Aprender a emprender

Aprender a emprender es un curso online, para gente normal que quiere crear una empresa sin arriesgarlo todo. Un curso que explica con detalle cómo asegurar que la empresa tendrá clientes y ganará dinero, cuándo y cómo dar cada paso

¿Te has planteado alguna vez crear una empresa pero te da miedo equivocarte? ¿Piensas que te faltan conocimientos de gestión de empresas, te abruma el papeleo, no sabes cómo vender ni dónde encontrar clientes? Si este es tu caso, es normal que tengas dudas. Pero ¿qué pasaría si alguien te explicara qué tienes que hacer, paso por paso, para no equivocarte?

El curso Aprender a emprender son más de 9 horas de vídeos que cubren 28 temas que explican desde cómo decidir el tipo de empresa que quieres crear a cuándo y como formalizarla, pasando por lo que de verdad importa: cómo conseguir clientes, qué precio poner, cómo comprobar que tu idea será rentable…

Si quieres crear una empresa pero te da miedo equivocarte, este curso es lo que necesitas. En él está todo el conocimiento de diez años escribiendo este blog, de miles de horas dedicadas a leer sobre emprendimiento, mi propia experiencia como emprendedor y lo que he aprendido mentorizando y ayudando a cientos de emprendedores.

Se trata de un curso práctico, que ataca directamente los problemas que suelen tener los emprendedores: ¿dónde encuentro a mis clientes? ¿qué precio pongo? ¿cómo legalizo la empresa, qué tengo que hacer? ¿cómo sé si mi idea es buena?

El curso explica paso a paso qué hacer en cada momento del proceso de creación de la empresa, por dónde empezar y cómo asegurar que estás creando algo que te va a dar dinero y que no va a ser un fracaso.

Está pensado para gente normal, que no tiene conocimientos de gestión de empresas ni es un mago de la tecnología. Gente que no va a conseguir que un angel investor invierta en su negocio. Y que no puede emigrar a Silicon Valley ni dedicar 14 horas al día a la empresa porque tiene una familia y unas obligaciones.

La vía tradicional para tener una empresa con éxito es empezar con un par de millones y una agenda repleta de contactos VIP. Usas el dinero para crear algo poco arriesgado y con demanda real y usas tu agenda para conseguir clientes. Si no eres muy torpe, esto suele funcionar. Dinero llama a dinero. Es sencillo ganar un millón cuando tienes diez millones en el banco.

Pero supongamos que no tienes un par de millones por ahí sueltos y que no sueles ir al club de golf a tomar el aperitivo con directores generales de empresas diversas.

La segunda alternativa es crear una startup. Una empresa tecnológica, con un modelo de negocio basado en conseguir millones de clientes antes de haber facturado un céntimo. Google, Facebook o Twitter. Una empresa que arranca a base de conseguir inversores que ponen cada vez más dinero en rondas sucesivas de inversión con la esperanza de que la empresa encuentre una manera de ganar dinero con sus millones de clientes antes de que se agote el dinero.

Esta segunda opción suena atractiva, porque normalmente oímos hablar de los casos de éxito. Pero hay una mortalidad terrible en este tipo de empresas: menos de una de cada diez sobrevive, y muy pocas alcanzan el estatus de superestrellas. La mayoría acaban compradas por otra empresa, y la mayor parte de ese dinero se lo llevan los inversores, no los emprendedores.

La tercera alternativa también es tradicional: crear un negocio modesto con los recursos del emprendedor. Es lo que han hecho toda la vida el tendero de tu calle y el dueño del restaurante de la esquina. Alternativa que por supuesto también puede fracasar: basta con que des una vuelta por tu barrio y analices cuántos negocios han cerrado o cambiado de dueño en los últimos años.

Lo que ocurre es que ahora la tecnología nos abre posibilidades nuevas para abordar esta alternativa de forma diferente. Por ejemplo, en lugar de pedir un préstamo para alquilar y reformar un local y abrir una tienda en la calle puedes crear una web y vender por Internet. El mismo negocio, pero menos arriesgado porque inviertes menos. Hasta que te das cuenta de que en la calle la gente pasa por delante de la tienda y algunos entran y compran, pero en Internet tu web es una entre millones y nadie sabe siquiera que existe.

No es fácil emprender.

Por eso llevo más de diez años escribiendo este blog para ayudarte: casi mil entradas que han visitado más de tres millones de personas. Por eso escribí De parado a empresario y estoy escribiendo un nuevo libro. Por eso doy charlas allí donde me invitan: en universidades, en congresos, en organizaciones de todo tipo. Y por eso me decidí hace cuatro años a crear cursos para explicar lo que he aprendido y ayudar a mis lectores a tener éxito con sus empresas. Más de mil personas han hecho alguno de mis cursos, online u offline, de solo una hora o de hasta tres meses de duración.

Esto dicen algunos de los alumnos de mis cursos:

He aprendido los fundamentos básicos para montar mi negocio.
He comprendido porque no me ha ido bien hasta ahora. Se resume en CLIENTES!!!

El curso me ha parecido muy instructivo y bien sintetizado, sobre todo para quien parte de cero como yo, porque en ese sentido me ha infundido muchos ánimos.

Nota: todas las citas son de alumnos reales de versiones anteriores del curso. Ninguna de estas personas ha cobrado dinero ni ha tenido ningún otro beneficio por sus comentarios, que han expresado libremente.

Y por eso hace un par de meses decidí “limpiar” toda mi oferta de cursos y partir desde cero. Y el resultado es este curso: aprender a emprender.

Un curso en el que he volcado todo mi conocimiento para adaptar a la realidad española y latinoamericana Lean Startup, Customer Development, Business Model Development y otras metodologías y herramientas que los mejores expertos proponen y aplican en Silicon Valley.

Porque tan importante como tener una base teórica sólida y fundamentada en la que basar el curso es conocer a los alumnos que van a recibir y aplicar los conocimientos. Y mi experiencia con más de mil alumnos de cursos distintos y decenas de miles de lectores del blog me ha hecho ver lo que se entiende y lo que no, lo que resulta fácil a la primera y lo que cuesta integrar y aplicar.

El curso me ha aportado sobre todo un método, un procedimiento para crear una empresa. Una lista concreta de pasos (pocos) con la que guiarte a la hora de poner en marcha una pequeña empresa y saber qué es lo importante, donde hay que machacar, y qué lo accesorio que se puede dejar para otro momento.

1. No encuentro una idea de negocio original

¿Y qué? No necesitas una idea original. De hecho, muchas veces lo que hunde un negocio es una idea demasiado original que el mercado no acepta. Lo que necesitas no es una idea original, es una idea que puedas convertir en un modelo de negocio que funcione. En el curso te explico exactamente qué tienes que hacer para encontrar una idea, verificar que tus clientes la encuentran atractiva, que pagarán por ella y que será rentable.

2. Me falta formación

De acuerdo. No has estudiado empresariales, no sabes nada de marketing, ni de contabilidad, ni de leyes. ¿Sabes quién tampoco ha estudiado empresariales? Amancio Ortega. Y ha creado la empresa más importante de España, que le ha hecho una de las personas más ricas del mundo.

No necesitas ser un experto en estas cosas. Es más, cuando te haga falta, ya contratarás a un verdadero experto. De momento, todo lo que necesitas saber es lo que explico en el curso (que además no es lo mismo que explican en un MBA o en la facultad de empresariales, porque crear un negocio no es lo mismo que dirigir una empresa ya madura).

3. No tengo tiempo

Esto es muy frecuente en los que están hartos de su trabajo, pero no encuentran el tiempo para crear una alternativa que les permita despedirse de su jefe. Así que se dedican a leer sobre emprendedores, a fantasear con dos o tres ideas y a imaginarse lo que sería despertarse un día siendo dueños de su destino.

Si es tu caso, tengo buenas noticias. Puedes crear un negocio dedicando una o dos horas al día. No cualquier negocio, pero si sabes aprovechar bien el tiempo, de aquí a un año podrías estar ganando dinero, tal vez el suficiente como para olvidarte de tu trabajo actual. Y sí, en el curso explico cómo optimizar tu tiempo y sobre todo qué tienes que hacer en cada momento para asegurarte de que tu proyecto avanza y no desperdicias tu tiempo en cosas improductivas.

4. No tengo dinero

No necesitas mucho dinero para emprender. En algunos casos, no necesitas nada de dinero para emprender. Por supuesto que sin dinero no vas a crear una empresa aeronáutica ni una farmacéutica, pero puedes crear un negocio que te permita ganarte la vida. Si tu caso no es tan extremo y tienes unos pocos cientos o miles de euros para invertir, verás en el curso cómo estirarlos al máximo y que te permitan llegar al momento en el que el negocio genere ingresos por sí mismo.

5. No puedo permitirme un error

A algunos les toca emprender en modo “hard”. Por ejemplo, si estás en paro o tienes deudas (o las dos cosas a la vez). Y, sin embargo, es casi seguro que cometerás errores al emprender. La cuestión no es evitar cometer estos errores (lo que suele llevar al miedo y la parálisis) sino asegurarse de que no nos hacen daño, y que incluso los aprovechamos para mejorar nuestras probabilidades de éxito.

El curso aporta una visión diferente para crear tu propio negocio, que minimiza los riesgos y consigue que incluso de tus propios errores iniciales obtengas un aprendizaje positivo.

Un poco más viejo, cierto. Tal vez con alguna arruguita o alguna cana más. Pero no me refiero a eso que es inevitable. ¿Seguirás dando vueltas a la idea de emprender, leyendo blogs y libros sin pasar a la acción? ¿Seguirás con un proyecto a medio cocinar que no consigue ventas ni clientes?

Dentro de tres meses puedes tener todo el conocimiento y las herramientas para crear un negocio que funcione. Puedes haber empezado a dar pasos para crear ese negocio y, si has dedicado tiempo suficiente, puedes incluso estar ya ganando dinero.

Y si estás así dentro de tres meses, ¿por qué en un año no puedes tener un negocio en marcha que te genere unos ingresos de 500, 1.000 o 5.000 euros? Otros lo han hecho, sin ser especialmente más listos o brillantes que tú.

¿Quieres aprovechar estos tres meses para aprender a emprender?

El curso está formado por una serie de vídeos que puedes ver online o descargar para verlos cuando te venga mejor, el audio por si quieres verlo o repasarlo camino del trabajo y PDFs con el contenido del curso.

Para que puedas valorarlo mejor, aquí tienes el primer tema completo, para que puedes ver cómo es el contenido del curso:

Además hay materiales adicionales: más de quince cuestionarios y hojas de trabajo que te ayudarán a definir tu proyecto y a aclarar qué decisiones tomas en cada paso que das. Y una serie de 14 vídeos extra con consejos prácticos y guías para usar herramientas, técnicas y trucos que te ayudarán a crear tu empresa de manera eficaz y ahorrando tiempo y dinero.

Tendrás todos los temas disponibles para verlos cuando quieras, pero además yo te enviaré un correo electrónico cada semana proponiéndote unos temas y unas tareas. El ritmo está pensado para que tengas tiempo durante la semana para estudiar los temas y aplicarlos al desarrollo de tu negocio. La duración del curso es de 9 semanas.

Puedes estudiarlo a tu ritmo, según tengas tiempo, aunque te recomiendo seguir el ritmo semanal que te propongo para que no tengas la tentación de abandonar el curso a medias. No necesitas más de 4 o cinco horas cada semana para ver el material y trabajarlo. Obviamente, necesitarás más tiempo para ponerlo en práctica en tu negocio, pero lo bueno es que puedes volver a repasar cualquier tema cuando sea más relevante para el momento de tu proyecto.

Estos son los temas que veremos en el curso

Bloque 1. El emprendedor
1.1. ¿Puedo ser emprendedor?
1.2. ¿Quiero ser emprendedor?
1.3. Gestión de riesgos
1.4. Just do it

Bloque 2. Ajuste problema-solución
2.1. La idea de negocio
2.2. Clientes y nichos
2.3. La propuesta de valor
2.4. Sal de casa
2.5. El modelo de negocio

Bloque 3. Ajuste producto-mercado
3.1. Estrategias de precios
3.2. Producto mínimo viable
3.3. Ventas
3.4. Rentabilidad
3.5. Pivotar

Bloque 4. Construir la empresa
4.1. Formalizar la empresa
4.2. Costes
4.3. Financiación
4.4. Operaciones
4.5. Métricas
4.6. Crecimiento

Bloque 5. Errores
5.1. Secretos
5.2. Perfeccionismo
5.3. Pérdida de foco
5.4. Falta de soporte
5.5. Problemas con los clientes
5.6. Problemas de tesorería
5.7. Síndrome de burn-out

Bloque 6. Siguientes pasos
6.1. Siguientes pasos
6.2. Diseño de estilo de vida

Es probable que algunas de estas cosas te suenen a chino, pero no importa. Verás como al terminar el curso no sólo entiendes estos conceptos, sino que tienes perfectamente claro cómo aplicarlos en tu caso.

Si de algo estoy orgulloso es de la cantidad de veces que una persona se me ha acercado y me ha dicho “tu libro me ha gustado porque es muy clarito, es muy fácil de leer y hasta consigues hacer ameno el tema de creación de empresas”. Y lo mismo para los cursos que he hecho hasta, en los que muchas personas me han comentado que había conseguido hacer fácil y comprensibles conceptos complicados.

El curso me ha ayudado sobre todo a darme ánimos para emprender y ver que no es tan difícil como inicialmente puede parecer. Además, me ha servido de guía para ir dando los pasitos necesarios para conseguir mi objetivo de negocio.

Este curso no es para ti si…

Estás buscando una fórmula para hacerte rico rápidamente

Lo siento, pero si aún crees en fórmulas mágicas para hacerte rico, tengo malas noticias: no existen. Aunque hagas el curso, tendrás que trabajar duro para crear tu empresa. Si no quieres trabajar, siempre puedes probar con la lotería.

Estás aferrado a una idea de negocio y no estás dispuesto a dejarla

No pasa nada si ya tienes una idea, incluso si has empezado ya a crear tu empresa. Pero tienes que estar dispuesto a aprender y a entender tu modelo de negocio, y eso puede significar que tengas que abandonar la idea porque no es rentable o no es práctica. Si tu ego va a sufrir tanto que no vas a poder cambiar, mejor que no empieces.

Quieres crear una startup que reciba financiación

Aunque parte de lo que explico en el curso está basado en Lean Startup, hay cursos mejores para personas que quieren crear una startup invertible y de crecimiento explosivo. Este curso está pensado para personas que no buscan inversores, que quieren una empresa autofinanciada (al menos en las primeras fases de vida, hasta que haya demostrado que puede ganar dinero).

Quieres crear un negocio tradicional

Si lo que buscas es un negocio “de los de toda la vida”, el curso te será poco útil. Seguro que hay puntos aprovechables, pero el curso está pensado para empresas en las que hay un cierto grado de incertidumbre: negocios online, negocios innovadores, negocios basados en el conocimiento del emprendedor, etc. Si vas a coger un traspaso de un restaurante que lleva funcionando diez años, tendrás otros problemas que este curso no aborda.

Este curso es para ti si…

Estás dispuesto a trabajar en tu empresa y en el curso

Que te explique las cosas de manera sencilla no quiere decir que te vaya a ahorrar esfuerzos. Sabrás mejor dónde aplicar tus fuerzas, pero emprender es duro, pasarás por momentos malos y tienes que tener claro que esto es una carrera de fondo, que gana el que consigue llegar a la meta. Si estás dispuesto a trabajar por tu negocio, el curso está hecho para ti.

No tienes claro lo que hacer, pero tienes claro que quieres emprender

Si estás decidido a crear tu empresa, no importa que no tengas una idea perfectamente definida. Veremos cómo identificar y crear un modelo de negocio que se adapte a lo que quieres y puedes hacer. Lo importante es contar con tu entusiasmo y tus ganas de trabajar. ¿He dicho ya que emprender cuesta esfuerzo?

Tienes un proyecto a medio empezar

Si has empezado a crear un negocio, pero no consigues apenas ventas o estás perdiendo dinero con él, el curso es para ti. Eso sí, tienes que estar dispuesto a dar la vuelta a tu proyecto y transformarlo, tal vez por completo.

Estás dispuesto a escuchar ideas que suenan raras

Lo cierto es que algunas cosas de las que te voy a explicar te pueden sonar extrañas. Más aún si has estudiado algo de gestión empresarial. No te pido que hagas un acto de fe y creas lo que te cuenta cualquiera por Internet. Lo que te pido es que pruebes a poner en práctica lo que explico en el curso antes de descartar una idea o una herramienta. Y no es porque me tengas que creer a mi, es porque la inmensa mayoría del contenido del curso está basado en ideas, herramientas y metodologías que se han usado en la creación de miles de empresas, y se ha comprobado que funcionan.

Yo trabajaba en una asesoría, todo en ese ambiente se basa en producto, plan de negocio, crear empresa, métete en gastos y luego ya veremos qué pasa. En tu curso todo es más práctico en el sentido que casi no se hace una inversión hasta que tienes asegurado un retorno (cliente) y se empieza bajo mínimos escalando según necesidades. Me he leido un par de veces los ocho PDF con las presentaciones, los he resumido y veo un sistema sólido, mucho más lógico y eficaz. Me he puesto a pensar “vamos a ver por donde falla” pero no veo por donde cojea, y eso me gusta.

Juan Carlos Landín
¿Qué pasa si el curso no me gusta?
No hay problema, tienes un mes para decírmelo y te hago una devolución del importe que has pagado. Si me dices la razón me ayudas a mejorar en siguientes versiones, pero no tienes obligación de hacerlo.
¿Nos haces descuento si somos dos personas y queremos comprar dos cursos?
Mejor aún: comprad solo un curso y usadlo los dos. O tres, o los que quieras.
¿Puedo usar el contenido del curso para enseñar a mis alumnos?
Sí puedes, porque el curso tiene licencia Creative Commons compartir igual. Esto quiere decir que puedes usar el contenido como quieras, puedes transformarlo, puedes ganar dinero con él y no me tienes que dar una parte. Lo que sí estás obligado a hacer es identificarme como autor original (a ser posible, con un enlace a esta página) y compartir el trabajo derivado con la misma licencia (es decir, otros pueden coger tu trabajo y hacer lo mismo).

Si no estás de acuerdo con estas condiciones, entonces no puedes usar el contenido para nada que no sea hacer el curso.

¿Necesito algo especial para hacer el curso?
Necesitas un ordenador con conexión a Internet, papeles (tamaño A4 y A3), bolígrafos, rotuladores y post-its. Una pizarra tipo Velleda o una pared en la que puedas pintar y pegar cosas estaría bien, pero no es imprescindible.
¿Tengo que estas en algún sitio a una hora concreta?
No. Todo el contenido está online, y puedes descargarlo y acceder a él cuando te venga mejor.
¿Cuánto tiempo tengo que dedicar cada semana al curso?
Para ver el contenido, no más de un par de horas. Si quieres trabajarlo, te harán falta entre dos y cinco horas más cada semana. Y por supuesto no hay límite para el tiempo que necesites dedicar a aplicar a tu proyecto de empresa lo que vayas aprendiendo.
¿Necesito saber algo o tener formación previa para hacer el curso?
No. Partimos de la base de que no sabes nada de gestión empresarial, ni de marketing, ni de leyes, ni de tecnologías. Para eso haces el curso.

Si te quedan dudas, por favor pregúntamelas aquí:

Dudas sobre la consulta
Enviando

Me interesaba para poder aportar ideas en la empresa actual que estoy, donde, gracias a la apertura de mente que transmite Borja, hemos conseguido pasar de dos trabajadores a 10 y en estos momentos nos estamos planteando expandirnos fuera de España.

Me ha ayudado a tener una metodología de trabajo para acelerar ideas y convertirlas en un negocio.

El curso me ha permitido dar el paso y comenzar a facturar.

Quizás la “herramienta” definitiva con la cual he podido llevar a cabo la viabilidad del proyecto sin perderme en complicados mal llamados planes de negocio ha sido el “Bussines Model Canvas”. Cuando realicé la cartulina fue la primera vez que junto con mi socia y pareja pude realmente hacerla ver que tenia yo dentro de mi cabeza, hasta entonces ella tenia una idea difusa de lo que yo tenia pensado hacer, e incluso yo no lo vi tan claro hasta realizarlo. El insistir en detectar el problema del cliente que actualmente recurre a este tipo de centros, me ha abierto muchas posibilidades a la hora de flexibilizar mis productos.

Me ha ayudado a materializar la ideas que tenía en algo más concreto, a entender que antes de montar la empresa ya hay que vender o intuir si es posible vender con las entrevistas y simplificar la idea de producto mínimo viable que tenía en mente.

Otros cursos parecidos cuestan centenares o miles de dólares. Por ejemplo, 30×500, el curso de Amy Hoy tiene un precio de 1.750 dólares. Empire Building Kit de Chris Guillebeau cuesta entre 149 y 449 dólares. Zero To Launch de Ramit Sethi cuesta 2.000 dólares (puedes pagarlo en 12 plazos).

Si pusiera un precio de entre 500 y 1.000 euros a Aprender a emprender, sería una inversión extraordinariamente rentable. Yo cometí errores al crear mi empresa que me costaron más de 30.000 euros. Sólo con ayudarte a evitar estos errores, ya estás ganando miles de euros. Pero además te voy a ahorrar gastos inútiles e inversiones innecesarias. Y voy a ayudarte a ganar dinero mucho tiempo antes.

No exagero si te digo que, si tu perfil encaja en el de los emprendedores para los que he diseñado este curso, hacer este curso puede suponerte un beneficio de decenas de miles de euros.

Pero no voy a poner esos precios, porque no quiero que nadie se quede sin hacer el curso porque no tenga dinero para pagarlo. He puesto un precio extraordinariamente bajo, que no pueden ser un obstáculo para nadie que se tome en serio la idea de crear una empresa.

Curso Aprender a emprender

99€

  • Acceso permanente al contenido del curso en vídeo, a los MP3 con el audio de los temas y a los PDFs con el contenido de los temas.
  • 18 plantillas y cuestionarios para ayudarte a definir aspectos claves de tu negocio.
  • 14 vídeos prácticos que explican herramientas, técnicas y trucos super útiles para crear tu empresa.

Estos son los vídeos adicionales incluidos:

Son vídeos de entre 15 y 45 minutos en los que explico de manera muy sencilla y práctica cada una de estas herramientas o técnicas para personas que no tienen formación específica en tecnologías o gestión empresarial.