Esta semana ha habido dos personas que me han hecho esta pregunta: si creo mi empresa en UK y esta empresa no me contrata como empleado ni me doy de alta como autónomo, no pago Seguridad Social. Entonces ¿no tengo esas coberturas?

Obviamente, las respuesta es que si no pagas a la Seguridad Social, no tienes las prestaciones que van aparejadas a esa cotización.

Estamos tan acostumbrados a una forma concreta de vivir que nos cuesta ver que hay otras vías. Lo normal es trabajar para otro, que el Estado retenga una gran parte de ese sueldo (entre IRPF y Seguridad Social, entre un 40 y un 60 por ciento) y que a cambio nos de una serie de prestaciones “gratuitas”. La sanidad es gratis, sigues cobrando si te pones enfermo y no puedes trabajar, las pensiones son gratis hasta que te mueras, tienes derecho a cobrar “el paro” si te despiden.

Ya el ser autónomo supone romper con alguno de estos hechos asumidos. Pero dar el salto a crear una empresa en otro país supone descartar muchas de estas verdades inmutables y aprender a vivir en otra realidad.

Una cosa que tal vez os sorprenda: puedes ser multimillonario y cobrar el paro. Supongamos que eres un mileurista que típicamente se ha quedado sin trabajo. Y supongamos que tu tío que emigró a América fallece y te deja sus acciones de Apple que compró en el 79 con su amigo Forrest Gump. Y que esas acciones valen ahora 100 millones de dólares. Sigues teniendo derecho a cobrar el paro. Declararás en el IRPF los beneficios que te reporten las acciones y pagarás por ello, pero ser accionista de una empresa, aunque suponga que puedes empapelar tu casa con billetes de 500 euros, no impide que puedas cobrar el paro.

Del mismo modo, crear una empresa en UK no interrumpe a priori tu derecho a cobrar el paro. Otra cosa es que, como preguntaban los lectores, ser accionista de una empresa no te proporciona cobertura de la seguridad social. Si no tienes una vía de cotización aquí, te quedas sin esas prestaciones.

¿Qué puedes hacer entonces si quieres ir al médico cuando te pongas enfermo y quieres poder dejar de trabajar cuando seas un anciano?

Una alternativa es que tu empresa británica te contrate. La ventaja con respecto a ser un asalariado “al uso” es que como tú eres el dueño de la empresa decides el sueldo de tus empleados, y puedes elegir lo que sea más beneficioso para ti, es decir, qué parte de los beneficios cobras como sueldo y qué parte cobras como dividendos.

Otra posibilidad es cotizar voluntariamente a la Seguridad Social. Si quieres, no te van a poner pegas. Lo hacían antes algunos autónomos para mejorar la pensión de jubilación, por ejemplo. No trabajas, eres simplemente accionista y vives de las rentas, pero tienes esta cobertura que pagas religiosamente.

Y la tercera alternativa es construirte tu propia “seguridad social particular”. Ahorra tú mismo lo que quieras para tu jubilación y contrata el seguro médico que quieras. No va a ser más caro que la Seguridad Social, y tienes muchas, muchas más probabilidades de que lo que ahorres ahora se convierta en una pensión decente en el futuro.