Suficiente


Nathan barry ha escrito un post que a muchos les sonará increíble. En él explica que ya ha ganado todo el dinero que necesita este año, y que de aquí a Diciembre piensa dedicarse a sus hijos (uno de tres años y otro en camino) y a disfrutar de la vida.

Nathan se ha inspirado en la historia que le contaron de un consultor que decidía cada año cuánto quería ganar, y que el mes en el que alcanzaba esa cifra (mayo o junio) dejaba de aceptar nuevos encargos.

La mayor parte de la gente, cuando lee esto, entra en modo pánico: ¿y si después los clientes no le quieren contratar porque han encontrado a otro? ¿qué pasa cuando se jubile? ¿qué pasa si hay un imprevisto y necesita más dinero?

En realidad, en el caso de Nathan él dejó la consultoría y vende infoproductos, así que sigue teniendo ingresos aunque no trabaje hasta diciembre creando productos nuevos o promocionando los actuales. Obviamente así es más fácil (y por eso deberías aprender a generar ingresos con un blog). Pero la idea la puede aplicar cualquiera que trabaje por su cuenta.

Lo que tenemos inculcado en lo más profundo de nuestro cerebro es que tenemos que trabajar todo lo que podamos, ganar todo lo que podamos, y que ya llegará nuestra recompensa en forma de jubilación. Pero, sinceramente, este plan dista mucho de ser ideal. ¿Vas a dedicar los mejores años de tu vida, cuando tienes más energía y más ganas de hacer cosas, a trabajar sin descanso para así, cuando estés viejo y achacoso, tener la libertad de hacer lo que no hiciste cuando eras joven? ¿Vas a renunciar a pasar tiempo con tus hijos mientras crecen? ¿Y si tienes una desgracia y no vives más de 60 años, para qué habrán servido tu trabajo, tu ahorro y tu sacrificio?

La historia de Nathan es otra vuelta de tuerca a lo que escribía en enero sobre la libertad y el valor. Al final, se trata de tomar las riendas de tu vida y decidir cómo quieres vivirla, cuáles son tus prioridades.

Es cierto que la idea de Nathan no es fácil de poner en práctica. No todo el mundo está en una posición que le permita ganar en tres o cinco meses una cantidad suficiente como para vivir durante un año.

Pero, al menos para mí, merece la pena parar y pensar en cómo podría hacer algo así.

Si te ha gustado, por favor comparte este artículo para que otros también puedan leerlo:


 Publicado el 09/04/2014