La dieta para la pancreatitis es esencial a fin de que el tratamiento sea triunfante debido a que el propósito es prevenir la malabsorción de nutrientes, reducir la indigestión y los factores de peligro para prevenir o bien tratar la malnutrición. Con lo que es esencial sostener ciertas recomendaciones como:

  • No ingerir bebidas alcohólicas;
  • No ingerir comestibles que contengan grasa;
  • Eludir comidas grandes.

El objetivo de la dieta para la pancreatitis es efectuar una dieta baja en grasas que asista a inhibir la producción de enzimas pancreáticas, reduciendo de este modo síntomas como dolor abdominal, náuseas y vómitos. Aparte de esto, asimismo es esencial supervisar la ingesta de comestibles ricos en azúcares o bien con un alto índice glucémico debido a que a lo largo de la pancreatitis puede acontecer un incremento de la glucemia.  Vea el índice glucémico de ciertos comestibles.

Para facilitar la digestión el médico va a poder aconsejar la ingestión de un fármaco semejante a una enzima producida por el páncreas llamado pancreatina, el que ha de ser ingerido ya antes de cada comida primordial para asistir a que los comestibles sean digeridos y absorbidos.

La dieta para la pancreatitis va a depender del tipo que sea, en tanto que a lo largo de una crisis es esencial a lo largo de las primeras cuarenta y ocho horas sostener el páncreas en reposo para eludir que la enfermedad se complique. Ahora se explica con más detalle como es la dieta para cada situación:

1. Dieta para Pancreatitis aguda

A lo largo de una crisis de pancreatitis aguda, por norma general se interrumpe la nutrición a lo largo de un máximo de cuarenta y ocho horas, poniendo solo hidratación por vía intravenosa para estabilizar a la persona. Una vez estabilizado y en dependencia de la gravedad, posiblemente el médico indique la colocación de una sonda que va de la nariz al intestino para permitir la nutrición enteral con suplementos nutricionales singulares que se introducen por medio de la sonda nasoentérica, esto se efectúa con la intensión de sostener el páncreas en reposo mas al unísono alentar el intestino. Vea exactamente en qué consiste la alimentación enteral.

En dependencia de la evolución, en el momento en que el individuo no presente dolor, haya una minoración de los valores en sangre de las enzimas pancreáticas y no haya peligro de dificultades, se empezará la nutrición por vía oral con una dieta de líquidos claros y baja en grasa conforme la tolerancia del paciente, en pocas cantidades, empezando la la nutrición con jugos de fruta licuefactados y colados, agua de coco y un caldo de vegetales bien diluido. Aparte de esto, el médico va a poder recetar suplementos con enzimas digestibles que facilitan la digestión de los comestibles, ayudando al páncreas a trabajar mejor.

Una vez tolerados los líquidos claros, se va a ir avanzando la dieta a una consistencia blanda y después sólida con comestibles de simple digestión y baja en grasa. A lo largo de la fase de consistencia blanda, las sopas han de ser desmenuzadas, asimismo va a poder ingerir puré de papa o bien de calabaza sin mantequilla ni leche, los huevos han de ser cocidos, y el pollo y el pescado han de ser desmenuzados.

Es esencial que el alimento sea preparada con aliños naturales, como por ejemplo: perejil, oréganos, cilantro, cebollín y albaca, aparte de ser cocinados a la plancha o bien al vapor.

Dieta para pancreatitis aguda y crónica (incluye menú ejemplo)

dos. Dieta para Pancreatitis crónica

En la pancreatitis crónica el tratamiento nutricional tiene como propósito prevenir la pérdida de masa grasa y muscular; alentar el apetito; reducir los síntomas como dolor, náuseas, vómitos y diarrea; recobrar al paciente de la malabsorción de nutrientes (proteínas, grasas, vitaminas y minerales) y supervisar los valores de la glucosa en sangre.

Debido a esta situación la dieta ha de ser suplementada con vitamina liposolubre A, D, Y también y K, que son las que se ven más perjudicadas por la malabsorción por ser vitaminas liposolubles, aparte de vitamina B12 y del complejo B y minerales como cinc, calcio y magnesio. Aparte de esto, es esencial el aporte de enzimas pancreáticas por vía oral para asistir a digerir y absorber los comestibles apropiadamente.

Asimismo es esencial eludir las comidas abundantes debiendo efectuar comidas en pequeña cantidad y múltiples veces al día (tres comidas primordiales y tres meriendas), consumir entre cuarenta a sesenta g de grasas como máximo diariamente y eludir los comestibles ricos en azúcares para asistir a supervisar la glucemia, en caso esté elevada. Aparte de esto, se debe eludir la ingesta de alcohol, debe haber un consumo conveniente de proteínas y ha de ser baja en fibra.

Es esencial que el individuo con pancreatitis crónica asista a un dietista, a fin de que sea elaborado un plan nutricional conforme a sus necesidades y eludir el perder peso y prosperar la absorción de los nutrientes, eludiendo que el individuo alcance un estado de desnutrición.

Dieta para pancreatitis aguda y crónica (incluye menú ejemplo)

Comestibles tolerados

Tras una crisis de pancreatitis aguda o bien en una persona que padece de pancreatitis crónica, se deben preferir los próximos alimentos:

  • Leche y iogur descremado;
  • Queso blanco o bien ricotta light;
  • Huevo cocido;
  • Pan blanco y tostas;
  • Carnes bajas en grasa, como pechuga de pollo y pavo sin piel, o bien filete de pescado;
  • Gelatina sin azúcar;
  • Frutas sin cascarilla y sin bagazo;
  • Vegetales cocidos como calabaza, chayote, zanahoria, remolacha y calabacín;
  • Arroz y pasta;
  • Papa tipo puré.

Esta dieta se debe sostener en el caso de las personas con pancreatitis crónica. En el caso de un episodio de pancreatitis aguda, se debe sostener por dos semanas más o menos, en dependencia de la tolerancia y evolución del individuo.

Comestibles prohibidos

Para eludir nuevas crisis de pancreatitis se deben eludir los comestibles a continuación:

  • Chocolate;
  • Bebidas alcohólicas,
  • Carnes con alto contenido de grasa como el tocino, mantequilla, margarina, quesos amarillos, manteca;
  • Comestibles congelados, hamburguesas, comida rápida;
  • Frituras, embutidos como salami y salchicha;
  • Sazonadores como cubitos Maggi o bien Knorr suiza, salsas y mahonesa.

Es esencial que siempre y cuando se consuma algún comestible se compruebe en el etiquetado nutricional si el producto contiene grasa sobresaturada o bien hidrogenada para eludir su consumo, teniendo siempre y en todo momento en cuenta la cantidad de grasa que va ingiriendo a lo largo del día y jamás superando la recomendación dietética.

Menú ejemplo para pancreatitis

La tabla ahora muestra un menú ejemplo de tres días de una dieta para pancreatitis:

Comida Día 1 Día dos Día tres
Desayuno doscientos cuarenta ml de Jugo de manzana (licuefactado y colado) + dos torradas blancas + 1 huevo cocido 1 vaso de atol de avena: doscientos ml de leche descremada + dos cucharadas de avena 1 vaso de leche descremada + dos rebanadas de pan blanco con queso ricotta o bien cottage
Merienda de la mañana 1/2 manzana cocida con un tanto de canela dos torradas con queso ricotta 1 banana desmenuzada
Almuerzo/Cena Caldo de vegetales con pollo (licuefactado y colado) noventa g pechuga de pavo desmenuzada + 1/2 taza de arroz + 1 taza de calabacín, berenjenas y zanahoria cocidas noventa g de merluza desmenuzado + 1/2 taza de puré de papas + 1 taza de zanahoria y judías verdes cocidas
Merienda de la tarde 1 vaso de jugo de naranja (colado) + 1 youghourt descremado 1 iogur natural descremado + seis fresas doscientos cuarenta ml de batido de yogur descremado con fresas

Es esencial la orientación por un dietista para la evaluación del individuo y la preparación de un plan nutricional acorde a sus necesidades, de forma que se eviten deficiencias nutricionales que puedan ocasionar malnutrición y otras dificultades.

Dieta de restauración de la pancreatitis

Para la restauración tanto de una pancreatitis aguda como crónica es esencial sostenerse bien hidratado y efectuar una dieta equilibrada y balanceada, eludiendo el consumo de comestibles ricos en grasa, frituras y comestibles industrializados debido a que son proinflamatorios y también impiden la restauración del páncreas.

Aparte de esto, se debe eludir las bebidas alcohólicas y el cigarro. Asimismo podría ser preciso asistir a un dietista a fin de que indique de qué manera debe mudar sus hábitos alimenticios de manera permanente y, en el caso de la pancreatitis crónica, realice un seguimiento nutricional para eludir una malnutrición por déficit.

Vea más sobre el tratamiento de la pancreatitis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí