La afasia es un trastorno del lenguaje ocasionado por un daño en el cerebro, como un accidente cerebrovascular (ACV), tumor en el hemisferio izquierdo accidentes que impliquen un golpe en la cabeza o infecciones cerebrales, por poner un ejemplo, complicando la entendimiento y expresión oral, escrita y de lectura. La afasia puede presentarse en la niñez o en la adultez.

La afasia puede clasificarse en dos tipos primordiales, la afasia de Wernicke, en que la persona tiene complejidad para entender el lenguaje; y la afasia de Broca, en que hay una perturbación en la expresión del lenguaje. Esta clasificación va a depender del área perjudicada y la gravedad de los signos y síntomas.

El tratamiento de la afasia depende de la causa, pudiendo ser preciso cirugía para remover un tumor o fármacos en casos en el caso de un ACV, por servirnos de un ejemplo, no obstante, la rehabilitación con un terapeuta del lenguaje es esencial a fin de que la persona consiga recobrar las habilidades de compresión y expresión oral y escritas.

Primordiales síntomas

La afasia se caracteriza, de forma general, por la complejidad para entender el lenguaje y poder expresarse, ya sea de forma oral o escrita, lo que va a depender del género de afasia que se presente, siendo los primordiales síntomas:

  • Complejidad para empezar una frase;
  • Habla más lenta;
  • Oraciones con escasas palabras;
  • Complejidad para articular las palabras;
  • Perturbación en la compresión de órdenes orales o escritas;

La pérdida de la capacidad para charlar y entender el lenguaje puede ser temporal, en dependencia de la causa. Por esta razón es esencial que frente a la presencia de síntomas sugestivo de afasia se consulte al neurólogo a fin de que confirme el diagnóstico y se empiece el tratamiento conveniente conforme a la gravedad de los síntomas y el género de afasia.

Géneros de afasia

La afasia se clasifica en múltiples tipos en dependencia de la ubicación en el cerero de la perturbación, pudiendo ser en una parte concreta hasta una perturbación global del del lenguaje, lo que determinará los signos y síntomas presentados.

Los primordiales género de afasia son:

1. Afasia de Wernicke

La afasia de Wernicke es tipo más habitual de afasia, la que puede ser debido a una perturbación en el lóbulo temporal del cerebro, en que hay un compromiso del área de la entendimiento del habla, habiendo complejidad de la persona para sostener una charla, ya que el contenido de su alegato se torna incongruente.

Además, la afasia de Wernicke se identifica por una complejidad para entender el lenguaje tanto oral como escrito, por lo que la persona no consigue comprender lo que otra le afirma, siendo aún más complejo cuando hay estruendos en el entorno o se le habla veloz, aparte de que le resulta bastante difícil leer un libro, gaceta o periódico debido a que no entiende el contenido escrito.

Otra característica que puede observarse en esta clase de afasia es la baja entendimiento para los números, como identificar la hora del día o contar dinero, por servirnos de un ejemplo.

dos. Afasia de Broca

La afasia de Broca se identifica por una perturbación en el lóbulo frontal del cerebro, en que hay compromiso del área responsable de la expresión del lenguaje, habiendo complejidad para llenar oraciones y la omisión de palabras cortas como «el», «la» o «y» en una oración, por lo que las personas con afasia de Broca acostumbran a charlar con oraciones breves.

Aparte de los síntomas del lenguaje, la persona asimismo puede presentar debilidad o parálisis del brazo y la pierna derecha, ya que el área perjudicada en el cerebro asimismo es la responsable del movimiento de estas extremidades.

En la afasia de Broca no hay complejidad para entender el lenguaje, lo que puede ocasionar frustración en la persona, ya que no consigue expresarse adecuadamente, usando oraciones pequeñas de no más de dos palabras, como: «agua vaso», cuando realmente deseó decir: «deseo un vaso de agua».

tres. Afasia global

La afasia global se identifica por un daño mayor en el cerebro, en el área responsable del lenguaje, por lo que hay una complejidad en la compresión y expresión del lenguaje.

Las personas con afasia global no consiguen comprender lo que otra persona les afirma, por lo que al procurar charlar, tampoco lograrán expresar lo que desean, habiendo un deterioro notable en la calidad de vida de la persona y por ende, la rehabilitación acostumbra a ser limitada, como su tratamiento.

Posibles causas

La afasia puede ser ocasionada por distintas situaciones que comprometen el área del lenguaje, las que deben percibir atención médica inmediata, siendo las principales:

  • Accidente cerebrovascular (ACV);
  • Tumores cerebrales, primordialmente en el hemisferio izquierdo;
  • Golpes en la cabeza;
  • Enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer.

Además de esto, infecciones a nivel cerebral asimismo puede dañar áreas responsables de la compresión y expresión del lenguaje, en el caso de que no se diagnostiquen tempranamente o no se reciba el tratamiento conveniente, dejando secuelas permanentes.

De qué manera se diagnostica

La afasia ha de ser evaluada por un neurólogo en el centro de salud o en el consultorio, lo que va a depender de la causa y gravedad de los síntomas, siendo que en los casos en que los síntomas se presenten de forma gradual, como en el Alzheimer o tumores cerebrales, el médico va a hacer un seguimiento en el consultorio, al tiempo que en casos como accidentes o un ACV, va a ser preciso una evaluación hospitalaria inmediata.

El diagnóstico de la afasia se efectúa de forma clínica y a través de exámenes médicos. En un principios, el neurólogo va a hacer una evaluación clínica del lenguaje de la persona en que le solicitará a la persona contar del 1 al diez, reiterar oraciones simples, nombrar objetos proseguirse instrucciones orales y escritas fáciles, como tocar la punta de su nariz o redactar su nombre, por poner un ejemplo.

Además, el médico va a poder pedir la realización de una resonancia imantada o tomografía computarizada para encontrar la zona del cerebro perjudicada y determinar la causa y gravedad de la afasia.

De qué manera se efectúa el tratamiento

El tratamiento médico de la afasia va a depender de la causa que la generó, siendo preciso una intervención quirúrgica en el caso de un tumor o el uso de fármacos frente a un accidente cerebrovascular, por servirnos de un ejemplo. No obstante, es esencial que la persona tenga un seguimiento médico para estimar la realización de exámenes de rutina para valorar el progreso, aparte de valorar posibles cambios en el tratamiento médico, por poner un ejemplo.

La rehabilitación de la afasia se empieza, en la mayor parte de los casos, con sesiones de terapia de lenguaje con un fonoaudiólogo, a través de actividades que estimulen las áreas del cerebro perjudicadas. En estas sesiones, el médico puede empezar pidiendo a quien se expresarse usando solo el lenguaje, sin emplear señales, ademanes o dibujos, para conocer la situación clínica.

Es esencial que la persona con afasia sea acompañada de un familiar o amigo a fin de que la rehabilitación sea más simple. De este modo, el terapeuta va a poder orientar ciertas recomendaciones, como:

  • Usar oraciones sencillas;
  • Charlar despacio;
  • Dejar que la persona con afasia se exprese de forma lenta;
  • No llenar las oraciones que la persona con afasia procura decir;
  • Eludir entornos con ruido;
  • Emplear dibujos y ademanes para explicar una idea;
  • Hacer preguntas que requieras contestación de «sí» o «no»;
  • Eludir excluir a la persona con afasia de las conversaciones.

Además de esto, una buena recomendación es decirle a la persona con afasia los temas de los que se charlará en una asamblea, ya que de esta manera la persona puede prepararse sobre lo que afirmará, produciendo menos agobio en la construcción oraciones. También, se aconseja la utilización de una libreta para poder expresar las ideas mediante dibujos, por poner un ejemplo, siendo una buena opción usar los dibujos que efectúa con más frecuencia para darles un significado de una emoción u objeto, haciendo más simple la comunicación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí