El agobio y la ansiedad son expresiones que en general se usan a referirse a exactamente la misma situación, no obstante, pueden distinguirse por el factor que lleva a la manifestación de los signos y síntomas. El agobio por norma general está relacionado con cualquier situación o pensamiento que genere frustración y nerviosismo, que acaba por desaparecer de manera espontánea, al tiempo que la ansiedad está relacionada con el temor irracional, consternación, preocupación excesiva y sofocación debido a la sensación de riesgo e inseguridad, siendo más habitual en enfermedades siquiátricas, como en la depresión.

Pese a ser desencadenados por causas diferentes, el agobio y la ansiedad tienen síntomas semejantes, como incremento de los latidos cardiacos, temblores, boca seca, perturbación del sueño, complejidad para concentrarse y incremento del hambre, por poner un ejemplo. No obstante, los síntomas de agobio acostumbran a ser pasajeros, al paso que los de la ansiedad duran de días a semanas.

Síntomas del agobio o ansiedad

El agobio y la ansiedad generan síntomas físicos y sicológicos semejantes no obstante, los síntomas de agobio acostumbran a pasar en pocas horas cuando el factor desencadenante es eliminado, al tiempo que los de la ansiedad pueden continuar pese a que el factor responsables del comienzo de los síntomas sea eliminado.

Los primordiales síntomas físicos y sicológicos del agobio y ansiedad son:

  • Corazón y respiración acelerada;

  • Sudoración, primordialmente en las manos;

  • Temblores y mareos;

  • Boca seca;

  • Sensación de nudo en la garganta o que la voz no sale;

  • Morderse la uñas;

  • Ganas usuales de mear y dolor de barriga.

No obstante, cuando estos síntomas son usuales pueden surgir otros, como por ejemplo:

Síntomas físicos Síntomas sicológicos
Incremento de los latidos cardiacos

Perturbaciones del sueño, pudiendo dormir poco o mucho y aún así continuar fatigado

Respiración jadeante

Complejidad para concentrarse

Temblores y mareos

Incremento de grasa en la piel y surgimiento de espinillas

Boca seca y sensación de nudo en la garganta

Incremento de peso y de la grasa del abdomen

Tensión muscular

Incremento o minoración del hambre

Diarrea o estreñimiento

Intranquilidad
Cefalea

Complejidad para tomar resoluciones

Además de esto, en el caso de la ansiedad, posiblemente broten otros síntomas sicológicos como:

  • Preocupación excesiva;
  • Temor constante;
  • Sensación de que algo malo puede suceder;
  • Sensación de no supervisar los propios pensamientos.

Los síntomas de la ansiedad acostumbran a surgir eminentemente cuando es preciso exponer, como en presentaciones de trabajos o asambleas, por servirnos de un ejemplo, pudiendo haber síntomas días ya antes debido a la preocupación excesiva de la opinión de las otra presentase imaginarse múltiples escenarios al instante de la presentación. Conozca la diferencia entre los síntomas de agobio físico y sensible.

Por otra parte, los síntomas de agobio pueden generarse a consecuencia de situaciones del día a día, como presión en el trabajo, tráfico, falta de tiempo para el ocio y inconvenientes familiares, por servirnos de un ejemplo.

Posibles consecuencias del agobio y ansiedad

Como el agobio y la ansiedad generan síntomas físicos y sicológicos, posiblemente haya ciertas perturbaciones en el organismo que los hagan más evidentes a lo largo de las crisis de agobio y ansiedad, siendo los principales:

  • Perturbaciones gastrointestinales, en que puede haber diarrea o estreñimiento;
  • Inflamación del intestino, incrementando el peligro de síndrome de colon irritable;
  • Incremento de peso y de la grasa del abdomen, en ciertos casos, lo que resulta en perturbaciones de los niveles de colesterol, triglicéridos y presión arterial, incrementando el peligro de síndrome metabólico;
  • Desarrollo de úlcera en el estómago, ya que puede haber mayor producción de ácido en el estómago, ocasionando inflamación incesante en la zona;
  • Gastritis, que corresponde a la inflamación crónica de la pared del estómago que puede ser ocasionada por agobio crónico;
  • Minoración del funcionamiento del sistema inmunológico, que aumenta el peligro de desarrollar enfermedades infecciosas.

Además de esto, en ciertos casos, cuando el agobio y la ansiedad son crónicos, posiblemente las uñas sean más débiles y frágiles, la piel con apariencia más reseca y se note una mayor caída de pelo.

Qué hacer para calmar los síntomas

Para calmar los síntomas de agobio y ansiedad, y eludir nuevas crisis, es esencial adoptar medidas que puedan asistir a relajar y fomentar la sensación de bienestar, como practicar actividad física, pensar, efectuar técnicas de respiración y tomar un té con propiedades calmantes, como té de manzanilla o de valeriana, por servirnos de un ejemplo. Vea otras alternativas de calmantes naturales.

Por otra parte, cuando el agobio y/o ansiedad son usuales o los síntomas no se calman con estas medidas caseras, es esencial preguntar al sicólogo, ya que, así es posible identificar los factores que llevan al surgimiento de los síntomas y, así, orientar el tratamiento conveniente. En ciertos casos, puede ser asimismo preciso preguntar al siquiatra a fin de que valore la necesidad del uso de fármacos como Alprazolam o Diazepam, por servirnos de un ejemplo. Conozca otros fármacos para la ansiedad.

Vea en el próximo vídeo más consejos para calmar los síntomas de agobio y de ansiedad:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí