Una de las maneras para calmar la tos del bebé es ponerlo de pie o sentado en las piernas de los progenitores a fin de que la cabeza esté más elevada, ya que en esta situación ayuda al bebé a respirar mejor. Otra forma de reducir la tos es darle pequeñas cantidades de agua para reducir la irritación en la garganta.

No obstante, caso de que el bebé tenga fiebre, complejidad para respirar o tos acompañada de vómitos, es esencial llevarlo al pediatra, el que efectuará una evaluación completa y va a poder aconsejar el uso de ciertos fármacos como antibióticos y antialérgicos.

La tos es un síntoma muy habitual en bebés y se presenta como mecanismo de defensa del organismo para procurar expulsar algún comestibles o secreción. Además de esto, la tos en el bebé puede suceder en casos de constipado, bronquitis, asma o rinitis, por poner un ejemplo.

Ciertas medidas caseras que pueden asistir a calmar la tos del bebé son:

  • Dar pequeñas cantidades de agua durante el día, si el bebé tiene más de seis meses, amamantar a libre demanda o darle fórmula al bebé a temperatura entorno para reducir la irritación en la garganta. No obstante, el agua solo debe darse cuando no tenga tos para eludir que se ahogue;
  • Lavar la nariz del bebé con suero fisiológico, y asimismo cuando esté tapada, ya que puede asistir a limpiarla, calmando la tos. Vea de qué forma efectuar un lavado nasal;
  • Hacer inhalaciones con suero fisiológico, con un nebulizador para adecentar e hidratar las vías aéreas, reduciendo la irritación y eludiendo la tos. Otra alternativa es darle un baño templados al bebé con la puerta del baño cerrada, para generar vapor en el entorno, ayudando a la hidratación de las vías aéreas;

Además de esto, en el caso de que el bebé tenga mucha tos a lo largo de la noche, se puede poner una almohada o toallas dobladas bajo el jergón para elevar un tanto la cabecera de la cuna, ya que así, las vías aereas quedan libre y el reflujo reduce, calmando la tos del bebé. Vea otros antídotos caseros para constipados en bebés.

El uso de fármacos ha de estar indicado por el pediatra cuando la tos sea ocasionada por situaciones más difíciles, como rinitis, neumonía o asma. Así, el pediatra puede prescribir ciertos fármacos como antialérgicos, antibióticos, aliviantes o expectorantes, en el que el tiempo de uso y la dosis cambiará conforme a la edad y al estado general de salud del bebé y la causa de la tos.

La tos en el bebé por norma general es un mecanismo de defensa del organismo para quitar secreciones en casos de inconvenientes respiratorios fáciles, como gripe o refriado, que se identifican por la presencia de moco transparente o flema, nariz tapada y complejidad para respirar.

Además de esto, la tos en el bebé puede ser ocasionada por olores fuertes, como humo de cigarrillo, pintura fresca o insecticida, asma, reflujo o infecciones como laringitis, rinitis, bronquitis, neumonía o crup. Aparte de las infecciones, otra causa de tos en bebés es el atragantamiento que puede ser ocasionado por la presencia de un objeto o comestible en la garganta del bebé.

Está indicado llevar al bebé con el pediatra eminentemente si es menor de seis meses, en el caso de tener alguna enfermedad cardiaca o pulmonar y(o presenta ciertos de los próximos síntomas:

  • Tos por más de cinco días;
  • Tos seca y primordialmente a lo largo de la noche;
  • Fiebre de treinta y ocho grados ;
  • Respiración del bebé semeja más veloz de lo normal;
  • Complejidad para respirar, pudiendo haber coloración azulada en los labios;
  • Ruidos o chirridos al respirar;
  • Mucha flema o esta contiene hilos de sangre;
  • Tos con vómitos.

En la consulta con el pediatra, se deben apuntar todos y cada uno de los síntomas que ha presentado el bebé, en qué momento aparecieron y todo cuanto fue hecho para intentar calmar la tos del bebé.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here