Los trastornos de la tiroides pueden provocar cambios en la regla. Las mujeres que padecen de hipotiroidismo pueden tener un periodo menstrual irregular y más intenso, aparte de sentir más dolores menstruales, al tiempo que en el hipertiroidismo, es más habitual una reducción del sangrado o amenorrea, que es la carencia de regla.

Estos cambios menstruales pueden ocurrir por el hecho de que las hormonas tiroideas influyen de manera directa en el funcionamiento del sistema reproductivo, interaccionando con las hormonas sexuales de la mujer, como los estrógenos y la progesterona, ocasionando desajustes en el ciclo menstrual e inclusive inconvenientes para quedar encinta. Conozca más sobre las hormonas femeninas.

Por esta razón, es esencial estar al loro a ciertas señales de que existe alguna perturbación en el periodo menstrual, como regla rebosante o retraso de la primera regla (menarca), por poner un ejemplo, siendo de máxima importancia el control no solo con el endocrino para asistir a regular las perturbaciones, sino más bien asimismo con un ginecólogo.

De qué forma la Tiroides afecta la Regla

Los posibles cambios que pueden suceder en el ciclo menstrual son:

Cambios en caso de hipotiroidismo

Cuando la tiroides genera menos hormonas de lo que debería, puede ocurrir:

  • Regla ya antes de los diez años, que puede suceder pues el incremento de la TSH tiene un pequeño efecto afín a las hormonas FSH y LH, que son las responsables de regular la regla.

  • Regla adelantada, esto es, la mujer que tenía un ciclo menstrual de treinta días, puede alterarse y reducir a un ciclo de veinticuatro días, por servirnos de un ejemplo, o la regla podría bajar fuera de la data prevista;

  • Regla rebosante, esta es una situación llamada menorragia, que se identifica por un flujo menstrual rebosante, siendo preciso mudarse la toalla intima con una mayor frecuencia a lo largo del día y, aparte de esto, la regla podría perdurar perdurar más días de lo normal;

  • Incremento del dolor de vientre, llamado dismenorrea,que ocasionar dolor pélvico, cefalea y malestar, pudiendo ser preciso tomar calmantes para calmar el dolor.

Otra perturbación que puede suceder es la complejidad para quedar encinta, pues hay una minoración de la fase lútea. Aparte de esto, podría surgir galactorrea, que es la salida de «leche» por los pezones, si bien la mujer no este encinta. Vea más sobre la galactorrea y de qué forma se efectúa el tratamiento.

También, cuando la encinta con hipotiroidismo no es tratada, puede tener serias consecuencias sobre el curso de la gestación, parto y salud del recién nacido.

Cambios en el caso de hipertiroidismo

Cuando la tiroides genera más hormonas de lo que debería, pode surgir:

  • Retraso de la 1ª regla o menarca, que ocurre cuando se presenta hipertiroidismo en la infancia;

  • Retraso en la regla, notándose un intervalo mayor entre un ciclo menstrual y otro, ocasionado por las perturbaciones hormonales;

  • Minoración de flujo menstrual, que puede apreciarse en el uso de las toallas sanitarias por el hecho de que hay menos cantidad de sangre por día;

  • Ausencia de la regla, llamado amenorrea, la que puede sostenerse suprimida a lo largo de múltiples meses.

Tras una cirugía para retirar parte de la tiroides, asimismo brotan cambios en la regla. Después de la cirugía, y aún en el centro de salud, puede generarse un sangrado severo, aun si la mujer toma generalmente la pastilla de uso progresivo. Este sangrado puede perdurar dos o tres días y, tras dos a tres semanas, puede haber una nueva regla, que puede llegar inopinadamente y esto señala que la mitad de la tiroides que continúa, se está amoldando a la nueva realidad y requiere ajustarse con relación a la cantidad de hormonas que precisa generar.

Cuando la tiroides se suprime por completo a través de una cirugía, va a ocasionar un hipotiroidismo y, en estos casos, el médico podría señalar la realización de una terapia de remplazo hormonal para regular la regla. Conozca en qué consiste la cirugía de la tiroides y de qué manera se efectúa la restauración.

En qué momento asistir al médico

Se debe asistir a una consulta con un ginecólogo si se presentan los próximos cambios:

  • Si tiene más de doce años y aún no presenta menstruación;

  • Continuar más de noventa días sin regla, si no está tomando pastillas de uso progresivo, ni está embarazada;

  • Tener un incremento de los cólicos menstruales, que le impiden trabajar o estudiar;

  • Cuando aparece un sangrado por más de dos días absolutamente fuera del periodo menstrual;

  • Si la regla está más rebosante que lo habitual;

  • Si la regla dura más de ocho días.

El médico puede pedir exámenes de TSH, T3 y T4 para valorar las hormonas tiroideas, y contrastar si es preciso tomar fármacos para regular la tiroides y normalizar la regla. El uso de la pastilla anticonceptiva ha de ser discutida con el ginecólogo.

Vea de qué manera regular la tiroides con la alimentación:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí