Lo que cuestan las cosas


Cuando pones en marcha una empresa con un dinerillo que tienes ahorrado y algo que te han prestado, es fundamental estirar ese dinero todo lo posible. Los ciclos de venta a veces son más largos de lo que pensabas, los clientes tardan más en pagar de lo previsto, Hacienda y la Seguridad Social quieren su parte aunque aún no hayas visto un céntimo de beneficios… y ese dinero que parecía mucho se esfuma

Además de aplicar las sabias medidas de Jaime Estévez, hay una cosa que puedes hacer fácilmente y que puede ahorrarte mucho dinero.

Se trata de, antes de comprar cualquier cosa para la empresa, analizar qué dinero necesitas facturar para conseguirla. Que es mucho más que su precio.

Por ejemplo: supongamos que quieres comprarte un MacBook Pro de 17 pulgadas. Cuesta 2.399 euros, pero realmente los vale, porque te lo mereces, va a ser tu herramienta de trabajo, no hay que ser cutre, con él vas a a ser más productivo y cualquier otra justificación que se te ocurra.

Ahora bien, antes de hacerlo, piensa en cuál es el margen bruto de tu empresa. ¿Un 30%? Entonces eso significa que debes facturar 8.000 euros para conseguir los 2.400 que necesitas para comprar el MacBook. Es decir, para tí el MacBook cuesta 8.000 euros, no 2.399. Ahora piensa cuánto vas a tardar en facturar (y cobrar) esos 8.000 euros. Si realmente sigues pensando que merece la pena, adelante.

Pero tal vez, ahora ese portátil de segunda mano que te ofrecían por 240 euros (y que a tí te supone facturar 800) resulta algo más atractivo…

Creative Commons License href=”http://www.photodropper.com/photos/” target=”_blank”>photo credit: Rubyran

Si te ha gustado, por favor comparte este artículo para que otros también puedan leerlo:


 Publicado el 26/02/2009