Secar el pene después de mear y lavarlo apropiadamente tras cada relación íntima son ciertos cuidados que garantizan una buena higiene íntima, la que ha de ser efectuada para no dañar la salud íntima del hombre y eludir el surgimiento de enfermedades o bien infecciones graves.

El pene es un órgano que precisa cuidados apropiados y que ha de ser lavado con cautela para asegurar la remoción de toda la suciedad.

Ciertos pasos imprescindibles en la higiene íntima del hombre son los siguientes:

1. Lavar apropiadamente el pene al bañarse

Para lavarlo apropiadamente, se debe retraer el prepucio, que es la piel que cubre el bálano del pene, limpiarlo con jabón íntimo con un pH entre cinco y seis y después removerlo con rebosante agua.

Es esencial retirar todas y cada una de las secreciones blancas que son producidas de forma natural por el pene, lavando todos y cada uno de los pliegues del bálano. Este lavado debe hacerse al bañarse, al menos, una vez al día.

Tras bañarse, asimismo es imprescindible secar bien el pene con la toalla, con la intención de reducir la humedad en la zona y eludir el surgimiento de infecciones por hongos o bien bacterias.

dos. Secar el pene después de mear

Si bien muchos hombres crean que no es preciso secar el pene, esto verdaderamente no es de esta manera, puesto que la humedad y los restos de orina que quedan pueden causar el desarrollo de hongos y de otro género de infecciones.

Por tanto, lo idóneo es que, después de mear, se pase un pedazo de papel del váter en la abertura del pene para secar restos de orina, ya antes de ponerse nuevamente la lencería.

tres. Lavar el pene tras tener relaciones íntimas

Después de cualquier relación íntima, los genitales deben lavarse adecuadamente para asegurar la remoción de los restos de esperma y otras secreciones. Además, este lavado asimismo es fundamental después de haber usado un preservativo a lo largo de la relación íntima, con el propósito de quitar los restos de lubrificante.

cuatro. Mudar de lencería siempre y cuando sea preciso

Para sostener una buena higiene, es esencial mudar de lencería después de actividades físicas, relaciones íntimas y, evidentemente, después de bañarse. Además de esto, la lencería siempre y en todo momento ha de ser de algodón, puesto que los materiales sintéticos complican la transpiración de la piel y aumentan la acumulación de sudor, lo que por su parte acrecienta el peligro de infecciones y enfermedades del pene.

cinco. Dormir sin lencería

Dormir sin lencería previene el surgimiento de hongos y también infecciones, puesto que de esta forma se evita la acumulación de humedad, sosteniendo la piel seca y fresca. Además, el empleo de lencería a lo largo de la noche puede fortalecer el incremento de la temperatura en los testículos, lo que podría dañar la calidad del esperma.

Consecuencias de la mala higiene del pene

La carencia de higiene, además de acrecentar el surgimiento de olores desapacibles o bien de infecciones por hongos o bien bacterias, asimismo puede acrecentar el peligro de inflamaciones en el pene, como la balanitis, que provocan síntomas desapacibles como comezón, dolor, calor, enrojecimiento, secreción amarillenta y ardor en el pene.

Caso de que brote de forma muy usual, la inflamación del pene asimismo puede generar perturbaciones en la células de la zona, lo que podría ocasionar una situación de cáncer.

Además, la carencia de higiene del mismo modo puede tener impacto en la mujer, puesto que merced a la carencia de cuidados por la parte del hombre, esta queda más expuesta a bacterias y hongos causantes de enfermedades.

Vea en el próximo vídeo de qué manera lavar el pene adecuadamente para eludir enfermedades:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here