Por qué la ley de emprendedores es una basura


No es porque nuestros gobernantes sean unos zotes. Que lo son, pero incluso ellos podrían haber hecho algo mejor si se lo hubieran propuesto. No, el verdadero motivo es que España no es país para pringados.

La ley de Emprendedores es una basura

Es posible que alguno se haya engañado con los cantos de sirena y hasta se haya creído que va a ser más fácil emprender en España. Repasemos las principales medidas de la ley:

  • No se pagará el IVA de las facturas no cobradas, según y cuándo
    Llevan hablando de esto desde que llegaron al gobierno. Ahora lo aprueban, pero solo a partir del 2014. Pero lo grave es que si lees la letra pequeña, resulta que en Diciembre de todas maneras tienes que pagar el IVA de las facturas pendientes, así que todo el esfuerzo adicional que tienes que hacer para adaptar tu contabilidad prácticamente es a cambio de nada. No es que puedas pagar el IVA cuando cobras, es que Hacienda te deja unos meses para ver si cobras, pero a final de año quiere su parte, hayas cobrado tú o no hayas cobrado.
  • 50€ de cuota de autónomos, pero un ratito
    El descuento está limitado a un tiempo, no a unos ingresos. Si, como suele ser frecuente cuando empiezas sin un duro, no has alcanzado en seis meses un nivel de ingresos decente, es tu problema. Y recordemos que ahora para muchos el emprendimiento es la salida al paro, así que eso de emprender armado solo con tus habilidades y mucha voluntad es muy frecuente.

    Me llamaréis pesado por volver a sacar el tema, pero en UK el sistema se llama PAYE (Pay As You Earn, Paga Según Ganas) y consiste precisamente en eso, empiezas pagando 20 libras al mes y vas subiendo en función de tu facturación, no en función del tiempo que haya pasado.

  • A ti sí, a ti no
    ¿Te sonaba bien lo de los 50€ a pesar de todo? Vale, pues si eres hombre y mayor de 30 pero menor de 35, te conviene pensar en un cambio de sexo. Sí, es que hay discriminación por sexo y por edad. No por otras circunstancias, como formación, o capacidad financiera. No. Si tienes la edad equivocada o el sexo equivocado, se siente.
  • Cotizaciones de autónomos en pluriactividad
    Bajo estas palabras abstrusas se esconde una estafa en toda regla. ¿O cómo llamarías a cobrar algo a cambio de nada? Es lo que sucede ahora si se te ocurre emprender una actividad paralela mientras trabajas por un sueldo. Ya pagas Seguridad Social en tu sueldo, pero tienes que volver a pagar como autónomo sin recibir ningún beneficio a cambio. Más aún, si te despiden de tu trabajo, pierdes el derecho a cobrar el paro. Por listo, por querer dedicar tu tiempo libre a ganar dinero y no a ver la tele como es tu obligación. No vamos a hacer como en Alemania, donde la cuota de autónomos en este caso es 0.

    Ahora resulta que aplicarán un descuento a lo que sigue siendo una estafa, pero como esto no les parece suficiente hay unas reglas para poder aplicar este descuento que son imposibles de entender para el común de los mortales.

  • Responsabilidad limitada, pero no tanto
    Leed esto, con un pañuelo a mano para las lágrimas: http://www.pymesyautonomos.com/legalidad/lo-autonomos-de-responsabilidad-limitada-o-no-tanto
  • Facilidades para contratar empleados, para contratar con la administración, para rebibir financiación de business angels
    Yeah, good luck with that. Hazlo si te atreves, pero luego no me vengas llorando.

Pues eso, que cuando analizas medida por medida te das cuenta de que están hechas para conseguir titulares en la prensa, pero en absoluto para ayudar a una persona que sin más recursos que su capacidad de trabajo intenta salir adelante por su cuenta.

Para comparar, esto es lo que supone emprender en Inglaterra, sin ley de emprendedores ni zarandajas:

  • Si constituyes una sociedad limitada con estatutos estándar, puedes hacerlo online pagando una tasa de 15 libras. No hay capital social mínimo, puedes constituirla con una acción de una libra.
  • No hay que cobrar ni declarar IVA hasta que no factures 77.000 libras al año. Seas mujer, joven, anciano marinero o maduro bosquimano.
  • Si te das de alta en el IVA pero no superas ciertos límites de facturación anual, puede aplicar el criterio de caja (sin límite de diciembre), o puedes aplicar una tarifa plana de un 10-15% de tu facturación (que pagas anualmente), o puedes hacer adelantos mensuales o trimestrales en función de lo que preveas que vas a facturar y hacer una sola declaración anual en lugar de cuatro trimestrales.
  • No hay que hacer declaraciones trimestrales de IRPF.
  • La cuota de autónomos empieza en 20 libras, y es proporcional a tu facturación.
  • El impuesto de sociedades se calcula al final del ejercicio natural y se paga 6 meses más tarde.
  • Hay una exención del 10% respecto al impuesto que pagas personalmente (el equivalente al IRPF) para los dividendos que hayas obtenido de tu empresa.

¿Por qué es así la ley?

Sencillamente, porque vivimos en una sociedad cuyas reglas de juego protegen a las grandes empresas.

La hiperregulación que tenemos, con más de un millón de páginas de leyes y reglamentos que afectan a cada minuto de la vida de una empresa, lo que hacen es generar una situación de indefensión para las pequeñas empresas que no pueden permitirse tener abogados en plantilla. Además, a esa hiperregulación se suma una dejadez generalizada para perseguir a los infractores.

Un ejemplo, la obligatoriedad de darse de alta en autónomos cuando tu actividad es habitual, de la que ya hemos hablado aquí. Otra, la Ley de Protección de Datos, que establece condiciones draconianas y multas fortísimas, pero que infinidad de empresas (PYMES y no tan PYMES) se saltan a la torera todos los días, entre otras cosas porque el coste de cumplirla es altísimo.

Así te acostumbras a vivir en una “zona gris”, en la que habitualmente no te pasa nada, pero te puede caer una buena como alguien se fije en tí. Te lanzas a hacer cosas “en negro”, o incumpliendo alguna ley. Porque como hay tantas, y algunas son contradictorias, lo que es seguro es que algo mal vas a hacer. Los más pusilánimes abandonan, y los más osados se arriesgan al castigo en el momento más inesperado.

Más aún: nuestras leyes dificultan que una empresa pase de 50 empleados. Leed esto, que es largo pero muy revelador: España, país de pymes. Requisitos para crecer.

¿Alguien cree que esas normas son inocentes y no tienen nada que ver con esto? ¿Alguien cree que es puro azar que las grandes empresas tengan infinidad de rendijas por donde escabullirse del impuesto de socidedades y acaben pagando menos que las pequeñas? Del mismo modo que los sindicatos no representan a la inmensa mayoría de los trabajadores, sino solo a los que tienen un puesto fijo (especialmente en el sector público), las organizaciones empresariales no trabajan para favorecer a la PYME, sino para mantener el statu quo de los grandes, los que ya han llegado.

Nuestra falta de competitividad no es porque aquí falte gente con ganas de buscarse la vida y ganar dinero. Es porque todo está organizado para que te sea muy difícil emprender, y si a pesar de todo lo intentas y consigues salir adelante, para que te quedes enano, por debajo de los 50 empleados.

Ahora puedes pensar que esto es así porque nuestros legisladores, al menos desde la democracia, son por regla general abogados que no han montado una empresa en su vida. O puedes pensar que los capos de las grandes empresas se reúnen en sus clubes para decidir qué leyes van a obligar a aprobar a los gobiernos. O que miles de pequeños actos de influencia con los políticos (súbeme este impuesto por aquí, dificúltame esta posibilidad de competencia por allá) han acabado creando el infierno regulador actual. O que la seguridad jurídica, el bienestar de los trabajadores y la protección de los consumidores exigen estos pequeños sacrificios.

Sea como sea, lo cierto es que emprender en España, hoy y con estas leyes, es como jugar a la ruleta rusa con un revólver cargado con 5 balas. La ley de emprendedores es una basura porque no puede ser otra cosa. Tienen que hacerla porque les da titulares positivos, y porque algún pardillo picará y empezará a pagar impuestos por el “privilegio” de intentar buscarse la vida y crear riqueza. Pero para favorecer el emprendimiento habría que derogar y reformar centenares de normas, habría que reducir la influencia de muchas personas, habría que eliminar muchas barreras que les vienen muy bien a los que ya están establecidos, habría que eliminar infinidad de puntos en los que un funcionario puede ejercer su poder discrecionalmente, habría que allanar el campo de juego y simplificar las reglas para que entraran nuevos jugadores con igualdad de oportunidades.

Y esto sí que no va a pasar.

Si te ha gustado, por favor comparte este artículo para que otros también puedan leerlo:


 Publicado el 28/05/2013