Los primeros signos y síntomas de embarazo más habituales son:

  1. Flujo vaginal rosado;
  2. Flujo vaginal más espeso;
  3. Cólicos e hinchazón abdominal;
  4. Mamas sensibles e hinchadas;
  5. Oscurecimiento de las areolas;
  6. Cansancio simple y sueño excesivo;
  7. Sensación de falta de aire;
  8. Dolor profundo en la parte baja de la espalda;
  9. Inquina a los olores fuertes;
  10. Alteraciones de humor;
  11. Retraso de la menstruación;
  12. Náuseas y vómitos;
  13. Salivación excesiva;
  14. Antojos por determinados alimentos;
  15. Mareos y dolor de cabeza;
  16. Incremento de las ganas de orinar;
  17. Estreñimiento;
  18. Espinillas y piel grasosa.

Estos síntomas empiezan a surgir durante las primeras cuatro semanas de embarazo y deben considerarse eminentemente una vez que ocurre el retraso menstrual, por el hecho de que podrían confundirse con otras situaciones, como el síndrome premenstrual (SPM), por poner un ejemplo, que es el periodo que precede a la llegada de la regla.

Conozca los primordiales síntomas del SPM.

Dado a que puede ser bastante complicado comprender si verdaderamente hay posibilidades de estar encinta, creamos un test en línea a fin de que sepa cuál es la probabilidad de estarlo:

Sin embargo, es esencial remarcar que la manera de confirmar si está encinta o no es realizándose una prueba de embarazo.

El test de farmacia puede efectuarse en casa desde el 1º día que se presenta el retraso de la menstruación; en contraste a la prueba de sangre, que puede efectuarse diez días tras haber tenido relaciones íntimas.

Vea en qué momento es el instante adecuado para hacer la prueba de embarazo.

Los primeros síntomas de embarazo habituales a lo largo de la primera semana son los más bastante difíciles de identificar, no obstante, ciertas mujeres consiguen percibir pequeñas diferencias en su cuerpo, estas son:

1. Flujo vaginal de color rosado

Cuando el óvulo es fecundado, puede haber una leve descarga de flujo de color rosado, que es realmente la descarga normal que la mujer presenta (exceso de mucosidad vaginal) con indicios de sangre ocasionado por la entrada del espermatozoide en el óvulo y su desplazamiento cara el útero.

Esta descarga puede aparecer unos minutos tras la relación o hasta tres días tras el contacto íntimo, periodo de vida del espermatozoide en el cuerpo femenino. En ocasiones, esta descarga solo se observa cuando la mujer se limpia tras mear.

Conozca otras causas del flujo rosado y qué hacer.

dos. Flujo vaginal más espeso

Debido a los importantes cambios hormonales que empiezan a suceder desde el instante de la concepción, es muy normal que ciertas mujeres tengan un flujo vaginal más espeso de lo normal. Esta secreción no es necesariamente rosada y, en la mayor parte de los casos, tiene un color tenuemente blanquecino.

Cuando el flujo está acompañado de mal fragancia u otros síntomas como dolor o comezón, es fundamental preguntar a un ginecólogo, ya que asimismo puede señalar una infección vaginal, singularmente candidiasis.

Vea qué perturbaciones en el flujo vaginal pueden apuntar problemas médicos.

tres. Cólicos e inflamación del vientre

Con el óvulo fecundado hay un incremento del flujo sanguíneo en el área pélvica, y las hormonas femeninas entran en acción para conservar el feto y proseguir con el embarazo. Esto puede ocasionar cólicos abdominales similares a los que se presentan a lo largo de la menstruación; no obstante, acostumbran a ser de intensidad baja o media. También, la mujer asimismo podría presentar una pequeña pérdida de sangre afín a la regla, mas en menor cantidad.

La inflamación del vientre asimismo es uno de los primeros síntomas de embarazo y es ocasionada por las intensas perturbaciones pélvicas que se están generando, brotando con más frecuencia en los primeros siete días a dos semanas. El incremento del flujo sanguíneo y la adaptación al desarrollo uterino son los mayores causantes de esta leve hinchazón abdominal, que para ciertas puede pasar inadvertida. En torno a las siete semanas de gestación la parte inferior del ombligo empieza a endurecerse.

Los síntomas que comienzan a surgir en torno a los quince días de embarazo son ciertos más habituales, pudiendo sostenerse a lo largo de múltiples semanas:

cuatro. Senos sensibles e inflamados

En las dos primeras semanas de embarazo, la mujer puede apreciar que sus senos se vuelven más sensibles y esto se debe a la acción de las hormonas que estimulan las glándulas mamarias, preparándola para la lactancia materna. De esta manera, existe asimismo un incremento en el volumen de las mamas, que empiezan a tener las glándulas mamarias más desarrolladas para aguantar las necesidades del bebé tras el nacimiento.

Aparte de esto, los pezones asimismo pueden padecer ciertas perturbaciones, tornándose más sensibles e hinchados, y la areola puede ser más obscura de lo normal por el incremento de flujo sanguíneo en la zona. Ciertas mujeres pueden aun sentir mucha incomodidad con el simple roce de la camisa o del sostén.

Vea las seis perturbaciones más habituales en los senos a lo largo del embarazo.

cinco. Oscurecimiento de las areolas

Aparte del incremento y la sensibilidad de los senos, la mujer asimismo puede apreciar cambios en las areolas, que tienden a oscurecerse más de lo normal debido al incremento del flujo sanguíneo en la zona. Ciertas mujeres pueden sentir mucha incomodidad con el simple roce de la camisa o del sostén en la areola o la zona del pezón.

seis. Cansancio simple y exceso de sueño

El cansancio es uno de los síntomas más habituales del embarazo que puede estar presente a lo largo de toda la gestación, comenzando a surgir cerca de la segunda semana. Es muy normal que este cansancio vaya incrementando a lo largo de las primeras doce semanas de embarazo, al paso que el cuerpo amolda su metabolismo para otorgar la energía precisa de cara al desarrollo del bebé.

Este género de cansancio es simple de identificar cuando la mujer comienza a sentir que las labores que hacía previamente se están volviendo muy pormenorizadas, llegando al final del día sin energía o necesitando dormir más de diez horas por noche para restituir la energía que gastó.

Vea otras situaciones que pueden ocasionar cansancio y sueño en demasía.

siete. Sensación de falta de aire

Así como la sensación de cansancio, es habitual que las mujeres experimenten complejidad para respirar, notándose cuando es preciso subir escaleras o efectuar actividades que requieren más energía, como adecentar la casa o correr para sujetar el autobús, por servirnos de un ejemplo.

Esta complejidad para respirar no solo está relacionada con el cansancio, sino más bien asimismo con un incremento del flujo sanguíneo en el útero, haciendo que las concentraciones de oxígeno en todo el organismo reduzcan levemente.

Conozca otras causas de falta de aire.

ocho. Dolor profundo en la parte baja de la espalda

Si bien el dolor de espalda prácticamente siempre y en todo momento se considera un síntoma usual de las últimas semanas de embarazo, ciertas mujeres pueden desarrollar este género de dolor desde el principio del embarazo, y está relacionado con los cambios que ocurren en el cuerpo de la mujer para percibir al bebé.

En determinados casos, el dolor de espalda puede confundirse con el dolor de vientre, por lo que ciertas mujeres creen que está por venir la regla, no obstante, con la falta del periodo empiezan a percatarse de que realmente es dolor en la parte inferior de la espalda, y que no está relacionado con la regla.

Vea ciertas estrategias para calmar el dolor de espalda en el embarazo.

nueve. Inquina a olores fuertes

Es común que al principio del embarazo la mujer tenga inquina a olores fuertes, si bien sean supuestamente agradables como perfume. La mayor parte de las embarazadas pueden aun devolver tras sentir un fragancia fuerte como el de la gasolina, el cigarro o los productos de limpieza, por servirnos de un ejemplo.

Aparte de esto, como el olfato está perturbado, ciertas mujeres asimismo pueden informar de que hay un cambio en el sabor de el alimento, el que se vuelve más intenso, generando náuseas.

diez. Alteraciones de humor

En las dos primeras semanas de embarazo, la mujer va a poder apreciar ciertas alteraciones de humor sin causa aparente. Es común que la gestante llore por situaciones que no le harían plañir ya antes de estar encinta, y este síntoma podría continuar a lo largo de todo el embarazo.

Esto ocurre por el hecho de que las fuertes perturbaciones hormonales, normales de la gestación, pueden ocasionar un desequilibrio en los niveles de los neurotransmisores, haciendo con que el humor sea más inestable.

once. Retraso de la regla

La carencia de regla acostumbra a ser el síntoma más obvio del embarazo, ya que a lo largo de la gestación la mujer deja de tener su periodo menstrual para dejar que el embrión se desarrolle apropiadamente en el útero.

Este signo se genera debido al incremento de la producción de la hormona beta hCG, que impide que los ovarios sigan liberando óvulos maduros. El retraso de la regla puede acontecer hasta cuatro semanas tras la concepción, identificándose más de manera fácil en mujeres con un periodo regular.

Sin embargo, es esencial mentar que hay otras situaciones que pueden producir un retraso en la regla, como agobio o perturbaciones hormonales, por poner un ejemplo.

Vea otras causas de retraso menstrual.

Tras el primer mes de gestación, aparte del retraso en la regla, muchas mujeres comienzan a tener otros síntomas propios como:

doce. Náuseas y vómitos

Las náuseas y los vómitos son usuales, eminentemente por las mañanas, siendo uno de los síntomas más conocidos del embarazo y que acostumbran a surgir desde la 6ª semana de gestación, pudiendo persistir a lo largo de todo el embarazo.

No obstante, las náuseas no siempre y en toda circunstancia ocasionan vómitos, siendo mucho más habitual que las náuseas aparezcan y desaparezcan sin que la mujer devuelva, en especial en la mañana.

trece. Exceso de salivación

Aparte de las náuseas y vómitos, asimismo puede acontecer exceso de salivación, lo que hace que las náuseas sean aún más incómodas para las mujeres. En consecuencia, si bien el exceso de saliva se pueda sostener a lo largo de todo el embarazo, es frecuente que reduzca cuando las náuseas mejoran.

catorce. Antojos por determinados comestibles

Los antojos habituales del embarazo pueden empezar desde el primer mes y proseguir a lo largo de toda la gestación, y es usual que ciertas mujeres deseen comer comestibles extraños, prueben diferentes combinaciones o aun deseen comer comestibles que jamás han probado ya antes.

En algunos casos, estos deSeos pueden estar relacionados con deficiencias nutricionales en algún género de mineral o vitamina, en especial si son comestibles muy, muy diferentes de lo que por norma general está habituada a comer la mujer. En estas situaciones, se aconseja preguntar a un médico para entender cuál puede ser la causa.

quince. Mareos y cefalea

Los mareos son causados por la caída de la presión arterial, la minoración de la glucosa en sangre y de la mala nutrición provocada esencialmente por las náuseas y los vómitos usuales. Este síntoma acostumbra a surgir desde la 5ª semana de embarazo, mas tienden a reducir desde la 20ª semana de gestación.

El cefalea asimismo es común a lo largo del embarazo debido a las perturbaciones hormonales, en general es leve si bien persistente, y por norma general las mujeres no acostumbran a asociarlo al embarazo.

dieciseis. Incremento de las ganas de mear

Con el avance del embarazo, el cuerpo de la gestante precisa generar múltiples hormonas como la progesterona, para asegurar que el bebé se desarrolle de forma sana. Cuando esto ocurre, los músculos de la vejiga se relajan y, por consiguiente, es más bastante difícil vaciar totalmente la orina que está en este órgano, por lo que la mujer puede sentir más ganas de ir al baño a mear que ya antes.

Conozca otras situaciones que pueden ocasionar ganas de mear habitualmente.

diecisiete. Estreñimiento

Debido a los cambios hormonales, muchas mujeres asimismo pueden presentar estreñimiento desde las primeras etapas del embarazo, teniendo mayor complejidad para evacuar.

dieciocho. Espinillas y piel grasosa

Los cambios hormonales pueden conducir a la aparición o agravamiento de puntos negros y espinillas, llamados a nivel científico acne, y es precisamente por esto que ya en las primeras semanas de embarazo la mujer puede apreciar la piel más grasosa, que puede ser controlada con el uso de productos de limpieza de la piel y con una higiene personal conveniente.

La prueba de embarazo que se adquiere en la farmacia puede ser efectuada en el primero de los días del retraso de la regla. Si el resultado da negativo, se puede aguardar tres a cinco días más, y si la regla prosigue retrasada, se puede efectuar una nueva prueba de embarazo.

Si el resultado aún es negativo, se debe valorar la posibilidad de hacer un examen de sangre, ya que es más fiel y muestra la cantidad de la hormona Beta hCG, la que solo es producida a lo largo de la gestación. Este examen puede señalar el resultado Positivo o Negativo e señalar cuántas semanas de gestación tiene:

  • siete días tras la fertilización: hasta veinticinco mUI/mL
  • cuatro semanas tras la data de la última menstruación: mil mUI/mL
  • cinco semanas tras la data de la última menstruación: tres.000 mUI/mL
  • seis semanas tras la data de la última menstruación: seis.000 mUI/mL
  • siete semanas tras la data de la última menstruación: veinte.000 mUI/mL
  • ocho a diez semanas tras la data de la última menstruación: cien mUI/mL

No obstante, si tras diez días de retraso la prueba de embarazo prosigue dando negativa, la mujer no ha de estar encinta, mas debe programar una consulta con el ginecólogo para contrastar la causa de su retraso menstrual.

Vea este vídeo para saber cuáles son los síntomas al comienzo del embarazo, que pueden pasar inadvertidos para ciertas mujeres:

En el caso de un embarazo sicológico, todos estos síntomas pueden estar presentes, y la única forma de revisar que no hay ningún embrión en desarrollo es mediante análisis tanto de sangre como de imagen.

Si piensa que pueda ser su caso, vea de qué manera identificar y tratar un embarazo sicológico.

Qué hacer si el resultado es positivo

Si la prueba de embarazo de farmacia dio positiva, se recomienda efectuar un test de embarazo de sangre, puesto que este señala la cantidad de la hormona Beta hCG presente en el torrente sanguíneo y es más fiable. Además, se debe agendar una cita lo más pronto posible con un ginecoobstetra para empezar los cuidados prenatales.

Si el resultado es positivo, pone los datos ahora para saber la data probable de parto:

Desde las cinco primeras semanas de embarazo, el médico puede hacer una ecografía transvaginal para observar el saco gestacional y contrastar si el embarazo se está desarrollando en el útero, ya que en algunos casos, puede acontecer un embarazo ectópico, que es cuando pese a que la mujer puede estar encinta, el bebé se está desarrollando a nivel de las trompas de Falopio y raras veces en los ovarios, el abdomen o el cuello uterino. Resultando en una situación que pone bajo riesgo la vida de la mujer.

Si el médico no ha efectuado la ecografía entre la 8ª y 13ª semana de embarazo, va a deber solicitar ese examen para confirmar asimismo cuál es la edad gestacional y en qué momento el bebé debe llenar las cuarenta semanas, para calcular la data prevista para el parto.

En este examen, el bebé prosigue siendo pequeñísimo y puede ser bastante difícil de ver, mas en general es muy apasionante para los progenitores. Es muy temprano para saber el sexo del bebé, mas si el médico desconfía de que es pequeño, probablemente sea, mas aún así hay que confirmar en el próximo ultrasonido, en el segundo trimestre de la gestación, en torno a las veinte semanas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí