Sobre desencadenado

Prometeo, según el mito griego, fue un titán que regaló a los hombres el conocimiento del fuego y de las artes, apiadado de su desnudez y falta de defensas como garras o cuernos. Zeus le castigó por ello a ser encadenado a una roca, en la que un áquila le devoraba cada día el hígado, que le volvía a crecer. Se libró de su castigo al ser liberado por Hércules.

Como Prometeo, los emprendedores mejoran la vida de los hombres. Sin un mercado libre, en el que los emprendedores pueden crear riqueza, las condiciones en las que se desarrolla nuestra vida serían mucho más miserables. Basta ver la diferencia que se ha producido en cincuenta años entre las dos Coreas: la Corea del Norte comunista en la que la población se muere literalmente de hambre y la Corea del Sur capitalista en la que un ciudadano cualquiera puede elegir el menú en un restaurante al que llega en su propio coche, desde su casa cómodamente amueblada y en la que dispone de los últimos equipos de ocio digital y acceso a Internet de alta velocidad.

Pero muchos emprendedores sufren castigo por intentar mejorar la vida de sus semejantes. Los hay que pierden el dinero que han arriesgado para crear su empresa, y en algunos de estos casos el castigo es merecido, al no haber sido capaces de producir algo que tenga valor para los seres humanos, como el fuego o el arte de la medicina que nos regaló Prometeo.

Pero hay otros tormentos que a veces pueden hacer que resulte más deseable estar encadenado a una roca en la que un águila devora tu hígado. Hay que luchar contra los esfuerzos de las administraciones públicas por agostar tu empresa antes de que tenga tiempo de fructificar, con normas, regulaciones e impuestos. Hay que sufrir la incomprensión de familiares y amigos que no entienden por qué no buscas un trabajo normal con un sueldo fijo “como todo el mundo”. Por supuesto, hay que lidiar con clientes que exigen y no pagan, con empleados que cobran y no trabajan. Si a pesar de todo tienes éxito, debes estar preparado para que te consideren un explotador y un avaricioso que gana más dinero del que debería.

Este web tiene como objetivo ayudar a desencadenar a los prometeos que tienen el valor de desafíar las normas y aportar algo de valor a sus semejantes. Procuramos aportar información práctica, relevante y escrita por emprendedores para emprendedores.

El autor principal es Borja Prieto, y de vez en cuando se incluyen entradas de otros autores.