Llega el buen tiempo y con él las ganas de disfrutar del exterior en terrazas, porches y jardines.

Pero si queremos pasar el tiempo en espacios abiertos es importante que los decoremos para estar a gusto, exactamente igual que hacemos con los espacios de interior.

Por eso hay que destacar la importancia de elegir una buena alfombra de exterior: porque los espacios abiertos también tienen su corazoncito y todo el esfuerzo que hagamos por decorarlos nos vendrá devuelto con creces en forma de disfrute.

Una buena alfombra de exterior nos sirve para crear en la terraza o jardín un ambiente acogedor.

Delimita los espacios y aporta calidez y decoración, que es lo mismo que buscamos en interiores.

Pero hay un problema: no todas las alfombras sirven para exterior.

De hecho, la mayoría de las alfombras no sirven para el exterior.

Entonces ¿cómo elegir una buena alfombra de exterior?

Requisitos de una buena alfombra de exterior

Una alfombra para terraza o jardín ha de reunir una serie de condiciones que no están al alcance de la mayoría de las alfombras.

A saber:

  • Deben ser impermeables (resistir la lluvia y el agua)
  • Tienen que aguantar los rayos del sol sin decolorarse
  • No deben tener pelo, para evitar la acumulación de suciedad
  • Tienen que limpiarse con facilidad, básicamente con agua

Este exigente pliego de condiciones ya elimina muchos tipos de alfombras de un plumazo. Olvídate de alfombras con pelo, alfombras delicadas o de confección frágil.

Porque una alfombra de exterior debe ser como un todoterreno de las alfombras, dispuesta a resistir la intemperie sin pestañear.

Tipos de alfombras de exterior

Estos requisitos determinan un tipo de alfombra que ha de estar fabricada con fibras resistentes, sin huecos en los que se esconda la suciedad y que no deben absorber el agua y los líquidos.

Esto nos lleva a alfombras de tipo sintético, muy especialmente a las diversas variantes de las alfombras vinílicas.

Las alfombras vinílicas ofrecen un amplio rango de alfombras fabricadas con PVC, polipropileno y vinilo en un variado muestrario de texturas y acabados.

Alfombra de vinilo para exterior, la opción más obvia

Las alfombras de vinilo trenzado son desde muchos puntos de vista las más idóneas para este duro trabajo.

Están formadas por una capa de fibras de vinilo trenzado unida a una base de goma mediante termosellado.

El resultado es una alfombra lisa (aunque texturada), fina, impermeable y estanca que resistirá la intemperie con la misma indiferencia que un oso polar aguanta el frío.

Alfombras de polipropileno para exterior: resistencia y decoración unidas

Dentro de la familia de las alfombras vinílicas, las alfombras de polipropileno (también llamado sisal sintético) ofrecen una gama de alfombras de aspecto más convencional que las de vinilo, pero igual de resistentes.

Son alfombras pensadas para cumplir con el aspecto práctico (resistir la intemperie y lavarse con agua) pero al mismo tiempo sacando una nota muy alta en decoración, demostrando que una alfombra práctica no tiene que renunciar a la estética.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí