Las expresiones «ahogamiento secundario» o «ahogamiento en seco» se usan popularmente para describir situaciones en las que la persona termina muriendo después de haber pasado (unas horas ya antes) por una situación de prácticamente ahogamiento. No obstante, estos términos no son reconocidos por la comunidad médica.

Esto es debido a que, si la persona pasó por un episodio de prácticamente ahogamiento, mas no muestra ningún síntoma y respira generalmente, no corre peligro de muerte y no debe preocuparse por un «ahogamiento secundario».

No obstante, si la persona fue salvada y en las primeras ocho horas presenta algún síntoma como tos, cefalea, somnolencia o complejidad para respirar, habrá de ser evaluada en el centro de salud para cerciorarse de que no haya inflamación de las vías respiratorias que pueda poner la vida de la persona bajo riesgo.

Primordiales síntomas

La persona que presenta un «ahogamiento seco» puede respirar, charlar y comer en general, mas tras cierto tiempo puede presentar los próximos signos y síntomas:

  • Dolor de cabeza;
  • Somnolencia;
  • Cansancio excesivo;
  • Espuma saliendo por la boca;
  • Complejidad para respirar;
  • Dolor en el pecho;
  • Tos constante;
  • Confusión mental;
  • Fiebre.

Estos signos y síntomas acostumbran a surgir hasta ocho horas tras el episodio de prácticamente ahogamiento, que puede acontecer en playas, lagos, ríos o piscinas, mas que asimismo pueden aparecer tras la inspiración del propio vómito.

Qué hacer si sospecha de un ahogamiento secundario

En el caso de prácticamente ahogamiento es fundamental que la persona, familiares y amigos estén atentos a la aparición de síntomas a lo largo de las primeras ocho horas.

En caso se sospeche de «ahogamiento secundario» se debe llamar al número de urgencia local, explicando lo que está sucediendo o llevar a la persona de forma inmediata al centro de salud, a fin de que se efectúen exámenes como una radiografía y una oximetría para contrastar la función respiratoria.

Tras el diagnóstico, el médico puede prescribir el uso de oxígeno y fármacos para facilitar la salida del líquido amontonado en los pulmones. En los casos más graves posiblemente la persona deba quedarse hospitalizada bajo ventilación mecánica.

Conozca qué hacer en el caso de ahogamiento y de qué forma eludir esta situación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí