Por qué tres es mejor que una


Decíamos en la anterior entrega de esta serie que, si te pones a ello, es mejor crear tres empresas que solo una. El objetivo es probar cuál de las tres puede tener mejor futuro, y descartar pronto las dos peores.

Esto hace unos pocos años era impensable. La inversión que requería poner en marcha una idea de negocio era tan alta que hacía obligatorio empezar apostando fuerte por lo que el emprendedor creía que era una gran idea. Pero Internet ha cambiado todo esto. Ahora podemos hacer un “estudio de mercado” o una “prueba de concepto” prácticamente gratis.

Se trata de crear una web en torno al concepto que quieres vender. Darla a conocer, recibir opiniones y comentarios de los usuarios, analizar el interés que suscita en otras personas, refinar y perfeccionar la idea y en un tiempo razonable determinar si hay o no potencial de negocio.

Alguien pensará que esto en realidad no es crear una empresa, pero lo cierto es que el primer paso para emprender es (o debería ser) mirar si hay agua suficiente antes de tirarte de cabeza a la piscina. Y para esto, todavía no necesitas ni CIF, ni pagar impuestos, ni contratar personal, ni alquilar oficinas, ni nada.

El esfuerzo, y el coste, de crear tres “empresas” de este tipo es menos del triple de crear una sola, por lo que podemos aprovechar además para probar tres ideas al mismo tiempo, y en unos meses determinar cuál de las tres tiene más probabilidades de éxito.

En la siguiente entrega veremos, paso a paso, cómo registrar un dominio (mejor dicho, tres) y cómo encontrar un servidor en el que alojar las webs de nuestras tres empresas.

Si te ha gustado, por favor comparte este artículo para que otros también puedan leerlo:


 Publicado el 21/10/2008