Cómo ser feliz trabajando por tu cuenta X


19. No trabajes más de 40 horas a la semana

Está demostrado que trabajar más de 40 horas a la semana en lugar de aumentar tu productividad la reduce. Es decir, si trabajas 60 u 80 horas, en lugar de producir más, produces menos. Nos engañamos a nosotros mismos pensando que tienes que hacer un montón de cosas, dejamos que los clientes marquen las prioridades y las fechas de entrega, comprometemos demasiado de nuestro tiempo por miedo a perder una oportunidad, y acabamos teniendo una vida miserable y, lo que es peor, para conseguir menos.

En 37signals, una empresa exitosa donde las haya en un entorno competitivo como el de las aplicaciones SAAS empresariales, no solo no estimulan eso de trabajar 10 o más horas al día, sino que de mayo a octubre trabajan solo 4 días a la semana. 32 horas, no 40 embutidas en 4 días. La razón que da Jason Fried, uno de los fundadores, es que ellos piensan en el largo plazo: están contentos con sus empleados y quieren que sean felices y sigan en la empresa durante años, no quemarlos.

¿Quieres seguir disfrutando con lo que haces? Entonces no te empeñes en quemarte a ti mismo. Ponte un límite a las horas que puedes trabajar, esfuérzate todo lo que puedas en esas horas, y dedica el resto del día y de la semana a descansar y disfrutar de lo que verdaderamente importa.

20. Usa tu visión periférica

Muchas veces cuando pensamos que es imposible mejorar, que todo el sector está igual, que con sobrevivir ya tenemos bastante… es porque no somos capaces de ver con atención lo que tenemos delante. Haz el experimento que propone este vídeo (contar cuántas veces se pasan la pelota los jugadores con camisetas blancas) y luego sigues leyendo:

¿Eres del 50% que no ha visto al gorila? Te confesaré que, en una versión diferente del vídeo, yo tampoco lo vi. Y eso que sabía que el experimento existía. Sabía que podía aparecer un gorila, y sin embargo estaba tan ocupado contando pases y fijándome en las camisetas blancas que no vi a un gorila que se paseaba tranquilamente en medio de la escena.

Ahora estamos tan obsesionados con la crisis, con no perdernos ni una de las pequeñas oportunidades que estamos entrenados a mirar, con seguir haciendo lo que hemos hecho hasta ahora pero con más enfoque y más atención, que no vemos una nueva oportunidad que pasa por delante de nuestras narices.

Las ideas que te he dado en esta serie de entradas son solo pistas. No todas serán aplicables a tu caso. Pero lo que sí es imprescindible para ti es cambiar ese foco obsesivo en circunstancias que parece que son lo único que te rodea, y aprender a percibir lo que no es habitual, lo extraordinario, lo que ni siquiera percibimos porque no esperamos que pueda estar delante de nosotros.

¿Qué puedes hacer para estar abierto a ver gorilas y no limitarte a los pases que crees que debes mirar?

Salir de tu zona de confort. Leer libros o ver documentales sobre temas ajenos a tu profesión. Ir a un evento de networking en el que conozcas a gente que no tenga nada que ver con tu campo profesional. Viajar. Un experimento que puede ayudarte es ver películas en versión original aunque apenas domines el idioma (verás como casi sin proponértelo te apoyas en pistas no verbales para seguir la trama).

Otra experimento, que tomo prestado a James Altucher: escribe cada día 10 ideas. Escribe cada idea, un párrafo que la describa, cuál sería el paso siguiente para empezar a desarrollarla y en cuanto tiempo podrías implementarla. Si haces esto, verás como al principio sudas tinta para conseguir esas 10 ideas, pero en poco tiempo tu capacidad de imaginar, combinar, asociar y descubrir nuevas ideas mejora espectacularmente.

En resumen: abre tu mente a nuevas experiencias, acostúmbrala a que al menos de vez en cuando sea divergente y no esté absolutamente enfocada en un área muy limitada de conocimiento. Quién sabe, a lo mejor “perdiendo el tiempo” de esta manera descubres soluciones insospechadas a problemas que parecían irresolubles, o problemas interesantes en ámbitos que parecían absolutamente anodinos.

Si te ha gustado, por favor comparte este artículo para que otros también puedan leerlo:


 Publicado el 12/04/2013