Tener un jardín en casa para disfrutar del buen tiempo en el exterior es algo que genera muchos momentos de diversión en familia o con amigos. Tan solo hay que equipar el jardín con muebles y elementos para poder estar en el exterior cómodamente y crear los planes perfectos para utilizarlos. Pero el buen tiempo pasa y, cuando llega el frío y la lluvia, los muebles de jardín se quedan a la intemperie.

Pasar meses al exterior sufriendo los envites del viento, la lluvia y las bajas temperaturas puede dañar los muebles de jardín. Los muebles de jardín requieren de ciertos cuidados adicionales si queremos mantenerlos como el primer día y evitar los posibles problemas que puedan originarse por estar al aire libre. 

Consejos generales para el cuidado de muebles de jardín

De manera general debemos poner en práctica algunos consejos con los que proteger los muebles del jardín durante los meses lluviosos y fríos del año. Algunos de los más importantes son los siguientes:

Resguardarlos

Si existe la posibilidad de resguardar los muebles del jardín de la lluvia y la humedad debes hacerlo. Puede ser en una caseta en el jardín o en la zona cubierta de la terraza, pero lo ideal es evitar que la lluvia caiga directamente sobre los muebles.

Cubrirlos

Si no existe ningún lugar en el que poner los muebles del jardín a resguardo, siempre puedes optar por cubrirlos con fundas protectoras. En el mercado vas a encontrar fundas protectoras para sillas y mesas de jardín con las que cubrirlas durante el invierno y evitar que se deterioren.

Anclarlos al suelo

Según la ubicación, sobre todo en lugares donde hace viento con frecuencia, puede ser interesante anclar los muebles de jardín al suelo si no se pueden guardar en un almacén. Con el anclaje evitamos que salgan volando y golpeen otros muebles, las plantas del jardín o incluso las ventanas de casa.

Consejos específicos según el material

Según el material con el que estén fabricados los muebles de jardín debes poner en práctica unos consejos u otros para su protección, entre los que destacan los siguientes:

Para muebles de madera

Los muebles de madera deben taparse con algún tipo de protector textil o de fibras sintéticas, como la rafia, para evitar que el agua impacte sobre su superficie directamente. Antes de taparlos es aconsejable limpiarlos con agua y jabón y aplicarles aceites protectores para muebles de madera o selladores de agua, productos que se pueden encontrar en tiendas de pintura online o en tu comercio de barrio más cercano. Con ello evitamos que la humedad impregne la madera y se dañe de cara al próximo verano, algo especialmente en los muebles de teca.

Para muebles de fibras naturales

Los muebles de fibras naturales son, juntos con los muebles de madera, los más delicados para su conservación en exteriores. El proceso para proteger este tipo de muebles durante el invierno resulta muy parecido. Empezamos por aspirar los muebles para eliminar las impurezas y la suciedad que haya podido coger durante el verano. Posteriormente limpias su superficie con agua y jabón neutro. Cuando se sequen se recomienda aplicar un protector o sellador de agua para evitar daños causados por la humedad.

Para muebles de plástico y aluminio

Los muebles de plástico y aluminio son mucho más resistentes a la lluvia y a la humedad, por lo que los cuidados que debes aplicar son mucho menores. Este tipo de muebles basta con realizar una limpieza, dejarlos secar y cubrirlos con fundas protectoras hasta que se vuelvan a usar de nuevo. Unos muebles resistentes, pero que también pueden dañarse a medio y largo plazo si se dejan a la intemperie durante meses.

Como se puede apreciar, cada tipo de mueble de jardín necesita de unos cuidados especiales para protegerlos durante los largos meses de invierno. Es la mejor forma de conseguir que los muebles luzcan como nuevos el próximo año cuando llegue el momento de desenfundarlos y volverlos a usar en el jardín.

No se necesita un cuidado profesional ni el uso de productos difíciles de conseguir. Tan solo hay que seguir los consejos que hemos dado en este post para conservar tus muebles de jardín y evitar tener que renovarlos a los pocos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here