Una de cada 4 personas padece dolor cervical en España y una de cada 3 lo padecerá en algún instante de su vida.

Una nosología cuya prevalencia es mayor en mujeres de países desarrollados y que viven en zonas urbanas, mas que afecta a casi todos los ámbitos de la población y que puede aparecer a cualquier edad.

Charlar de dolor cervical es, puesto que, hacerlo de uno de los inconvenientes más usuales en las consultas de atención primaria españolas y de la cuarta causa de incapacidad laboral temporal de este país.

Aunque es verdad que en la mayor parte de los casos remite con un tratamiento conservador en menos de 4 semanas, asimismo lo es que, en otros, precisa de la ayuda de especialistas en reumatología, traumatología, medicina neurológica e inclusive neurocirugía.

Para poder abordar adecuadamente la cervicalgia, como se conoce médicamente al dolor cervical, es, puesto que, capital, lograr un diagnóstico médico que descarte causas que puedan ocultar inconvenientes más graves, conocer el origen del dolor y las circunstancias únicas de cada paciente.

Dicho esto, y a menos que la cervicalgia sea incapacitante y demande de una atención médica de emergencia, existen pequeños ademanes que pueden asistirte a calmar el dolor cervical e inclusive a eliminarlo por completo.

De qué manera calmar el dolor cervical

En el caso de padecer dolores cervicales continuos o incapacitantes a lo largo de más de 4 semanas sucesivas, es conveniente asistir al médico para buscar el origen y el mejor tratamiento para la cervicalgia.

Dicho esto, a menos que se requiera de un tratamiento concreto a consecuencia de alguna nosología, es posible calmar el dolor cervical:

Utilizando una almohada cervical

Una buena parte de los dolores cervicales se pueden calmar utilizando una almohada cervical. Así que, si padeces dolor de cuello o rigidez tras despertarte, tal vez debas valorar la opción de adquirir una almohada cervical.

Como imaginarás, no todas y cada una son iguales ni ofrecen exactamente la misma relación calidad precio, por lo que te sugerimos que te informes bien ya antes de adquirir una almohada para las cervicales.

Teniendo una buena higiene postural

Sentarse sobre sillas con respaldo vertical, sostener la espalda recta y formar un ángulo recto con los brazos mientras que trabajas en el PC o eludir levantar pesos son ciertos consejos más repetidos en consulta.

Haciendo ejercicio

Efectuar actividad física con regularidad no solo ayuda a prevenir la aparición de dolores cervicales, sino asimismo deja mitigar las molestias propias de la cervicalgia.

Tomando duchas a presión con agua caliente

Otra buena forma de calmar los dolores cervicales es efectuando duchas a presión con agua caliente a lo largo de quince y treinta segundos sobre el cuello y los hombros.

Extender los brazos y desplazar la cabeza cara los lados a lo largo de estas sesiones de agua caliente a presión va a multiplicar los efectos.

Aplicando calor

Tanto las cremas y bálsamos de venta en farmacias como las almohadillas de calor acostumbran a asistir a disminuir de manera notable las molestias asociadas al dolor cervical.

Recurriendo a tratamientos fisioterapéuticos

En aquellos casos en los que se diagnostique una cervicalgia crónica o esta se haya producido a consecuencia de un accidente es muy posible que se necesite algún tratamiento fisioterapéutico para trabajar la tracción cervical.

Tomando medicamentos

Los medicamentos que acostumbran a prescribir los médicos tras la visita de pacientes que muestran síntomas asociados a la cervicalgia son los calmantes y los antinflamatorios.

En ciertos casos asimismo miorelajantes. Productos, todos , que deben tomarse bajo prescripción y supervisión médica.

Causas del dolor cervical

Si bien en la mayor parte de los casos no es preciso establecer un diagnóstico preciso, puesto que el dolor remite sin precisar tratamiento en poquitas semanas, no siempre y en toda circunstancia es así.

Cuando esta persiste acostumbra a ser hacerlo como consecuencia de:

Torticolis

Esta aparece a resultas de una contracción muscular mantenida. El dolor cervical ocasionado por la torticolis remite con calmantes y relajantes musculares.

La aplicación de calor seco local asimismo genera un enorme alivio en una gran parte de los pacientes.

Espondilosis cervical

La espondilosis cervical o degeneración ósea de las cervicales es, al lado de la torticolis, la primordial causa de dolor cervical.

Trabajar la higiene postural ayuda a sostenerla a raya y los calmantes dejan suprimir los dolores cervicales.

Esguince cervical

Se trata de la nosología más frecuente a consecuencia de los accidentes de tráfico, apareciendo entre las doce y las setenta y dos horas tras el accidente.

Para sostener bajo control el dolor cervical se administran calmantes o relajantes musculares. A veces se prescribe el uso de collarín.

Dolor miofascial

Si bien frecuentemente se asocia a efectos secundarios de las lesiones en los discos y inconvenientes articulares no está claro cuál es su origen.

En la mayoría de los casos se recurre a infiltraciones locales en los puntos gatillo para mitigarla.

Hiperostosis anquilosante

Acostumbra a ser una de las causas más frecuentes de dolor cervical en personas de edad avanzada.

En una buena parte de los pacientes el dolor va acompañado de rigidez muscular, siendo el tratamiento conservador el más recomendado.

Radiculopatía cervical

Los síntomas que alertan de esta nosología son, aparte del dolor cervical, la debilidad muscular, las perturbaciones de la sensibilidad de la zona perjudicada y en los reflejos tendinosos.

En el caso de confirmarse, si no remite con un tratamiento conservador puede ser precisa la cirugía.

Mielopatía

Las personas con lesiones en la medula espinal son, asimismo, otro de los conjuntos de pacientes con mayor predisposición a sufrir cervicalgias.

Precisan de un diagnóstico neurológico para conocer el mejor tratamiento para combatirla.

Fractura vertebral

La fractura cervical está tras las cervicalgias más dolorosas. El tratamiento cambiará dependiendo del género de lesión y de las peculiaridades del paciente.

Puesto que, como hemos visto durante este artículo, muchas son las posibles causas del dolor cervical, caso de que este no remita en pocas horas es recomendable asistir al médico de cabecera a fin de que te diagnostique.
Y es que no hay ninguna persona mejor que un especialista médico para, tras efectuarte un examen y conocer tu caso específico, ofrecerte una solución adaptada que te deje decir adiós de una vez por siempre a tus molestias cervicales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí