La acalasia esofágica es una enfermedad del esófago que se identifica por la ausencia de los movimientos peristálticos que empujan los comestibles para el estómago y por el esfínter del esófago, ocasionando síntomas como complejidad para tragar sólidos y líquidos, tos nocturna y pérdida de peso, por poner un ejemplo.

Esta enfermedad puede acontecer en cualquier edad; no obstante, es más frecuente entre los veinte a cuarenta años y va avanzando gradualmente durante los años. Es esencial que la acalasia sea identificada y tratada de manera rápida a fin de que se puedan eludir dificultades, como deficiencias nutricionales, inconvenientes respiratorios y hasta cáncer de esófago.

Los primordiales síntomas de acalasia son:

  • Complejidad para tragar sólidos y líquidos (disfagia);
  • Dolor de pecho;
  • Reflujo gástrico;
  • Tos nocturna;
  • Infecciones de las vías aéreas;
  • Inconvenientes respiratorios

Además, es posible apreciar la minoración de peso, debido a la menor ingesta de comestibles.

La acalasia sucede debido a una perturbación de los nervios que inervan los músculos del esófago, provocando una minoración o ausencia de las contracciones musculares que dejan el pasaje de los comestibles.

La acalasia aún no tiene una causa bien establecida, no obstante, se piensa que puede acontecer a consecuencia de enfermedades autoinmunitarias e infecciones virales. También, ya fueron verificados casos de acalasia debido a la enfermedad de Chagas, produciendo el desgaste de los nervios del esófago por el parásito Trypanosoma cruzi, que es el agente infeccioso responsable de esta enfermedad.

El diagnóstico de la acalasia es efectuado por un gastroenterólogo o clínico general mediante un análisis de los síntomas y observación del esófago a través de exámenes concretos, como endoscopia digestible alta, radiografía contrastada de esófago, estómago o duodeno, y manometría esofágica.

En ciertos casos, asimismo puede ser precisa la realización de una biopsia para identificar si los síntomas presentados están relacionados con cáncer u otras enfermedades. Los exámenes pedidos sirven asimismo para acotar la gravedad de la enfermedad, lo que es esencial a fin de que el médico establezca el tratamiento más conveniente. Conozca más qué es la biopsia y de qué forma se efectúa el tratamiento.

El tratamiento de la acalasia tiene como propósito exender el esófago para permitir el pasaje adecuado de los comestibles para el estómago. Para eso, son usadas ciertas técnicas, como completar un balón en el esófago para exender las fibras musculares permanentemente, y la utilización de nitroglicerina y bloqueadores de calcio ya antes de las comidas, que asisten a relajar el esfínter y reducir los síntomas.

La cirugía empleada en este tratamiento consiste en recortar las fibras musculares del esófago, que a pesar de tener efectos secundarios, ha probado ser la técnica más eficiente para tratar la acalasia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí