El autismo, a nivel científico conocido como Trastorno del Fantasma Autista, es un síndrome caracterizado por inconvenientes en la comunicación, socialización y en el comportamiento, por norma general es diagnosticado entre los dos y tres años de edad.

Este síndrome genera ciertas peculiaridades concretas en los pequeños que lo presentan, como complejidad para comunicarse, expresar ideas y sentimientos, incomodidad al estar rodeado de personas y eludir el contacto visual, aparte de patrones repetitivos y movimientos estereotipados, como continuar bastante tiempo sentado balanceando el cuerpo cara enfrente y cara atrás.

Primordiales síntomas

Ciertos síntomas y peculiaridades más habituales del autismo incluyen:

  • Complejidad en la interacción social, como contacto vidual, expresión facial, ademanes, complejidad para hacer amigos, como para expresar emociones;
  • Complejidad para comunicarse, como empezar o bien sostener una charla, empleo repetido del lenguaje;
  • Cambios en el comportamiento, patrones repetitivos de la conducta, tener muchas «manías» y presentar un fuerte interés por algo concreto, como el ala de un aeroplano por poner un ejemplo.

Estos signos y síntomas pueden ser leves, pudiendo aun pasar inadvertidos, a graves, los que interfieren mucho en el comportamiento y en la comunicación del pequeño. Conozca más sobre de qué manera identificar los primordiales síntomas de un pequeño con autismo.

De qué forma se confirma el diagnóstico

El diagnóstico del autismo es efectuado por el pediatra o bien siquiatra, por medio de la observación del pequeño y de la realización de ciertas pruebas diagnósticas, entre los dos y tres años de edad.

El autismo puede confirmarse cuando el pequeño presente peculiaridades de las tres áreas que son perjudicadas en este síndrome: interacción social, perturbación conductual y fallas en la comunicación. No es preciso presentar una lista extensa de los síntomas a fin de que el médico llegue al diagnóstico, puesto que este síndrome se manifiesta en diferentes grados, con lo que el pequeño puede ser diagnosticado con autismo leve, por servirnos de un ejemplo. Conozca más sobre los síntomas autismo leves.

De esta manera, el autismo, es a veces prácticamente inapreciable y puede ser confundido con poquedad, falta de atención o bien excentricidad, como ocurre en el caso del síndrome de Asperger y en el autismo de alto funcionamiento, por servirnos de un ejemplo. De ahí que, el diagnóstico de autismo no es moco de pavo y, en el caso de sospecha es esencial asistir al médico a fin de que valore el desarrollo y el comportamiento del pequeño, pudiendo apuntar el diagnóstico y el tratamiento.

Autismo: qué es, causas y tratamiento

Causas del autismo

Cualquier pequeño puede desarrollar autismo, y sus causas todavía son ignotas, pese a que cada vez se desarrollan más investigaciones para conocer su origen.

Ciertos estudios han logrado apuntar a probables factores genéticos, que pueden ser hereditarios, asimismo se habla de posibles factores ambientales, como la infección de determinados virus, consumo de determinados géneros de comestibles o bien contacto con substancias tóxicas, como plomo y mercurio, por servirnos de un ejemplo, que puedan tener gran efecto en el desarrollo del trastorno.

Ciertas primordiales causas posibles incluyen:

  • Deficiencia y anomalía cognitiva de origen genético y hereditario, puesto que se ha observado que ciertos autistas presentan cerebros más grandes y pesados y que la conexión inquieta entre sus células era deficiente;
  • Factores ambientales, como el entorno familiar, dificultades a lo largo del embarazo o bien parto;
  • Perturbaciones bioquímicas del organismo caracterizadas por el exceso de serotonina en la sangre;
  • Anomalía cromosómica mostrada por el desaparecimiento o bien duplicación del cromosoma dieciseis.

Además de esto, hay estudios que apuntan a ciertas vacunas o bien a la reposición en demasía de ácido fólico a lo largo del embarazo, no obstante, todavía no hay conclusiones terminantes sobre estas posibilidades, y las investigaciones deben proseguir desarrollándose para aclarar la cuestión.

De qué forma se efectúa el tratamiento

El tratamiento va a depender del género de autismo que el pequeño tenga y del grado de comportamiento, mas puede ser efectuado con:

  • Empleo de fármacos precriptos por el médico;
  • Sesiones de fonoaudiología para prosperar el habla y la comunicación;
  • Terapia comportamental para facilitar las actividades diarias;
  • Terapia de conjunto para prosperar la socialización del pequeño.

Pese a que el autismo no tiene cura, cuando se efectúa adecuadamente el tratamiento, puede facilitar el cuidado del pequeño, haciendo la vida de los padre un tanto más simple. En los casos más leves, la ingestión de fármacos no es siempre y en toda circunstancia preciso y el pequeño puede llevar una vida muy próxima a lo normal, pudiendo estudiar y trabajar sin restricciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here