No hay un tratamiento capaz de sanar el herpes zóster, por lo que el virus ha de ser eliminado por el sistema inmune de cada persona. No obstante, pueden ser usados ciertos antídotos naturales como baños de avena y de manzanilla para asistir a calmar la comezón, el malestar en la piel y apresurar la cicatrización de la piel.

Estos antídotos caseros pueden complementar el tratamiento indicado por el médico, no obstante, estos solo deben aplicarse en zonas de la piel que no tengan heridas abiertas, debido a que pueden ocasionar más irritación y agudizar los síntomas.

El herpes zóster puede regresar a surgir en cualquier instante en personas que ya han tenido varicela o el propio herpes zóster, ya que el virus continúa inactivo en el cuerpo por muchos años, pudiendo haber signos y síntomas nuevamente cuando hay una minoración del sistema inmune, como en el caso de VIH, tratamiento contra el cáncer o alguna enfermedad autoinmune, por poner un ejemplo.

Ciertos antídotos caseros para tratar la culebrilla son:

1. Compresas de vinagre de manzana

El vinagre de manzana tiene geniales propiedades para tratar irritaciones y lesiones de la piel. En el caso de la culebrilla, la acidez del vinagre ayuda a secar las ampollas y a facilitar la cicatrización de las heridas, reduciendo la comezón y el malestar.

Ingredientes

  • 1 Taza de vinagre de manzana;
  • 1 taza de agua templada.

Modo de preparación

Mezclas los ingredientes en un recipiente y poner compresas o pedazos de lona limpia en la mezcla hasta el momento en que queden completamente empapados. Retirar el exceso de líquido de las compresas y aplicar de manera directa sobre la piel perjudicada y sin heridas por cinco minutos. Dejar secar la piel al aire libre.

dos. Pasta de almidón de maíz y bicarbonato

Esta pasta preparada con almidón de maíz y bicarbonato de sodio es una genial forma natural de secar las lesiones del herpes zóster y al tiempo aliviar la irritación de la piel, reduciendo el malestar de la infección por el virus.

Ingredientes

  • diez gramos de almidón de maíz (maizena);
  • diez gramos de bicarbonato de sodio;
  • Agua.

Modo de preparación

Mezcla el almidón de maíz y el bicarbonato en un pequeño plato y añada ciertas gotas de agua hasta conseguir una pasta homogénea. Finalmente aplique esta pasta sobre las ampollas del herpes zóster, eludiendo las zonas que tengan heridas abiertas.

Tras diez a quince minutos, retire la pasta con agua templada y repita el proceso múltiples veces al día.

tres. Baño de avena

La avena contiene ácido pantoténico, beta-glucanos, vitaminas B1 y B2 y aminoácidos, estos componentes hacen de ella un genial antídoto natural para resguardar y aliviar la piel irritada.

Ingredientes

  • cuarenta gramos de avena;
  • 1 litro de agua caliente.

Modo de preparación

Entremezclar los ingredientes en un recipiente y dejar descansar hasta el momento en que el agua esté tibia. Colar y bañarse usando esta agua de avena sobre la zona perjudicada, preferentemente sin emplear ningún otro género de jabón.

cuatro. Aceite de caléndula

Los flavonoides presentes en el aceite de caléndula tienen propiedades antiinflamatorias que dismuyen la irritación de la piel y favorecen la cicatrización de las ampollas, reduciendo el malestar ocasionado por el herpes zóster.

Ingredientes

Modo de preparación

Poner un tanto de aceite de caléndula en la mano y ponerlo sobre las ampollas del herpes zóster, dejando que se seque al aire libre. Este proceso puede repetirse múltiples veces al día, singularmente tras bañarse.

cinco. Baño de manzanilla

La manzanilla es muy empleada como calmante natural, no solo para el sistema inquieto sino más bien asimismo para la piel,  pudiendo ser usada en irritaciones e inflamaciones cutáneas, ayudando a progresar el dolor y la comezón que causa la culebrilla.

Ingredientes

  • cinco cucharadas de flores de manzanilla;
  • 1 litro de agua hirviendo.

Modo de preparación

Poner los ingredientes en un recipiente y dejar descansar a lo largo de diez minutos. Colar y usar el agua templada para lavar la zona perjudicada por el herpes zóster.

Aparte de esto, asimismo hay algunas pomadas de manzanilla que pueden ser puestas sobre las ampollas, ayudando a reducir la comezón durante el día.

Otros cuidados que se deben tener

Además, asimismo se deben tener ciertos cuidados en casa para asistir al organismo a suprimir el virus, calmar los síntomas, apresurar la restauración y reducir el malestar ocasionado por la infección, estos son:

  • Sostenerse de reposo y eludir efectuar sacrificios donde se gaste mucha energía;
  • Tomar muchos líquidos a lo largo del día;
  • Sostener la zona perjudicada siempre y en toda circunstancia limpia y seca;
  • Eludir cubrir la piel perjudicada, dejándola respirar;
  • No rascarse las ampollas;
  • Aplicar compresas frías sobre la zona, para reducir la comezón.

Aparte de esto, si la comezón y el dolor no mejoran con las compresas, puede preguntar un dermatólogo a fin de que indique el uso de cremas o pomadas que asistan a calmar los síntomas y cuando el dolor es intensísimo, el médico podría recetar calmantes como el paracetamol. Conozca más sobre el herpes zóster y de qué forma se efectúa el tratamiento médico.

Aparte de esto, la nutrición asimismo puede asistir a progresar el herpes, vea de qué manera en el vídeo a continuación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí