Es muy habitual que parejas que han dejado de quererse, que incluso se llevan mal, mantengan su estatus de casados por carecer de los medios económicos suficientes para llevar a cabo el divorcio. La falta de dinero es el principal factor por el que parejas malavenidas prolongan en exceso una situación no solo incómoda, sino, en ocasiones, también violenta

No son pocos los condicionantes que obligan a una pareja a mantener su estado legal a pesar de que uno o ninguno de los dos quieran prolongarlo. La presión familiar, los hijos, situaciones de empleabilidad… pero, sobre todo, es la falta de dinero, de seguridad en poder llevar una vida económicamente independiente, lo que impide dar el paso hacia el divorcio.

En demasiados casos se escucha aquello de; la casa es mía y mi pareja no quiere irse. Y es que, la propiedad familiar, puede llegar a suponer el principal obstáculo para proceder a la firma de un divorcio. Este inmueble conlleva un sinfín de necesidades e intereses, que resultaba un alivio y un placer cuando el matrimonio estaba unido, pero, en la separación, la persona que lo abandona tiene que enfrentarse a un buen número de dificultades e inconveniencias, ocasionando grandes problemáticas y desavenencias entre los todavía cónyuges.  

Abogados para divorcios express

No son pocas las situaciones en las que un matrimonio que ha perdido el amor retrasa el momento de dar el paso hacia la disolución definitiva. Muchos son los factores que intervienen en esta decisión, desde el deseo de que todo cambie y vuelva a renacer el amor hasta el temor de las críticas de la familia y la sociedad, desde el cuidado y protección de hijos menores hasta la crisis económica.

En relación a la economía, una de las principales excusas para no divorciarse, cabe decir que, si existe mutuo acuerdo, el divorcio express procura una fórmula rápida, eficaz y muy económica de llevar a cabo la disolución legal de la pareja. Localizar a un abogado especializado en este tipo de acuerdos es, sin duda, la mejor opción para recorrer este camino. Su asesoramiento y experiencia serán útiles para limar los aspectos más complicados, aquellos que puedan ser causa de enfrentamiento entre los componentes del matrimonio.

Estos abogados saben que el dinero condiciona de manera fundamental las separaciones y el divorcio, por lo que serán capaces de diseñar estrategias para que el proceso se realice en el menor periodo de tiempo posible, ya que esto repercute directamente en el coste. Todo el mundo tiene el derecho, y debe poseer la libertad, de divorciarse, y el dinero no debe representar el muro que lo impida.

Qué es un divorcio express

Como es lógico suponer, el no tener dinero o liquidez condiciona y mucho la separación. En una relación, cuanto más larga peor, el matrimonio se habrá beneficiado del ahorro, de haber creado y consolidado una economía común. En el mejor de los casos, hay dinero suficiente para que ambos puedan comenzar una vida de nuevo. Pero, desgraciadamente, este tipo de situaciones se dan muy pocas veces.

La mayoría de las personas se presentan ante la disyuntiva del “me quiero divorciar pero no tengo dinero”, retrasando sine die el momento de terminar con el matrimonio. Esto ocurre porque no conocen la fórmula del divorcio express, un sistema que permite facilitar y agilizar este proceso ahorrando notablemente los costes.

El divorcio express de mutuo acuerdo es, sobre todo, práctico. Se da en los casos en los que ambos componentes de la pareja dan por concluida de buen grado su relación matrimonial, o bien cuando, aunque uno de ellos no quiera, acepta la decisión de su futuro excónyuge. Del mismo modo, es posible llevar a cabo este procedimiento aunque no exista acuerdo previo, pero la habilidad del abogado hace que los problemas de pareja queden relegados a un segundo término y se lleve a cabo una solución satisfactoria.

Ventajas del divorcio express cuando no hay dinero

El divorcio express es en sí mismo la mejor opción para divorciarse cuando no hay dinero, pues existen abogados altamente especializados en este tipo de soluciones que, al tener sobrada experiencia sobre el terreno, tienen bien estructurado cómo llevarlo a cabo minimizando costes. De este modo, un divorcio amistoso puede llegar a costar solo 150 euros por cónyuge si localiza al profesional adecuado.

En cualquier caso, hay que saber que, si el patrimonio e ingresos de la familia no exceden de los mínimos legales establecidos, se tiene derecho a la gratuidad en la abogacía, así como en el procurador. No obstante, esto puede llegar a significar prolongar una situación que puede pasar a tensarse con el tiempo.

Por este motivo, hay que insistir en recurrir abogados profesionales, especializados en este tipo de acciones para que el asesoramiento sea el más recomendado y el que mejores soluciones ofrezca. Con estos expertos, se evitarán los conflictos indeseados, sobre todo para aclarar posiciones en relación a las deudas o ahorros que ambos han contraído durante su relación matrimonial.

La interpelación de un abogado express agilizará el proceso, reducirá los tiempos y costes, y logrará que el final del matrimonio se realice en una atmósfera de cordialidad y respeto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí