La tecnología nos ha facilitado mucho la vida, mas eso ha venido de la mano con determinada pérdida de privacidad. Cada vez compartimos más información on line, lo que nos expone a ser víctimas de piratas informáticos o personas mal intencionadas. Por eso, hoy voy a compartir contigo los que estimo mejores consejos para resguardar tu identidad on-line. Seguro que muchos los conoces, mas quizá no les estés aplicando. Aprovecha la ocasión para mudar tus costumbres. Tu seguridad se lo merece.

Actualizar con regularidad las aplicaciones y programas que empleas

Una de las primordiales técnicas que tienen los piratas informáticos es aprovechar los fallos de seguridad de las aplicaciones y programas. En verdad, toda vez que se hace una actualización de software, los piratas informáticos hacen ingeniería inversa, para hallar qué aspecto se ha corregido, y, por tanto, el fallo de la versión precedente. Eso implica que utilizar un programa desactualizado es como tener una puerta abierta a los piratas informáticos. Por fortuna, tiene simple solución: solo debes actualizar las versiones de los programas y aplicaciones que utilizas.

Resguardar tus claves

Te lo han dicho mil veces. Debes poner una clave de acceso fuerte y diferente para cada uno de ellos de los servicios que utilizas. Sí, diferente. No vale que vuelvas a emplear exactamente la misma en todos lados, por más que te facilite la vida.

Además de esto, es conveniente que pongas sistemas de doble autentificación para los servicios más sensibles, como tus accesos a operaciones bancarias.

Resguardar tu identidad on-line merced a un VPN

Expliqué múltiples veces en el weblog los beneficios de utilizar un VPN para resguardar la información que se intercambia entre tu dispositivo y la web a la que te conectas. La verdad es que es simple ocultar tu IP de las miradas indiscretas, solo debes buscar el servicio de VPN que mejor se adapte a tus necesidades. Así, nada de lo que haces on-line va a dejar indicio, y tampoco van a poder mostrarte publicidad invasiva basada en tu comportamiento.

Asimismo puedes utilizar un navegador seguro, que ocultará toda la información tuya, y no dejará ninguna cookie.

Aprender a manejar las cookies

Pues charlamos de estos pequeños ficheros que, en ciertos casos son precisos, mas la mayor parte de las veces sirven para rastrear tus movimientos on-line, creo que es esencial aprender a manejarlos.

En el momento en que una web te solicita si deseas admitir las cookies, ten el reflejo de mirar cuáles son los que emplean. Muy frecuentemente, te quieren hacer validar un montón de cookies promocionales, mas puedes de manera fácil desactivarlas, para dejar solamente las precisas. No vas a tardar nada, solo es cuestión de habituarte.

Entonces, asimismo deberías borrar periódicamente tanto el historial de navegación como las cookies guardadas. Puedes borrarlas de forma selectiva, de tal modo a que no pierdas ciertas configuraciones por defecto en las páginas que utilizas frecuentemente.

Tener un antivirus eficiente y actualizado

Si deseas identificar de manera rápida las amenazas como virus o malware, es más que aconsejable que tengas una versión actualizada de un programa antivirus eficaz. Hay versiones gratis y de pago, seguro que hallas el servicio amoldado para ti.

En tu empresa, cuida los datos de terceros

Cuando charlamos de resguardar tu identidad en línea, en ocasiones nos olvidamos de que, para una compañía, el inconveniente de la privacidad va más allí. No se trata solamente de cumplir con la ley de protección de datos, y, por ende, de cuidar la información de empleados o clientes del servicio. Asimismo debes cerciorarte de que esos datos no caigan en las manos equivocadas, por brechas de seguridad.

Otros reflejos para resguardar tu identidad on line

  • No compartas jamás información sensible mientras que estés conectado a una red wi-fi pública. Me refiero a cosas como entrar a tu cuenta corriente, o introducir la clave de acceso de uno de tus servicios más esenciales.
  • Créate una dirección de correo anónima para administrar tus pagos o tus registros en páginas. Me refiero a una dirección web que no muestre tus nombres y apellidos, y por consiguiente no deje asociarte al servicio.
  • Búscate de cuando en cuando en Google y mira lo que sale, para revisar que no existe ninguna información alarmante. Eso sí, recientemente los buscadores web tienen políticas de privacidad bastante estrictas y no muestran tan de forma fácil la información personal.

Tu identidad on line y las redes sociales

Las redes sociales son un sitio muy favorezco para la publicación de datos personales, y lo peor es que, en ocasiones, lo hacemos de forma voluntaria, sin darnos cuenta de lo que hacemos. Para tener más privacidad en las redes sociales, puedes aplicar esos consejos:

  • No compartas en público datos personales que podrían ser utilizados para usurpar tu identidad. En especial ten cuidado con las biografías de tus perfiles.
  • Configura tus cuentas como privadas toda vez que es posible. Puedes asimismo apuntar en tu perfil que no deseas que tu información se indexe en los motores de búsqueda.
  • Desactiva los accesos de aplicaciones de terceros cuando ya se han quedado desfasadas.
  • Lee las condiciones de uso, y no admitas aquellas que estimes contrarias a tu privacidad en línea. Mejor no utilizar un servicio que quedar expuesto.
  • Desactiva el historial de localización y las cookies no esenciales.

Si aplicas todas y cada una esas recomendaciones de los pies en el suelo, vas a poder utilizar servicios en línea con total calma, y resguardar tu identidad toda vez que te conectes. Si tienes algún consejo más, no vaciles en compartirlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí