La lengua es un término que usamos para referirnos a los lenguajes humanos, esto es, los idiomas. Desde nuestro querido de España hasta el complejo chino, la palabra lengua oculta una enorme riqueza cultural. ¿Alguna vez piensas en toda la riqueza que carga un idioma?

Quizá recuerdes los refranes de los abuelos de qué forma “Con dinero baila el perro” o “Mucho estruendos y pocas nueces”. Te has preguntado, ¿Por qué el cánido y no un gato, o una ardilla? ¿Qué debe ver las nueces? ¿Va a ser igual en los otros idiomas?

Por poner un ejemplo, el equivalente al renombrado refrán de “Mucho estruendos y pocas nueces” en zonas de Inglaterra sería “all fur coat and no knickers”, que traducido significa “Con todo y ropa de piel, mas nada de calzones”. Pese a lo jocoso que suena la oración en castellano, si lo piensas, puedes localizar las similitudes entre las dos expresiones, pese a que las palabras sean muy, muy diferentes.  ¿Por qué va a ser que la expresión solo se usa en Inglaterra y por qué es diferente a la del de España? ¿Por qué dos oraciones diferentes tienen exactamente el mismo significado?

Si deseas averiguar estas curiosidades y la relación entre la lengua y psique, sigue leyendo para descubrir cómo el lenguaje ayuda a desarrollar nuestro cerebro.

“Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo” afirmó una vez el Austriaco Wittgenstein. Y no es que no existamos en exactamente el mismo planeta, sino la forma en que lo experimentamos es diferente.

Un caso tradicional es la percepción de los colores. Si alguna vez conoces un ruso, tal vez cualquier día te cuente que para ellos el azul claro y el azul obscuro son dos colores diferentes.

Continuando con los colores, si conoces alguien que sea inuit, te dirá que existen más de diez blancos diferentes. Este pequeño ejemplo prueba que, al aprender otro idioma, forma de probar la vida, como lo es percibir los colores, es diferente.

Recordando el ejemplo de las expresiones precedentes, cada idioma asimismo tiene una forma de clasificar la realidad. En muchas lenguas pensamos en el sol como “masculino” mas en las etnias de origen germánico (como el alemán) la luna es masculina.

Si bien no lo creas, esto causa que la descripción del fenómeno sea diferente en todos y cada idioma. Un de España va a describir la luna con peculiaridades femeninas mientras que un hablante del alemán la describiría de forma masculina, pese a que charlan de lo mismo. No es que uno lleve la razón, sino su idioma es el que le influye a describirlo como tal.

Otro dato interesante es de qué forma las personas políglotas sienten que su personalidad “cambia” cuando charlan otro idioma. Los poliglotas hispanos, que acostumbran a charlar de España, inglés y francés, o en ocasiones asimismo portugués, cuando charlan de España, tienden a sentirse más ligeros, ya que pueden expresarse con mayor fluidez y libertad.

Con el inglés se acostumbran a sentir más serenos y racionales, con pensamientos de alguna manera más ordenados. Por último, el francés acostumbra a hacer sentir mayor seguridad al hablante, quizá es por el registro más grave que tienen a adoptar la voz al procurar imitar el acento nasal de los francófonos.

El aprender un idioma y ser poliglota es una experiencia engrandece que te va a hacer meditar de forma diferente y percibir en torno a una nueva forma. En el caso de que desees descubrir si el inglés te hace sentir como , más ordenado y sosegado te recomiendo que visites esta página clases de inglés en línea . Si deseas aprender otro idioma y vivir otra experiencia, despreocúpate, AmazingTalker asimismo tiene otros idiomas a fin de que los pruebes. Checa este enlace para empezar tus clases on-line y explorar nuevas lenguas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí