El clonazepam es un fármaco calmante y anticonvulsivo, indicado para el tratamiento de las crisis epilépticas, trastornos de ansiedad, como síndrome de pavor y trastornos del humor, como depresión o altercado bipolar, puesto que actúa inhibiendo ligeramente el sistema inquieto, provocando un efecto tranquilizante, sedativo y relajante muscular.

Este fármaco puede encontrarse en las farmacias en la forma de tabletas, tabletas sublinguales y gotas, bajo el nombre comercial Rivotril, Kriadex, Rimastine, Kenoket, Panazeclox o Clonax, por poner un ejemplo.

El clonazepam ha de ser siempre y en toda circunstancia empleado con indicación médica y es vendido únicamente bajo la prescripción y retención de la receta por la farmacia.

El clonazepam es indicado para:

Aparte de eso, el clonazepam puede ser indicado para el tratamiento de la acatisia, que se identifica por una sensación de inquietud interior, acompañada con una necesidad incesante de continuar en movimiento, provocada por el uso de fármacos siquiátricos.

El clonazepam ha de ser tomado por vía oral, siempre y en todo momento en el horario indicado por el médico. Las dosis para adultos y pequeños han de ser orientadas por el médico, y ajustadas conforme a la situación de cada persona, la edad y el género de enfermedad a tratar.

En general, la dosis inicial para adultos cambia de cero con veinticinco mg a uno con cinco mg por día, pudiendo ser aumentada por el médico, hasta el momento en que el inconveniente a tratar sea controlado. En el caso de pequeños, las dosis han de ser calculadas por el pediatra, conforme con la edad y peso anatómico.

La manera de tomar el clonazepam conforme el género de presentación es:

  • Clonazepam comprimidos simples: tomar el comprimido vía oral, con un vaso de agua;
  • Clonazepam comprimido sublingual: poner el comprimido bajo la lengua, y dejar disolver con la saliva, sin masticar, hasta el momento en que esté plenamente absorbido;
  • Clonazepam gotas: las gotas han de ser diluidas con un tanto de agua ya antes de tomarlas. Jamás debe poner las gotas de manera directa en la boca.

En el caso de olvidar tomar la dosis en el horario indicado, sencillamente tomar el fármaco y reiniciar la pauta frecuente. No se debe tomar una dosis doble para compensar las dosis olvidadas.

La duración del tratamiento con clonazepam cambia conforme con la indicación del médico, siendo esencial no suspender el tratamiento por cuenta propia o sin la orientación médica, puesto que este fármaco puede ocasionar dependencia.

Para interrumpir el tratamiento, la dosis de clonazepam ha de ser reducida de forma lenta, para no ocasionar síntomas de abstinencia, como psicosis, temblores, incremento de la producción de sudor, agitación, ansiedad extrema, cansancio, confusión mental, irritabilidad o hasta conmociones, por servirnos de un ejemplo.

Los efectos secundarios más habituales incluyen somnolencia, cansancio, mareos, depresión, inconvenientes de memoria, complejidad para regular los movimientos o pasear.

También, el clonazepam puede producir dependencia física y sicológica, y asimismo puede ocasionar crisis epilépticas, cuando es utilizado de forma excesiva e incorrecta.

El clonazepam puede ocasionar en ciertas personas reacciones alérgicas graves que precisan de atención médica urgente. Por eso, se debe interrumpir el tratamiento y solicitar ayuda médica lo más pronto posible, al presentar síntomas, como complejidad para respirar, sensación de opresión en la garganta, hinchazón en la boca, lengua o semblante. Sepa de qué forma identificar los síntomas de reacción alérgica.

Aparte de eso, se debe comunicar al médico si la persona presenta perturbaciones del humor o del comportamiento, depresión, ansiedad, accesos de pánico, complejidad para dormir o impulsividad, irritación, agitación, agresividad o pensamientos suicidas.

¿El clonazepam engorda o adelgaza?

El clonazepam puede ocasionar perturbaciones en el peso como efecto secundario, pudiendo, en ciertos casos, ocasionar incremento de peso o pérdida de peso.

Como el clonazepam es un fármaco que causa somnolencia, ciertas personas pueden tener menos predisposición para efectuar ejercicio, reduciendo el gasto de calorías cada día, pudiendo llevar al incremento de peso.

En otros casos, el clonazepam puede generar el perder peso, debido a su efecto secundario de reducir el hambre.

No obstante, es esencial destacar que el clonazepam no es indicado para engordar o adelgazar, siendo que las perturbaciones de peso pueden suceder debido a los efectos secundarios.

El clonazepam no ha de ser tomado por personas que padezcan de glaucoma de ángulo agudo cerrado, insuficiencia respiratoria o enfermedades graves del hígado, puesto que este fármaco puede ocasionar encefalopatía hepática.

El clonazepam tampoco ha de ser empleado en personas alérgicas a las benzodiazepinas o a cualquier otro componente de la fórmula.

Por otro lado, el uso del clonazepam está desaconsejado en mujeres embarazadas y lactantes, debiendo siempre y en toda circunstancia ser evaluado por el médico los peligros y beneficios del tratamiento, puesto que puede dañar al embrión y ocasionar dependencia en el bebé.

A lo largo del tratamiento con clonazepam, se debe eludir tener actividades como conducir, emplear máquinas pesadas o efectuar actividades peligrosas, debido a los efectos secundarios de somnolencia o mareos. Aparte de eso, el uso de alcohol puede acrecentar los efectos secundarios de este fármaco, habiendo de ser eludido su consumo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí