Ser maestro es una de las profesiones más gratificantes y bonitas que existen hoy en día. Además de esto, supone una enorme responsablidad en la sociedad al contribuir en el aprendizaje de nuevos conocimientos y asistir a forjar la personalidad y el futuro de pequeños. Si eres maestro o estás proponiéndote estudiar la carrera de magisterio, en este blog post te especificamos ciertos consejos que te van a ayudar en esta bonita profesión.

1.   Aprender a comunicarte de forma afirmativa

La comunicación afirmativa es aquella en la que una persona hace respetar sus derechos, mas comunicándolos de forma afable y empática. En este sentido, un maestro debe cultivar la comunicación afirmativa para comunicarse tanto con los progenitores como con los pupilos.

dos.   Fórmate de forma continua y actualízate

En cualquier profesión la formación continuada es básica para no atascarnos y poder estar al día con las más recientes novedades del ámbito. Hypatia Education es un caso de escuela de capacitación en la que se pueden cursar muchos cursos y másteres para maestros y profesores de cualquier área y nivel.

tres.   Sé flexible en tu calendario y planificación

Obviamente cualquier maestro debe iniciar el curso con una estructuración básica de los plazos y contenidos laborables que irá mostrando a sus pupilos a lo largo del año. No obstante, posiblemente advierta que haya temas que despierten un mayor interés entre sus pupilos y, por consiguiente, sería positivísimo ampliar el tiempo dedicado a ellos, en menoscabo de otras materias quizás menos esenciales e interesantes.

cuatro.   Desarrolla tu paciencia

Siempre y en toda circunstancia va a haber pupilos a los que les cueste un tanto más interiorizar los conceptos que se dan en clase, al paso que otros pupilos los asimilarán de forma rápida. Es esencial ser paciente con los que tienen más contrariedades, mas siempre y en toda circunstancia sin dañar ni enlentecer a los que van más avanzados y demandan un mayor flujo de conocimientos.

cinco.   Ten entusiasmo

Pocas cosas hay que despierten más el interés de los pupilos que contar con un maestro al que le chifla y emociona la materia que da. El auténtico entusiasmo es muy infeccioso y, por contra, el pasotismo y la pasividad frente a una determinada materia por la parte del enseñante asimismo se transmite y se contagia entre los pupilos.

seis.   Sé congruente con tus resoluciones

La congruencia en las resoluciones que tome un maestro ha de ser incesante durante todo el año. Es exactamente esa congruencia la que le da autoridad y respeto a un maestro, mas siempre y en toda circunstancia sin caer en el autoritarismo.

siete.   La relevancia de la humildad

Los profesores son humanos y, como en otra profesión, asimismo posiblemente cometan fallos, singularmente cuando su profesión consiste en un flujo incesante de información que se transmite al estudiantado. Cuando el maestro sea siendo consciente de que ha cometido un fallo, tanto detectado por él mismo tal y como si es un pupilo en que se lo afirma, ha de ser capaz de reconocer el fallo, aceptarlo y solicitar excusas caso de que sea preciso.

ocho.   Responsabilidad

La responsabilidad es una cualidad esencial en cualquier aspecto de la vida, tanto personal como profesional. En el caso de los profesores, esta responsabilidad ha de ser aún mayor pues se transforma en un espéculo en el que se miran los jóvenes a los que les da clase. En este sentido, la puntualidad, la comunicación y la buena preparación de la materia es una obligación.

Si piensas en ser maestro, aguardamos que este interesante artículo haya lanzado un tanto de luz a esas peculiaridades que deberías fortalecer para transformarte en un buen enseñante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí