La centella asiática es una planta rica en ácido asiático, flavonoides, carotenoides, vitamina C, B y antioxidantes, siendo muy empleada en la medicina aiurveda y en la medicina usual, que es utilizada en el tratamiento de enfermedades de la piel, como dermatitis, malatía y soriasis, aparte de usarse en casos de ansiedad, mala circulación y cansancio mental.

Esta planta, asimismo famosa como Gotu Kola, aporta todos estos beneficios merced a sus propiedades antiinflamatorias, desinfectantes, calmantes, cicatrizantes y estimulantes.

El uso de la centella asiática por norma general se efectúa en forma de té, tintura o cápsulas, aparte de pomada, gel o crema, habiendo de ser siempre y en toda circunstancia utilizada bajo la orientación de un fitoterapeuta o un profesional de salud con conocimiento en plantas medicinales.

Para qué vale

Los primordiales beneficios de la centella asiática son:

1. Fomentar la cicatrización

La ingesta de esta planta o la aplicación en la piel en forma de crema, pomada o gel reduce la inflamación y aumenta la producción de colágeno, mejorando la cicatrización de heridas cerradas y quemaduras. En estos casos, una de las recomendaciones de uso en adultos es la ingesta de 1 a dos comprimidos de diez mg de extracto de centella asiática tres veces al día, ya antes de de las comidas, a lo largo de cuatro semanas.

Como la centella asiática asimismo tiene propiedades desinfectantes y antiinflamatoria, asimismo se aconseja como pomada o crema para el tratamiento de otros inconvenientes de la piel, como dermatitis y malatía.

dos. Progresar la circulación

La centella asiática ayuda a robustecer las venas y progresar la circulación sanguínea, fomentando la mejora de las venas varicosas y hemorroides, aparte de reducir la inflamación, adormecimiento, cansancio y calambres en las piernas. Además de esto, esta planta ayuda en el tratamiento y prevención de enfermedades cardiovasculares, como derrame, aterosclerosis, presión alta e infarto. Vea otras formas de prosperar la circulación.

Estudios probaron que el tratamiento con la ingesta de cápsulas o comprimidos con sesenta a ciento veinte mg de centella asiática a lo largo de tres meses mejora los síntomas de venas varicosas y de mala circulación.

tres. Reducir la inflamación

Debido a su acción antioxidante, antinflamatorio y desinfectante, la centella asiática puede emplearse en el tratamiento de enfermedades inflamatorias, como artritis reumatoide o lupus.

Además de esto, una investigación [1] probó que la aplicación en la piel de una crema a base de extracto de esta planta a lo largo de tres a ocho semanas asimismo ayuda a reducir las lesiones de la soriasis.

cuatro. Tratar la flaccidez y estrías

La ingesta de té y el uso de cremas a base de centella asiática asisten a eludir y reducir estrías. Además de esto, esta planta combate la flaccidez y las arrugas, debido a los flavonoides, antioxidantes y vitamina C que contiene, los que previenen el envejecimiento precoz y estimula la producción de colágeno, que es esencial para sostener la piel hidratada y tonificada.

cinco. Reducir la ansiedad y prosperar el humor

La centella asiática actúa en el sistema inquieto, y la ingesta del extracto o del té de de esta planta, fomenta una función estimulantes, revigorizante y tranquilizante, siendo generalmente empleada para tratar la ansiedad, insomnio, progresar el humor y las funciones cognitivas.

Una investigación [2] probó que la ingesta de setecientos cincuenta mg de extracto de centella asiática por dos meses contribuye a progresar la memoria, concentración y el humor. Este estudio verificó que la ingesta de mil mg de extracto de esta planta a lo largo de seis meses mejoró la depresión, insomnio y pérdida del hambre en adultos mayores.

seis. Prevenir y combatir el cáncer

Los antioxidantes y la vitamina C presentes en la centella asiática resguardan a las células contra los daños de los radicales libres, previniendo diferentes géneros de cáncer.

Además de esto, ciertos estudios [2], [3], [4] sugieren el uso de esta planta para el tratamiento de ciertos géneros de cáncer, ya que múltiples de sus compuestos, como el ácido asiático y asiaticosídeoo, tienen propiedades que tornan a la centella asiática capaz de reducir el desarrollo de tumores y combatir la células cancerígenas en el colon, hígado. próstata y mama, por servirnos de un ejemplo.

siete. Tratar úlceras gástricas

Los antioxidantes y los compuestos desinfectantes de hoja de centella asiática asisten a progresar la cicatrización en el estómago, pudiendo asistir en el tratamiento de úlceras gástricas.

Además de esto, la centella asiática aumenta la producción de GABA, que es un aminoácido que ayuda a reducir la ansiedad y el agobio, que están relacionados directamente con perturbaciones en el estómago.

ocho. Asistir a progresar la retención de líquidos

Una investigación[1] efectuado en ratones probó que la centella asiática ayuda a tratar el edema e hipertensión ocasionados por la retención de líquidos, debido a que el extracto de alcohol metílico logrado de las hojas de esta planta tiene un efecto diurético, haciendo que se pierda el líquido en demasía, pudiendo prosperar  los síntomas ocasionados por la retención en casos de diabetes y enfermedades nefríticos y del hígado.

No obstante, es preciso que se efectúen estudios en humanos para confirmar el efecto diurético de la centella asiática.

De qué forma tomar Centella asiática

La centella asiática puede consumirse en forma de té, tintura o cápsulas, y usarse en la piel en forma de crema o lociones para aplicaciones locales.

Esta planta puede encontrarse en farmacias y tiendas de productos naturales. La cantidad recomendada varia conforme al inconveniente a tratar. No obstante, las recomendaciones generales son:

  • Cápsulas de hojas secas: hasta tres veces al día;
  • Comprimidos: hasta tres veces al día;
  • Tés de hojas secas: hasta tres tazas (setecientos cincuenta ml) por día;
  • Tintura: de dos a cuatro cucharadas por día.

Otra forma en que la centella asiática en general se aconseja es en pomada que contenga 1 ml de tintura de esta planta, sugiriéndose aplicarse hasta dos veces al día.

La ingesta máxima recomendada de centella asiática es de hasta 1 mg/kg de peso anatómico al día por hasta seis semanas. Quien tiene la recomendación de consumir esta planta por un largo periodo (hasta seis semanas) debe hacer una pausa de dos semanas y después reanudar su consumo.

Debido a que tiene ciertas contraindicaciones, el consumo de centella asiática debe efectuarse de preferencia con la orientación de un profesional de la salud especialista en el uso de plantas medicinales.

De qué manera hacer té de Centella asiática

El té de centella asiática debe prepararse en proporción de 1 cucharada sopera de hojas secas por cada quinientos ml de agua. Se debe hervir agua, añadir las hojas y apagar la estufa. Ahora, tapar el recipiente y dejar descansar a lo largo de diez a quince minutos. Más tarde tomar de dos a tres veces al día.

Posibles efectos secundarios

Los efectos colaterales de la centella asiática se generan primordialmente cuando se emplea en pomada, crema o gel, pudiendo manifestarse enrojecimiento en la piel, comezón y sensibilidad al sol.

La ingesta de dosis muy elevadas de esta planta puede ocasionar náuseas, mareos, dolor estomacal, vómitos y cefalea.

Contraindicaciones

La centella asiática está desaconsejada en embarazadas, a lo largo de la lactancia y en personas con inconvenientes en el hígado o riñones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí