Ciertos antídotos caseros como el jugo de apio con limón y el té de alcachofa o diente de león tienen propiedades que asisten a desintoxicar el hígado y contribuir en el tratamiento de la hepatitis, debido a que asisten a que el hígado se recupere.

Los tés y el jugo han de ser ingeridos justo después de su preparación para sostener sus propiedades, incrementando así su efecto.

Además de esto, el uso de estos antídotos caseros no deben substituir el tratamiento indicado por médico, habiendo de ser usados solo como complemento y siempre y en todo momento consultarle ya antes de ingerir alguna de estas preparaciones.

Ciertos antídotos caseros para la hepatitis son:

1. Jugo de apio españa con limón

Un genial antídoto casero para asistir en el tratamiento de la hepatitis es el apio españa merced a sus propiedades medicinales, puesto que es bastante rico en nutrientes, aparte de ser diurético, lo que le proporciona un potencial desintoxicante que ayuda en el tratamiento médico y robustece el hígado enfermo. Vea todos las ventajas del apio para la salud.

Ingredientes

  • 1 tallo de apio españa;
  • Jugo de dos limones;
  • quinientos mL de agua.

Modo de preparación

Picar el apio en pedazos y licuarlos con el agua y el jugo de limón, colar y tomar. De ser preciso, dulcificar con un tanto de miel. Tomar este jugo tres veces al día.

Para aprovechar todas y cada una de las propiedades del apio en una porción más pequeña, pasar 1 tallo de apio por la centrífuga y después tomar el jugo. En un caso así, consumir tres tallos de apio al día.

El apio es una planta cultivada en el mundo entero. El sabor y el fragancia del apio son típicamente intensos debido, en una gran parte, a sus aceites esenciales, los que así como los flavonoides, las vitaminas y los minerales robustecen las defensas inmunitarias y el metabolismo. Otras formas de usar el apio son en sopas, sofritos, empanadas o aun en ensaladas.

dos. Té de diente de león

Un genial antídoto natural para la hepatitis es el té de diente de león. El diente de león desintoxica el organismo, ayuda en la regeneración hepática y reduce la hinchazón.

Ingredientes

  • dos cucharadas de hojas secas de diente de león;
  • 1 taza de agua.

Modo de preparación

Hervir el agua y después agregar las hojas de diente de león. Tapar y dejar descansar a lo largo de diez minutos, colar y tomar templados. Tomar de tres a cuatro tazas al día. Conozca otros beneficios del diente de león.

tres. Té de alcachofa

Un genial tratamiento natural para la hepatitis es tomar el té de alcachofa todos y cada uno de los días mientras que dure el tratamiento. La alcachofa es desintoxicante y depuradora del hígado, siendo realmente útil en enfermedades hepáticas.

Ingredientes

  • tres cucharadas de hojas secas de alcachofa;
  • 1 litro de agua.

Modo de preparación

Poner los ingredientes en una olla y dejar hervir a lo largo de ciertos minutos. Apagar el fuego, tapar la olla y dejar descansar. Entonces colar y tomar el té, de tres a cuatro veces al día.

Además de tomar este té se aconseja adoptar una nutrición leve, tomar bastante agua y descansar siempre y cuando resulte posible, eludiendo sacrificios. La cura de la hepatitis va a ser alcanzada de forma más veloz si el individuo prosigue todas y cada una de las indicaciones del médico.

Este tratamiento natural con alcachofa puede ser usado en todos los modelos de hepatitis, mas no excluye la necesidad de la toma de los fármacos recetados por el médico. Vea otros beneficios de alcachofa para la salud.

cuatro. Jarabe para la hepatitis

Un buen jarabe para la hepatitis puede ser elaborado usando limón, hojas de acahuale blanco, conocido asimismo como chipaca o cadillo, hojas de hierbabuena y miel, puesto que estos ingredientes asisten en la regeneración del hígado.

Ingredientes

  • 1 limón entero con cáscara;
  • ocho hojas de acahuale blanco (Bidens pilosa);
  • doce hojas de hierbabuena o menta piperita;
  • 1 taza de miel de azahar (flor de naranjo).

Modo de preparación

Poner el limón, las hojas de acahuale blanco y las de hierbabuena en un recipiente y desmenuzarlos bien. Cubrir con la miel de azahar y dejar descansar a lo largo de doce horas. Después, exprimir bien la mezcla, colar y tomar tres cucharadas al día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí