Análisis de la situación de partida antes de crear un negocio


Si vas a crear un negocio unipersonal, debes saber de dónde partes y qué quieres conseguir con ese negocio. Para ayudar en esto, y como parte del marco para negocios unipersonales, he creado un tablero al que he llamado “GAME CANVAS”. Con el nombre pretendo destacar que al crear un negocio de este tipo eres tú quien marca las reglas del juego.

Esta es la primera versión:

game canvas

Por supuesto, está sujeto a cambios y mejoras, así que si tienes sugerencias soy todo oídos.

Lo explico un poco:

META

En el centro del diagrama está la meta, lo que quiero conseguir creando este negocio. Esto debería definirse en una frase, posiblemente en unas pocas palabras: independencia financiera, dejar mi trabajo actual, ganar 1.000€ adicionales al mes…

Planteo también la pregunta de la visión a medio plazo, para ayudar a decidir cosas como ¿lo quiero vender? ¿quiero tener socios? ¿quiero tener inversores?

MOTIVACIÓN

¿Por qué voy a crear un negocio? ¿Es porque quiero plantearme un reto personal, porque necesito dinero, porque estoy harto de mi jefe? Tener claro esto te ayudará a no crear un monstruo con el que no te sientas a gusto al cabo de unos años.

Para entender tu motivación puede venirte bien la técnica de los “5 por qués”. Es muy sencillo: se basa simplemente en preguntarte ¿por qué? cinco veces encadenadas. Por ejemplo:

¿Por qué vas a crear un negocio? Porque necesito ganar dinero.
¿Por qué? Porque estoy en paro.
¿Por qué? Porque me despidieron de mi empresa.
¿Por qué? Porque estaba en un puesto en el que podían prescindir de mi sin muchos problemas.
¿Por qué? Porque no me había preocupado mucho de mi carrera, solo de estar cómodo y ganar lo suficiente.

Como ves, esto puede ayudarte a descubrir cosas que posiblemente de otra manera no te plantearías. No tendrás que hacer lo mismo si, como en el caso del ejemplo, tienes que replantear tus prioridades que si simplemente quieres complementar un sueldo que es un poco escaso.

VALORES

Hemos dicho que tú defines las reglas del juego. Pues bien, una de las ventajas es que puedes aplicar tus valores a ese juego. Si para ti es importante dedicar tiempo a tu familia, puedes crear un negocio que te lo permita. Si no toleras el riesgo, puedes crear un negocio en el que arriesgues poco más que tu tiempo. Si para ti es importante el respeto al medio ambiente, puedes crear un negocio que satisfaga este valor.

A veces lo complicado es saber qué valores son realmente nuestros valores esenciales, y cómo priorizas unos frente a otros. Esto lo dejamos para un próximo post.

RECURSOS

Por muy triste que sea tu situación, tienes cosas que aportar a tu negocio. Y seguro que puedes conseguir algunos recursos más con ayuda de familiares o amigos, o pidiéndolos prestados, o cambiándolos por tiempo o dinero. En cualquier caso, es muy importante saber con lo que cuentas para empezar, porque no tiene sentido empezar algo que no tienes capacidad de desarrollar.

Muchas veces pongo el ejemplo de las empresas de biotecnología o aerospaciales, que requieren decenas o cientos de millones de inversión solo para empezar. Si no los tienes, es absurdo que te plantees un negocio de este tipo, aunque tengas una idea fabulosa. Esto es obvio, pero a veces nos empeñamos en otros proyectos que están igualmente fuera de nuestro alcance. Por ejemplo, es muy típico plantearse crear “una red social como Facebook pero mejor”. Puede ser una buena idea, pero si no sabes programar está tan fuera de tu alcance como la empresa de viajes turísticos a la Luna.

Así que conviene empezar con los recursos más importantes que tenemos, y plantear un negocio que puedas crear con esos recursos y algún otro que puedas conseguir fácilmente.

RESTRICCIONES

Hemos dicho que esto es como crear un juego nuevo, ¿no? Bien, pues tú defines las reglas, lo que está prohibido.

Lo primero es delimitar los riesgos que estoy dispuesto a asumir. Si lo tienes claro desde el principio y no te saltas esta restricción, te evitarás por ejemplo encontrarte en el futuro con la empresa hundida, la casa embargada y la familia en la calle. El tema de los riesgos también da para mucho, así que veremos en un post futuro cómo analizar los riesgos y qué hacer con ellos.

Además, deberías definir aquí las “líneas rojas” que no quieres cruzar. No quiero tener empleados, no estoy dispuesto a aceptar pagos a 90 días, no voy a dedicar más de 10 horas a la semana a crear el negocio, no voy a invertir más de 500€…

Claro que todas restricciones limitan (a veces mucho) el tipo de negocio que puedes crear, pero repito: tú creas las reglas. ¿No deberías crear unas reglas que te hicieran feliz?

Esta es la propuesta. ¿Qué te parece? ¿Qué me falta? ¿Qué me sobra? ¿Qué cambiarías?

Si lo prefieres, tienes aquí una versión en PDF.

Si te ha gustado, por favor comparte este artículo para que otros también puedan leerlo:


 Publicado el 13/12/2013