una persona inficionada estornuda, tose o se suena la nariz, por poner un ejemplo.

El constipado es más usual en temporadas frías del año, ya que a lo largo de este periodo es usual que las personas continúen más tiempo en entornos cerrados y con poca circulación de aire, lo que favorece la transmisión del virus.

En el caso de presentar síntomas intensos de constipado que no se quiten pese a los cuidados y con el tratamiento indicado por el médico, o se acompañen de otros síntomas graves, se aconseja asistir con el médico a fin de que realice una evaluación más completa e indique el tratamiento conveniente.

Los primordiales síntomas del constipado común son:

  1. Secreción nasal aguada y transparente;
  2. Congestión nasal;
  3. Flema de coloración amarillo verdosa;
  4. Estornudos;
  5. Dolor de garganta;
  6. Tos;
  7. Dolor en el cuerpo;
  8. Cefalea leve;
  9. Fiebre baja;
  10. Sensación de malestar general.

Por norma general, estos síntomas aparecen de forma gradual y duran entre siete y diez días, mas pueden alargarse por más tiempo en personas que fuman. No obstante, si no hay mejora de los síntomas o la persona presenta fiebre mayor de treinta y ocho,5 grados , se debe preguntar al médico.

De qué forma calmar los síntomas

En general, los síntomas de constipado pueden tratarse de forma fácil en casa, mediante ciertas medidas simples, como:

1. Tomar mucha agua

Sostener el cuerpo hidratado es esencial para asistir a combatir el virus del constipado común, aparte de asistir a fluidificar las secreciones nasales y facilitar su supresión, mejorando las molestias de la rinorrea o la congestión nasal. Por tal razón, se debe tomar mucha agua, por lo menos ocho vasos por día, jugos, tés, sopas o agua templada con limón. Conozca la cantidad de agua que debe tomar conforme a su edad y peso.

Además, es esencial eludir bebidas con cafeína, como café o té negro, y bebidas alcohólicas, ya que pueden ocasionar deshidratación.

dos. Continuar de reposo

El reposo es esencial para asistir al sistema inmunitario a combatir el virus, dejando que la persona se recupere del constipado de forma más veloz, asimismo ayuda a reducir las probabilidades de trasmitir el virus a otras personas.

Además de esto, se recomienda no asistir al trabajo o a la escuela, y continuar de reposo en casa si presenta fiebre, tos fuerte o somnolencia.

tres. Usar un humidificador

Usar un humidificador o vaporizador ayuda a acrecentar la humedad del aire y calmar la congestión nasal y la tos. Otra forma simple de acrecentar la humedad del entorno, es poner un balde con agua en la sala o en la habitación donde se halla la persona constipada. Vea los primordiales consejos para humedecer el entorno.

cuatro. Hacer gárgaras con agua templada y sal

Las gárgaras con agua templada y sal asisten a calmar las molestias del dolor de garganta y a adecentar la flema adherida a exactamente la misma. Además de esto, la sal ayuda a matar bacterias que puedan inficionar la garganta, actuando como un aséptico natural.

Para hacer gárgaras con agua templada y sal, basta sumar media cucharadita de sal en medio vaso de agua templada, hacer gárgaras por ciertos segundos y escupir entonces el agua.

cinco. Lavar la nariz con suero

Lavar la nariz con suero fisiológico ayuda calmar la congestión nasal, suprimiendo las secreciones que congestionan la nariz y provocan goteo, aparte de prevenir el desarrollo de sinusitis. Otra alternativa es emplear soluciones salinas que pueden asistir a calmar los síntomas, aun en pequeños, aconsejándose en el caso de los bebés absorber suavemente las secreciones de las narinas con un aspirador nasal tras aplicar la solución salina. Vea de qué manera destapar la nariz de forma eficaz.

Vea el próximo vídeo donde el enfermero Manuel Reis explica de qué manera lavar la nariz con suero:

Diferencia entre gripe y constipado

La primordial diferencia entre la gripe y el constipado es la intensidad de los síntomas: en la gripe, estos son más intensos e incluyen fiebre alta que puede perdurar ciertos días; en el caso del constipado, los síntomas son más leves y simples de tratar. Conozca más sobre las primordiales diferencias entre gripe y constipado.

De qué forma se efectúa el tratamiento

Los síntomas del constipado acostumbran a prosperar en unos días sin la necesidad de ningún género de tratamiento concreto con fármacos.

Sin embargo, el médico puede apuntar un tratamiento con fármacos con el fin de asistir a calmar los síntomas y las molestias del resfriado:

  • Calmantes o antinflamatorios, como paracetamol, dipirona o ibuprofeno, en casos de fiebre o dolor de garganta, cabeza o cuerpo;
  • Aliviante nasal en spray, para calmar la congestión nasal, pudiendo ser usado por adultos a lo largo de un máximo de cinco días;
  • Jarabe expectorante, como ambroxol o guaifenesina, para facilitar la supresión de las secreciones nasales;
  • Jarabe mucolítico, como acetilcisteína o bromhexina, para fluidificar las secreciones nasales, facilitando su eliminación;
  • Antihistamínicos, como loratadina o desloratadina, para abrir las vías nasales y asistir a calmar la congestión y los estornudos.

Además de esto, es esencial acrecentar las defensas del organismo, puesto que así posiblemente el sistema inmunitario combata el virus de forma más eficiente. De esta forma, para robustecer la inmunidad y tratar el constipado, se señala acrecentar el consumo de comestibles ricos en vitamina C, como naranjas, piña, fresas y acerola, por servirnos de un ejemplo.

Vea el vídeo con la dietista Tatiana Zanin con sugerencias de comestibles para robustecer el sistema inmunitario y asistir a combatir el resfriado:

En qué momento asistir al médico

Si bien no es preciso asistir al médico para sanar el constipado común, se aconseja preguntar a un médico general o pediatra, en el caso de los pequeños, cuando se presenten los próximos síntomas:

  • Fiebre superior a treinta y ocho,5 grados , fiebre que dura cinco días o más o que retorne tras un periodo sin fiebre en adultos;
  • Fiebre de treinta y ocho grados en recién nacidos hasta las doce semanas;
  • Fiebre que aumenta de intensidad o dura más de un par de días en pequeños de cualquier edad;
  • Agravamiento de los síntomas;
  • Falta de aire;
  • Sibilancias;
  • Dolor de garganta fuerte;
  • Dolor de oído;
  • Dolor de cabeza;
  • Dolor en los senos paranasales.

Además, pequeños que presenten extrema confusión, somnolencia infrecuente o falta de hambre precisan ser evaluados por el pediatra para comenzar el tratamiento más conveniente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí