La clorhexidina es un fármaco con acción antimicrobiana que evita la proliferación de bacterias en la piel y en las mucosas. Es muy empleada como aséptico en la desinfección de las manos y de la piel en cirugías, y en la prevención de infecciones de heridas en la piel.

En dosis elevadas, la clorhexidina causa la coagulación de las proteínas de las bacterias, y en dosis más bajas, causa una ruptura de la membrana de las bacterias, dando como resultado la muerte de exactamente las mismas.

La clorhexidina puede encontrarse en farmacias en distintas formulaciones y diluciones, en forma de solución aguada o alcohólica, aerosol y asimismo como clorhexidina desinfectante y enjuague bucal. Solo ha de ser empleada bajo indicación médica.

Para qué exactamente sirve

La clorhexidina puede ser usada en las próximas situaciones:

  • Limpieza de la piel del recién nacido y del cordón umbilical, para eludir infecciones;
  • Lavado vaginal materno en obstetricia;
  • Desinfección de las manos y preparación de la piel en cirugías o procedimientos médicos invasivos;
  • Limpieza y desinfección de heridas y quemaduras;
  • Lavado oral en la enfermedad periodontal y en la desinfección de la boca para prevenir la neumonía asociada a ventilación mecánica;
  • Preparación de diluciones para la limpieza de la piel.

Es esencial que la persona tenga presente que la dilución del producto ha de ser recomendada por el médico o dentista, conforme con la condición a ser tratada.

De qué forma utilizar

La clorhexidina ha de ser empleada solo sobre la piel o mucosas, conforme la indicación del médico.

1. Clorhexidina enjuague bucal

La clorhexidina en enjuague bucal es muy empleada en la odontología, esta ha de ser empleada por treinta segundos, usando quince ml del enjuague, que corresponde a una tapa llena, dos veces al día, en la mañana y en la noche, después de usar el hilo bucal y cepillar los dientes. Descartar la solución ahora. Es esencial no enjuagarse la boca con agua después de utilizar la clorhexidina para no reducir su eficiencia.

El enjuague bucal de clorhexidina ayuda a quitar las bacterias que ocasionan inflamación en la encía, aparte de reducir la capacitación de placa bucal y progresar el mal aliento.

La clorhexidina enjuague bucal puede encontrarse con los nombres comerciales Periogard o Peridont, por poner un ejemplo, y deben emplearse conforme las indicaciones del dentista.

dos. Clorhexidina desinfectante

La clorhexidina desinfectante puede usarse para la limpieza y desinfección de las manos en centros de salud, por el médico y otros profesionales de salud, y para la higiene de la piel del paciente ya antes de realización de cirugías.

Para emplear la clorhexidina desinfectante, se debe aplicar el producto y distribuyendo suavemente sobre la piel de las manos y antebrazos, masajeando por tres minutos, y enjuagar con agua ahora.

La clorhexidina desinfectante puede encontrarse en forma de solución alcohólica o aguada, o jabón líquido, con un contenido de cero con cinco a cuatro por ciento de digluconato de clorhexidina.

tres. Clorhexidina aerosol

La clorhexidina en aerosol es indicada para la limpieza y desinfección de pequeñas heridas en la piel, y puede ser aplicada de dos a tres veces al día.

Para usar la clorhexidina en aerosol se debe poner el frasco a una distancia de cinco a diez cm de la herida y presionar la válvula de dos a tres veces o conforme el tamaño de la herida.

La clorhexidina en aerosol contiene diez mg de digluconato de clorhexidina en todos y cada ml de solución, esto es, 1 por ciento de clorhexidina, y puede encontrarse bajo los nombres comerciales Acofar, Cristalmina, Bepanthol Plus o Aposan, por servirnos de un ejemplo.

cuatro. Clorhexidina solución

La clorhexidina solución ha de ser empleada sobre la piel donde está la herida, distribuyendo una cantidad suficiente en el área perjudicada, de tres a cuatro veces al día. Se puede cubrir la zona con gasa u otro material, conforme las indicaciones del médico. Vea de qué forma sanar una herida en casa.

Para aplicar la solución de clorhexidina, se debe emplear una compresa, gasa, aplicador o algodón limpios y secos, descartándolos después de su uso, o el aplicador contenido en el empaque del producto. Se debe eludir tocar la punta del frasco y no se debe diluir la clorhexidina en agua ni en otro líquido.

Posibles efectos secundarios

Si bien sea bien tolerada, la clorhexidina puede ocasionar efectos secundarios como capacitación de ampollas o descamación de la piel, enrojecimiento, sensación de ardor intenso, comezón o hinchazón en la zona de la aplicación.

Además de esto, el enjuague bucal de clorhexidina puede ocasionar irritación en la boca, máculas en la superficie de los dientes, sabor metálico en la boca, sensación de ardor, pérdida del sentido del gusto, descamación de la mucosa y reacciones alérgicas. Por tal razón, el uso prolongado ha de ser eludido, debiendo seguirse las recomendaciones del dentista.

A pesar de que es poco frecuente, la clorhexidina asimismo puede ocasionar reacciones alérgicas graves que precisan de atención médica inmediata. Por tal razón, se debe interrumpir el tratamiento y asistir al centro de urgencias más próximo al presentar síntomas como complejidad para respirar o respiración acelerada, sudoración fría, mareos severos, sensación de garganta cerrada, hinchazón de la boca, lengua o semblante, o comezón intensa.

Vea de qué manera identificar los síntomas de una reacción alérgica grave.

Contraindicaciones

La clorhexidina no ha de ser empleada por mujeres embarazadas o en periodo de lactancia ni por personas que son alérgicas a la clorhexidina o a cualquier otro componente de la fórmula.

Además, la clorhexidina no ha de ser empleada en los ojos ni en los oídos, debiendo tenerse cuidado al emplearla en las zonas próximas a estas zonas. En el caso de contacto eventual con los ojos o los oídos, se debe lavar en abudancia con agua.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí