La ampicilina es un antibiótico que evita la multiplicación bacteriana, siendo indicado en el tratamiento de infecciones del tracto genitourinario, respiratorio, gastrointestinal y para la meningitis.

Este fármaco es una penicilina, pudiendo encontrarse en forma de cápsulas de doscientos cincuenta y quinientos mg, suspensión oral de doscientos cincuenta mg, en ampolla inyectable de quinientos mg a 1g y en tabletas de 1g. La ampicilina puede ser comprada en las farmacias bajo el nombre genérico o nombres comerciales como Ampigrin, Penbritin, Pentrexyl, Mexapin, AmpiCare, Britapen y Binotal, por servirnos de un ejemplo, debiendo presentar una receta médica.

Cualquier género de antibiótico ha de ser empleado bajo orientación médica y por el periodo indicado de tratamiento, puesto que su uso incorrecto podría causar resistencia al antibiótico y acrecentar el peligro de producir superbacterias resistentes a este género de fármacos.

Para qué vale

La ampicilina sirve para tratar infecciones ocasionadas por distintas bacterias, que incluyen:

  • Infecciones del aparato genitourinario: Escherichia coli, Proteus mirabilis, Enterococos, Shigella, Salmonella typhosa y otros géneros de salmonelas y Neisseria gonorrhoeae no productora de penicilinasa;
  • Infecciones del tracto gastrointestinal: Shigella, Salmonella typhosa y otros géneros de salmonelas, Escherichia coli, Proteus mirabilis y Enterococos;
  • Infecciones del aparato respiratorio: Haemophilus influenzae no productora de penicilinasa y estafilo­­cocos sensibles a la penicilina G, estrep­tococos incluyendo Streptococcus pneumoniae y neumo­cocos.

Además de esto, la ampicilina asimismo puede ser indicada para el tratamiento de la meningitis, eminentemente la bacteria Neisseria meningitidis. El médico puede señalar su uso por vía intravenosa en el caso de sospecha de meningitis, mientras que se espera por los resultados de laboratorio que confirmen la presencia o no de esta bacteria.

De qué manera utilizar

La dosis de ampicilina ha de ser determinada por el médico conforme con el tipo y la gravedad de la infección, cambiando asimismo conforme la presentación. En consecuencia, las dosis recomendadas son las siguientes:

1. Ampicilina quinientos mg a 1 g y en suspensión oral

La ampicilina por vía oral se debe ingerir cuando menos treinta minutos ya antes de las comidas o dos horas después con un vaso de agua. La dosis en general indicada por el médico puede cambiar, debido a que depende de la gravedad de la infección, el estado de la persona y la sensibilidad del germen:

  • Adultos: quinientos mg cada seis horas o mil mg cada ocho horas;
  • Lactantes: cincuenta a cien mg/kg/día;
  • Pequeños <12 años: ciento veinticinco a quinientos mg cada seis a ocho horas.

El tratamiento en general es indicado entre siete a diez días, sin embargo, tanto la dosis como el tiempo pueden cambiar en dependencia del género de infección y la severidad del mismo.

dos. Ampicilina inyectable

La dosis de la ampicilina inyectable, ya sea por vía intramuscular o por vía intravenosa, cambia como se señala en la tabla a continuación:

Infección Adultos Pequeños
Sistema respiratorio doscientos cincuenta a quinientos mg a cada seis horas veinticinco a cincuenta mg/kg/dia en dosis iguales cada seis a ocho horas.
Tracto gastrointestinal quinientos mg cada seis horas cincuenta a cien mg/kg/dia en dosis iguales cada seis a ocho horas.
Sistema genitourinario quinientos mg cada seis horas. cincuenta a cien mg/kg/dia en dosis iguales cada seis a ocho horas.
Meningitis bacteriana ocho a catorce g cada veinticuatro horas cien a doscientos mg/kg/día
Profilaxia de endocarditis y septicemia bacteriana 1 a dos g cada tres a cuatro horas Ampicilina cincuenta mg/kg
Blenorrea quinientos mg dos veces al día por vía intramuscular.

La dosis y el tiempo de uso puede ser mayor, dependiendo si la infección es grave o crónica, por lo que el médico va a poder efectuar estos ajustes si lo considera preciso.

Responda sus dudas sobre qué son los antibióticos y para qué valen.

Contraindicaciones

La ampicilina no debe usarse en personas con hipersensibilidad a la ampicilina, cefalosporinas o algún otro componente de la fórmula.

Además de esto, tampoco ha de ser utilizada para tratar infecciones causadas por microorganismos productores de penicilinasa o en personas con enfermedades virales, leucemia o mononucleosis infecciosa.

En el caso de las mujeres embarazadas, este fármaco solo debe utilizado bajo orientación y prescripción facultativa, puesto que este va a deber valorar el beneficio y peligro del uso de este fármaco. La ampicilina es excretado por medio de la leche materna, motivo por el que asimismo ha de ser utilizado bajo orientación médica a lo largo de la lactancia materna.

Si se ingiere fármacos como alopurinol, anticonceptivos orales, probenecid o antibióticos bacteriostáticos, debe discutirlo con su médico tratante, puesto que podrían causar interactúes medicamentosas con la ampicilina.

Posibles efectos secundarios

Ciertos efectos secundarios más frecuentes que pueden suceder a lo largo del tratamiento con ampicilina son diarreas, náuseas, vómitos y salpullido.

Además de esto, si bien con menos frecuencia, aún pueden presentarse dolor epigástrico, urticaria, picazón extendida y reacciones alérgicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí