La art-tech, Saisho, llega al mercado para revolucionar el arte contemporáneo: esta plataforma de España pretende que perdamos el temor a invertir en este género de recursos. ¿De qué manera? Con trazabilidad de la inversión y con capacitación para dotarnos de un criterio de especialista.

A buen seguro, la mayor parte de personas que adquiere arte, bien como coleccionista, bien como inversor, tiene una primordial barrera de entrada y no hablamos del costo (el arte moderno, específicamente, no es de los más costosos). Esa barrera debe ver con los conocimientos, con la capacitación sobre el arte: «me agrada mas esto no es para mí, por el hecho de que no comprendo de ello».

El mercado tradicional del arte, además de esto, no ha ayudado a mudar esa visión: el arte se prosigue viendo como algo elitista, costoso, al alcance solo de unos pocos bolsillos. ¿Esto es verdaderamente de esta manera? En lo más mínimo y de ahí que ve la luz Saisho , un mercado que llega para aportar lozanía y trasparencia al ámbito del arte moderno.

Saisho es el primer y único mercado de arte que te forma en términos artísticos y financieros, combinando técnicas estrictas de análisis extraídas de la banca de inversión, con la metodología de valoración de artistas y obras. Te damos las herramientas analíticas cualitativas y cuantitativas a fin de que puedas desarrollar tu criterio de especialista con el que comenzar a edificar tu compilación de arte. En Saisho solo hay artistas ya analizados por nuestro equipo, de calidad contrastada y con potencial, y cuya valoración está marcada por la oferta y demanda, rigor y trasparencia en la capacitación de los valores y precios”, explica Carlos Suárez, CEO de la compañía.

Advertencia, desplázate para proseguir leyendo

Este servicio tiene mucho de banca privada del arte contemporáneo: el usuario manifiesta sus gustos, intereses y objetivos y los aconsejes de la compañía le llevan de la mano a fin de que pueda desarrollar su criterio. Juntos, examinan obras y artistas en las que invertir, poniendo en práctica el criterio adquirido. “Queremos que cualquier persona con inquietud artística sepa que esto asimismo puede ser para ellos. Si más de cinco mil clientes del servicio han recibido nuestra capacitación y asesoramiento, asimismo pueden”, asevera Suárez.

Saisho, término nipón que significa primero, cuenta hoy en día con ochenta artistas en cantera: Rómulo Celdrán, Carlos Blanco Astuto, Manu Muñoz o bien Ikella Alonso son ciertos de ellos. “Con algoritmos de valoración contestamos lo que lleva sucediendo en el mercado del arte global: oferta y demanda, transacciones… Distinguimos entre el valor de mercado del artista donde influyen las transacciones de su obra, y el valor teorético marcado por su validación en el circuito con las exposiciones, compilaciones, etcétera Extraemos este funcionamiento de oferta y demanda para establecer costes y lo hemos escrito en código, para contestarlo y hacerlo inteligible”, aclara. En suma, emplear los datos, tan de tendencia en esta temporada, para explicar lo que ha venido siendo algo de forma tradicional opaco.

La capacitación es otro de los pilares de Saisho, en tanto que cuentan con módulos de capacitación en arte moderno a predisposición de sus clientes:Se trata en suma de empoderar al cliente del servicio y de que adquiera  conocimientos en la materia, tanto en su vertiente artística como económica”, aclara Suárez. Y añade: “Queremos que desarrolle su criterio artístico de especialista y darle las herramientas a fin de que pueda edificar su compilación. En suma, que tenga los medios para hallar a Pablo antes que sea Picasso”.

La art-tech abrió una ronda de inversión de doscientos ochenta euros, mediante SociosInversores.com en el mes de diciembre pasado, ronda que todavía prosigue abierta y en la que se puede continuar participando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here