¿Te ha pasado alguna vez que precisabas contarle a tu supuesto amigo/a una situación  por la que pasabas y de pronto te has encontrado consolando tu a él/ella?

Seguro que conoces a la habitual persona que peca de egocentrismo y que sabe de todo, bueno, que piensa que sabe de todo desde medicina por el hecho de que ha hecho un curso de treinta horas hasta de albañilería por el hecho de que ha hecho muchas reformas en su casa.

O bien todavía más cómico o bien trágico conforme exactamente en qué día te pille… te acuestas con un hombre y está más pendiente de marcar abdominales y apretar glúteos que de desterrar esa idea poco a poco más difundida de que frente al satisfyer nada que hacer…

Sí. Posiblemente hayas dado con una persona narcisista, egoica, o bien carente de empatía.

Conforme los últimos estudios el número de narcisistas no ha parado de acrecentar en los últimos veinticinco años y se estima que el 1 por ciento de la población mundial -entre el cincuenta por ciento y el setenta por ciento de ellos, hombres- ha sido diagnosticado con Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP).

No obstante, se calcula que esta cantidad aumenta si nos referimos a los casos sin diagnosticar, llegando al sesenta y dos por ciento de la población, y todavía mayor si hacemos referencia al narcisismo como rasgo de personalidad.

Sobre aquellas personas que sin quizás llegar al estricto patrón establecido por el DSM (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), tampoco son bien simples orgullosos o bien pedantes, que conviven con nosotros diariamente, nos ocasionan daño, y a veces, en dependencia del grado al que llegue la relación, nos impiden efectuar una vida sana, vamos charlar a lo largo del artículo.

Los rasgos narcisistas no siempre y en todo momento son simples de reconocer y, con moderación, no tienen por qué razón ser un inconveniente, entrarían en lo que de forma coloquial llamamos “persona difícil”.

¿Qué peculiaridades tiene una persona narcisista?

Son ególatras. Necesidad profunda de atención excesiva y admiración

Se creen superiores mas no son absolutamente nadie sin la admiración del otro, precisa que le alagues y para eso no va a haber una charla en la que no hable de sí, de sus logros, sacrificios o bien éxitos. Sean estos meritorios de loa o bien no, la persona narcisista lo va a repetir hasta el momento en que logre un aplauso por la parte del interlocutor.

“estoy tan agotada de toda la ayuda que le presto a mi hijo”…y si por tu parte solo recibe por poner un ejemplo un asentamiento de cabeza su alegato proseguirá algo semejante a “he estado tres horas sentada con él /ella”… si todavía no se te ha escapado prácticamente por educación un halago, el próximo paso es descalificarte tenuemente, “claro tu no lo comprendes por el hecho de que no tienes hijos”

La culpa siempre y en todo momento es del otro

“me siento mal con lo que has hecho” “esto no ha salido bien por qué razón no lo hiciste como dije”. La persona narcisista es inútil de reconocer, sobre todo en público, un fallo.

Siempre y en todo momento encontrase motivos en el resto personas para justificar los fallos o bien imperfecciones. De igual manera si el interlocutor se muestra dolido, utilizara verbalizaciones que intuyan que el inconveniente no es suyo si no de la mala gestione sensible del otro, “eres altamente sensible, muy exagerado…”

Carentes de empatía

La persona narcisista siente la necesidad de ocultar sus defectos a toda costa, y transforma su inseguridad en una falsa fortaleza cuyo objetivo es que absolutamente nadie pueda hacerles daño.

Para lograr no enseñar su vulnerabilidad van a hacer todo cuanto sea preciso, como charlar exageradamente, reconducir las conversaciones, despreciar a el resto, apuntar sus defectos… todo con tal de no mostrarse enclenques.

Para la persona narcisista la única esencial es , los sentimientos, experiencias y situaciones del resto siempre y en todo momento estarán bajo los suyos. Son descorteses y emotivamente distantes.

No están prestos a reconocer o bien identificarse con los sentimientos y las necesidades del resto.

Encanto superficial

En tanto que precisan sentirse admirados en los primeros encuentros se muestran simpáticos, agradables, complacientes…pero si la relación avanza vas a poder observar su mirada sobre el hombro, sus comentarios comparativos, su falta de escucha….

Y lo que a priori es seducción poquito a poco va cogiendo tintes de manipulación y control.

Complejidad de admitir la crítica

Cualquier crítica genera  un ataque al interlocutor, con la pretensión de hacerle sentir inferior, y no centrar la atención en el comentario negativo que ha recibido. El narcisista siente que su débil ego es conminado.

Carece de autocrítica, jamás les vas a oír decir “lo siento me he confundido o bien llevas razón debería haberlo hecho de otro modo”.

Prueba comportamientos y/o actitudes insolentes

Hasta el punto de hacerte sentir inferior o bien poco eficiente, si bien se trate de temas triviales.

Estas personas pueden ser desde tu jefe, pasando por tu pareja o bien aun tu padre.

Piensa en esa persona de tu ambiente a la que tildarías de “difícil”

Ahora marca un tic en aquellos rasgos que crees la define.

  • Te hace de dudar de ti o bien te deja en vergüenza, aun en temas que ni misma domina.  “¿Estas segura que esto es de esta manera? Por qué razón hace diez años cuando yo…”
  • Desconfía de los motivos de la gente. “Algún interés va a tener detrás”
  • Puede mostrarse seductor y manipulador llegando a lograr de ti lo que se plantee.
  • Es hipercompetitivo y ambicioso. Él/ella siempre y en toda circunstancia gana y si no es que las reglas no están bien hechas. Siempre y en todo momento deseará y/o va a creer tener mejor turismo, casa o bien familia.
  • Es prepotente, orgulloso y altivo, haciéndote sentir inferior en la mayor parte de las interactúes.
  • Maquilla la verdad para beneficio propio y oculta lo que considera de menos grandeza.  “Me he comprado una casa” (mas evitará decir que es con el dinero de la herencia de su suegra)
  • Se hace la víctima. Te va a escribir un mensaje para decirte que algo le ha sentado mal mas jamás para agradecerte. Se mostrara siempre y en todo momento como una persona insultada jamás como el ofensor.

Si has elegido 3 o bien más oraciones como identificativas de esa persona, probablemente estés en frente de una personalidad proclive al narcisismo y lo que para ti en un instante se presentó como excitante y positivo conforme avance la relación, sea esta del tipo que sea, te vas a sentir más vacía y también ineficaz.

Cuando debas tratar con el narcisista que conoces  te va a ser bastante difícil sostenerte ecuánime y objetivo ante su comportamiento, en tanto que de manera directa o bien indirecta va a estar afectando a de qué forma te valoras, especialmente si autoestima es débil.

¿De qué forma tratar con un narcisista y no fallecer en el intento?

Si puedes hacerlo, sal de esa relación, si por diferentes motivos, laborales, familiares… romper la relación toxica no es una alternativa, ahora tienes pequeñas claves a fin de que tu estabilidad sensible resulte lo menos dañada posible:

Desarma su estrategia

Para vejarte posiblemente utilice indirectas, deforme la realidad o bien alabe todo lo opuesto a lo que haces.

Pídele que sea más específico por el hecho de que no estas entendiendo lo que desea decir. De esta forma desarmas su estrategia y le fuerzas de manera indirecta a que sea más claro, resultara para el más complejo proseguir pareciendo cautivador y seductor en tanto que está actuando de una manera contraria.

Haz oídos suecos

La persona narcisista intentara en todo instante hacerte de menos y desvalorizar lo que has logrado.

Por servirnos de un ejemplo si le afirmas que te has comprado un piso, te felicitará, y a continuación realizase una crítica a la propiedad privada o bien procurará crearte una necesidad nueva, “¿y para cuando el turismo?”.

En un caso así puedes decantarse por 2 comportamientos, encararte y autoafirmarte de forma afirmativa, “estoy orgullosa con lo que he logrado”, lo que no garantiza que cese en su empeño de hacerte sentir pequeña, mas para él sí va a ser un incidente que deberá encarar.

O, desconectar de la charla, siempre que esta desconexión no nos lleve a dar verosimilitud a lo que nos afirma si no a fortalecer nuestra autoestima “yo estoy feliz con lo logrado, lo que afirme no me importa”

Céntrate en su comportamiento no en lo que afirma

El narcisista tiene estrategias suficientes para vejarte sin que te des cuenta, al unísono que te cautiva y también procura supervisarte.

El propósito relacional de base es ser más grande que el interlocutor, menos responsable de los descalabros y más de los éxitos, y jamás mostrarse como culpable, con estas premisas va a poner sus estrategias a fin de que te centres en tus posibles debilidades y minimices tus fortalezas.

La solución, si bien no fácil, procurar centrarse en su comportamiento seductor y agradable y no en sus palabras manipuladoras y frías. Ser objetiva y desapegada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí