Llegó el año nuevo y con él nuevos objetivos de amor propio y desarrollo personal. Acá ciertos consejos para conseguir tus metas en este dos mil veintitres.

Buscar inspiración

Tendemos a opinar que hay gente con mayor predisposición para ponerse activos. No obstante, todo es cuestión de actitud, hábitos y rutinas. Leer ciertas oraciones motivadoras cada mañana puede asistirte a enfrentar el día de forma positiva y enérgica.

Estas oraciones motivadoras para mujeres, así como vídeos inspiracionales y mensajes motivacionales pueden ser la inyección de palabras positivas de ánimo que te asistan a atravesar un día duro de trabajo o que te impulsen a estudiar en la universidad.

El espíritu emprendedor no nace con la persona, sino se forma mediante imágenes mentales y oraciones de libros o de reflexiones de la vida de personas muy sabias que han recorrido este planeta ya antes que .

Acotar los objetivos

Es imposible localizar algo si no se sabe lo que se busca. Por eso, tener claro lo que deseamos lograr nos va a ayudar a crear una senda, una serie de pasos a continuar para lograr esa meta.

Cada uno de ellos puede lograr la autorrealización de diferentes formas. Para ciertos es lograr un ascenso laboral, para otros puede ser verse mejor, tener un ahorro, pasar más tiempo con los hijos, hacer un viaje postergado. Cualquiera sea el propósito, lo primero y más esencial es definirlo para poder conseguirlo.

Planear y actuar día a día un tanto en pos del objetivo

La definición del objetivo sirve para ponerle un título al proyecto vital que deseas lograr. El próximo paso es dividir tu meta en pequeñas labores precisas para cumplirla.

Pongamos que tu objetivo es tener tu empresa. Para eso precisarás un plan de negocio, inversores, probablemente una oficina, una personería jurídica, etc. Siéntate con un papel en frente y anota cada uno de ellos de estos ítems en un papel. Entonces, con un calendario, establece una data límite para el cumplimiento de cada una de estas labores. Ten presente que si las consigues ya antes, mejor.

Por último, lo que resta es continuar esta plan de actuación de la manera más rigurosa que resulte posible. Probablemente hallarás contrariedades y debas volver a calcular tus pasos a proseguir, mas si día a día haces algo por tu objetivo es casi imposible que no lo logres.

¿Por qué sirve hacer esto? Los humanos somos procrastinadores por naturaleza. A nuestro cerebro le complace la diversión de las redes sociales, el alimento morralla o los dulces. Veloz y simple son las palabras clave de este planeta de gratificación instantánea.

No obstante, cualquier objetivo esencial de la vida se consigue justo con lo opuesto. Lograr un título universitario, aprender una nueva habilidad, criar a un hijo o fundar una compañía requieren trabajo duro, horas de dedicación y esmero mental y físico.

Para combatir los efectos de la procrastinación, es útil dividir los grandes objetivos en pequeñas labores que den menos temor o menos vagancia cuando uno piensa en ellas. Por último, sostenerse firme e ir cumpliendo cada micro-meta va a ayudar a superar el reto.

No equipararse con otros

La superación personal ha de ser eso: personal. No merece la pena perder tiempo en equipararse con otros, ya que el resto acostumbran a ser muy abiertos contando las ganancias y muy reservados para contar las pérdidas.

En consecuencia, proseguir siempre y en toda circunstancia con el plan y no distraerse con las creencias y experiencias extrañas son la clave del éxito.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí