Crear tu negocio es mejor opción por la asimetría de la información


Más de uno al leer el título se preguntará qué es eso de la asimetría de la información. En términos sencillos, es lo que pasa cuando dos personas hacen un trato pero una de ellas tiene más datos acerca de lo que sucede en ese trato que otra. Por ejemplo, hay asimetría de información cuando una persona vende un coche usado a otra y no le explica que en el último año ha pasado ocho veces por el taller por distintos problemas. El vendedor sabe algo que el comprador desconoce, de manera que puede determinar mejor cuál es el precio justo del coche, mientras que el comprador, al ignorar este dato relevante, pagará más de lo que estaría dispuesto a pagar si tuviera la misma información que el vendedor.

Cuando decidimos que queremos invertir dinero en un negocio, nos encontramos con ese problema de la asimetría de la información. Tú puedes pensar que invertir en bolsa es una buena opción, pero tienes muy poca información acerca de la verdadera situación de la empresa en la que vas a invertir. Por supuesto que la normativa de bolsa y los órganos supervisores de cada país obligan a publicar información para paliar esta asimetría, pero el consejero delegado y el director financiero de cualquier empresa del IBEX saben muchas cosas que tú no sabes. Entre otras cosas, cómo están estructurados sus bonus y qué van a hacer para cobrar el 100% de esos bonus, lo que frecuentemente lleva a decisiones que vistas desde fuera parecen irracionales, pero tienen todo el sentido si sabes que a un directivo se le premia por aumentar el beneficio en un trimestre dado más que por crear una estrategia potencialmente interesante dentro de diez años.

Y aquí estamos hablando de invertir en empresas con negocios viables y estables, y con directivos honrados dentro de lo que cabe. Porque también puede suceder que inviertas en empresas como Enron, Worldcom o Gowex, donde la información que tenían los inversores las hacía aparecer como empresas rentables con un futuro prometedor hasta que de un día para otro resultó que esa información se parecía a la realidad como un huevo a una castaña. Incluso los auditores de esas empresas sufrieron el problema de la asimetría de la información, y no fueron capaces de penetrar más allá de lo que los responsables de las mismas quisieron desvelar.

Por esto es por lo que creo que, si vas a invertir dinero en un negocio, es preferible que sea tu negocio. Porque la única manera de evitar el problema de la asimetría de la información es tener toda la información, y eso solo lo puedes conseguir siendo tú el que genera y gestiona esa información.

Es cierto que invertir en crear tu negocio suele ser más arriesgado que invertir en una empresa de toda la vida que cotiza en el IBEX35. Pero también es cierto que la recompensa por arriesgar en crear tu propio negocio es mucho más alta que la rentabilidad que te darán las acciones de cualquier otra empresa.

Si te ha gustado, por favor comparte este artículo para que otros también puedan leerlo:


 Publicado el 05/04/2016