¿Cómo diantres vamos a levantar el país?


Me escribe esto un lector:

Acabo de ver esto:

http://desencadenado.com/2012/01/crear-una-empresa-en-3-horas-por-71-euros.html

http://desencadenado.com/2012/02/que-implica-abrir-una-empresa-en-londres.html

Ya te vale…

Luego son empresas que no van a volver a España ni van a aportar impuestos en España… Es justamente lo contrario de lo que hay que fomentar…

Si fomentamos que se creen empresas pero en otro país cómo diantres vamos a levantar el país?¿

Pues como diría Rhett Butler francamente, querido, me importa un bledo.

Vivimos en un país en el que a los emprendedores se les machaca sistemáticamente desde el principio. Tenemos un entramado legal tan profuso y enmarañado que hace prácticamente imposible no incumplir alguna norma en cuanto das un paso. La administración te abliga a pagar 250€ de autónomos, y a trabajar para ella de recaudador de impuestos haciéndote pagar el IVA incluso de facturas que no has cobrado. Como se te ocurra contratar a un empleado, será más difícil y mucho más costoso deshacerte de él que divorciarte, incluso aunque sea un perfecto inútil, un vago o simplemente las cosas no vayan bien y ya no tengas dinero para pagarle.

Si te va mal y tienes que cerrar la empresa, eres sospechoso de fraude (y es posible que tengas que pagar con tu patrimonio aunque lo tuyo fuera una Sociedad de Responsabilidad Limitada), tienes que hacer declaraciones, volver a pagar impuestos y a un asesor que te ayude a navegar en este proceso administrativo, y si te han quedado deudas personales, por ejemplo porque hipotecaste tu casa o pediste un crédito para invertirlo en la empresa, son tuyas para siempre.

Si te va bien, serás despreciado porque si has triunfado ha sido a costa de explotar a tus trabajadores. Cuando un hombre humilde que ha empezado desde abajo como Amancio Ortega dona 20 millones a una ONG, la reacción mayoritaria es criticarle ferozmente por explotador, millonario, hipócrita y defraudador.

Y esto no son posturas minoritarias. El reciente informe del BBVA demostraba que una abrumadora mayoría de españoles prefiere pagar más impuestos. Por supuesto, nadie piensa que uno mismo es el que va a pagar más impuestos, sino que los impuestos los pagarán “los ricos”. Esos que como Ortega han tenido la suerte o la habilidad de crear una empresa con éxito, que da trabajo a miles de personas y que hace la vida mejor o más fácil a cientos de miles de clientes que voluntariamente deciden hacer tratos con ella.

No es extraño que sea así, cuando desde pequeños a los niños se les adoctrina en lo malo que es el capitalismo y lo imprescindible que es el Gobierno que pone freno a los desmanes y la avaricia de los malvados empresarios capitalistas. Idea que es remachada, una y otra vez, por medios de comunicación y guionistas de películas y series en las que ver a un empresario con éxito y que sea honrado y buena persona es más raro que ver a un cerdo volando.

Al emprendedor se le machaca cuando empieza, cuando fracasa, cuando triunfa y se le fríe a impuestos en todo el proceso. Se le desprecia y se le insulta. Tres o cuatro niveles de administración le imponen regulaciones prolijas, absurdas y en ocasiones contradictorias.

Pero resulta que queremos que se creen empresas “para que paguen impuestos aquí”. Supongo que habrá personas con espíritu de mártir y pulsiones masoquistas que estén dispuestas a ser maltratadas y disfrutar con la experiencia. Pero las personas normales, que simplemente quieren salir adelante, harán bien en establecer sus empresas allí donde sean respetados como emprendedores, allí donde las leyes estén pensadas para ayudar y no para extorsionar y, sobre todo, allí donde tengan más probabilidad de tener éxito.

Si te ha gustado, por favor comparte este artículo para que otros también puedan leerlo:


 Publicado el 22/04/2013