Para progresar la producción de la leche materna es esencial que la mujer que está amamantando tome cerca de tres a cuatro litros de líquidos por día y aumente la frecuencia y la duración de las tomas para alentar el reflejo de la prolactina, una hormona que estimula la producción de la leche materna. Aparte de esto, debe llevar una nutrición balanceada que incluya frutas, vegetales y cereales integrales.

Cuanto más leche el bebé toma, más leche la madre genera, por esta razón la madre debe dar leche materna a libre demanda, o sea, dejar que el bebé coma siempre y cuando desee, inclusive de noche, tratando siempre y cuando el bebé vacíe la mama hasta el final para ofrecerle en la próxima toma la otra.

Es esencial sostener la lactancia materna exclusiva, incluyendo en los casos donde los pezones están heridos o resquebrajados y en los casos de mastitis, debido a que la absorción del bebé asimismo ayuda a tratar estas situaciones.

Los consejos ahora deben seguirse a diario para asegurar la producción de leche materna:

1. Amamantar siempre y cuando el bebé tenga apetito

Una de las maneras más eficientes de asegurar la producción de leche materna es lactar toda vez que el bebé tenga apetito, esto pues cuando el bebé come del seno de la madre se liberan hormonas que llevan al cuerpo a generar más leche para substituir la que fue retirada. Por eso, lo idóneo es que se deje al bebé comer toda vez que tenga apetito, aun a lo largo de la noche.

Es esencial sostener la lactancia aun en casos de mastitis o que el pezón esté un tanto lesionado, por el hecho de que la absorción del bebé asimismo ayuda a tratar estas situaciones.

dos. Vaciar la mama lo más posible

Cuanto más se vacía la mama tras lactar, mayor va a ser la producción de hormonas y de producción de leche. Por ese motivo, toda vez que resulte posible, se recomienda dejar que el bebé vacíe totalmente la mama ya antes de mudarlo de lado. Caso de que el bebé no vacíe por completo la mama, se puede comenzar la próxima vez con esa mama, con la meta de que la vacíe.

Otra alternativa consiste en extraer el resto de la leche con una bomba manual o eléctrica entre cada comida.

tres. Tomar agua

La producción de leche materna depende bastante del nivel de hidratación de la madre, por lo que tomar tres a cuatro litros de agua al día es esencial para sostener una buena producción de leche. Aparte del agua, asimismo puede consumir jugos, tés o sopas, por poner un ejemplo.

Un buen consejo consiste en tomar, cuando menos 1 vaso de agua ya antes y tras darle de comer al bebé. Conozca tres fáciles técnicas para tomar más agua a lo largo del día.

cuatro. Consumir comestibles que estimulen la producción de leche

Conforme a ciertos estudios, la producción de leche materna semeja ser estimulada por la ingesta de ciertos comestibles como:

  • Ajo;
  • Avena;
  • Jengibre;
  • Fenogreco
  • Alfalfa;
  • Bebidas a base de cereales, como malta;
  • Espirulina.

Estos comestibles pueden agregarse a la nutrición diaria, mas asimismo pueden consumirse como suplemento. Lo idóneo es que siempre y en toda circunstancia se consulte a un médico ya antes de empezar el uso de cualquier clase de suplemento.

cinco. Mirar al bebé a los ojos cuando lo amamanta

Mirar al bebé mientras que come hace que se liberen más hormonas en el torrente sanguíneo, y consecuentemente aumenta la producción de leche. Conozca cuáles son las mejores situaciones para amamantar.

seis. Procurar relajarse a lo largo del día

Reposar siempre y cuando resulte posible garantiza que el cuerpo tenga energía para la producción de leche. Disfrute de estar sentada en el sillón de lactancia cuando concluya de amamantar y en lo posible evite las labores familiares, eminentemente aquellas que demandan más esmero.

Qué puede reducir la producción de leche

Si bien sea poco usual, la producción de leche materna puede verse disminuida en ciertas mujeres por factores como:

  • Agobio y ansiedad: la producción de hormonas de agobio daña la producción de leche materna;

  • Problemas médicos: singularmente diabetes, ovario poliquístico o presión alta;

  • Uso de fármacos: primordialmente los que poseen pseudoefedrina, como los fármacos para alergias o sinusitis;

  • Uso de chupetes o mamaderas: la manera artificial de estos objetos puede ocasionar perturbaciones en la manera en que el bebé absorbe la leche materna.

Además de esto, mujeres que se efectuaron algún género de cirugía mamaria previamente, como reducción de los senos o mastectomía, pueden presentar menos tejido mamario y, por consecuencia, presentar reducción de la producción de leche materna.

La madre puede sospechar que no genera la cantidad de leche precisa cuando el bebé no gana el peso al ritmo que debería o cuando el bebé precisa menos de tres a cuatro cambios de pañal al día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí