El inevitable fracaso de los planes de estímulo


Atentos a este gráfico, sacado del blog de Greg Mankiw:

stimulus-vs-unemployment-september-dots

Las dos líneas azules son las proyecciones que hizo el gobierno americano de las cifras de paro para justificar la necesidad de intervenir en la economía, el famoso plan de estímulo. Los puntos rojos representan los datos reales.

Como podéis ver, la realidad es mucho peor que la previsión para el escenario “sin plan de estímulo”. El gobierno de Obama se ha gastado 311.000 millones de dólares en el plan de estímulo (las partidas están aquí), y ha obtenido como resultado unas cifras peores que las que el mismo gobierno había predicho para el caso de que no se hiciera nada. Lo cual solo puede responder a dos causas, no necesariamente excluyentes: o la situación de partida era mucho peor que lo que el gobierno había estimado o el plan de estímulo ha hecho más daño que bien a la economía.

En cualquiera de los dos casos, bien porque el gobierno sea incapaz de hacer un diagnóstico correcto o bien porque sea incapaz de prescribir el tratamiento correcto, está claro que los planes de estímulo son un error. Ante la crisis, y cuando los votantes piden que “el Gobierno haga algo”, lo más fácil es gastarse un montón de millones en “hacer algo” y apuntarse cualquier resultado positivo, como hizo aquí el Gobierno con el Plan E y la mejoría temporal del paro.

Pero un plan de estímulo solo puede hacer que la economía vaya a peor. Consiste en quitar recursos a empresas y ciudadanos productivos, que han demostrado que tienen buen criterio para invertir y multiplicar esos recursos, y entregárselos a empresas menos eficientes, que ni siquiera son capaces de defenderse por sí mismas en el mercado. ¿De verdad alguien piensa que esto puede ser una buena idea para reactivar la economía?

Si te ha gustado, por favor comparte este artículo para que otros también puedan leerlo:


Club Desencadenado

Aprovecha todo el contenido de Desencadenado para dar a tu proyecto de empresa el impulso que necesita.

No te pierdas ninguna entrada

Si quieres que te envíe un email cada vez que publico algo en Desencadenado, solo tienes que dejarme tu correo electrónico:

Me gusta el spam tan poco como a ti. Te prometo que nunca cederé tus datos a nadie, y que podrás darte de baja cuando no quieras recibir más correos míos.

Píldoras formativas

Por solo 19€ descárgate vídeos formativos que te ayudarán a mejorar tu negocio

11 Respuestas a “El inevitable fracaso de los planes de estímulo”

  1. Pedro Pinto dice:

    Este post viene oportunamente a deprimirme aún más después de haber escuchado por la radio el Debate de Presupuestos.

    Gracias por la dosis extra de realidad.

  2. [...] This post was mentioned on Twitter by José Mª Peláez and Borja Prieto, Borja Prieto. Borja Prieto said: Desencadenado.com: El inevitable fracaso de los planes de estímulo http://is.gd/4sII5 [...]

  3. gordopilo dice:

    Hola,

    siento disentir con el autor. Los planes de estímulo ante una crisis son (a mi entender) siempre sí o sí. Otra cosa es que se gasten mejor o peor. O se les de a los bancos (ejem!). La situación de partida ERA mucho peor que lo que el gobierno había estimado.

    Mientras existan paraísos fiscales y vacíos legales pagamos todos, menos ellos. Las burbujas es lo que tiene, que unos se hinchan los bolsillos y otros lo pagan ;-)

    La belleza de la visualización de datos http://flowingdata.com/2009/10/20/how-much-do-ceos-make-in-the-united-states/

    Por cierto, tampoco estoy de acuerdo PARA NADA en su otro reciente artículo y sus conclusiones, “la reducción de las subvenciones a la I+D+i es una buena noticia”. Me parecen frases muy ligeras para una persona que se supone medio ligada a la tecnología.

    El problema de la investigación es que no siempre tiene una aplicación inmediata. Por eso lo llaman investigación. Y que interese al “mercado” o a la comunidad convedrá usted conmigo en que no siempre son líneas paralelas… Dejarlo todo en manos del “mercado” ya sabemos que no es bueno, y a las pruebas me remito.

    Un saludo, y más pensar en los demás y menos en los “mercados” ;-)

    • Borja Prieto dice:

      Gordopilo, los planes de estímulo no se pueden gastar mejor o peor. Solo se pueden gastar peor. Es obvio (usted mismo lo reconoce) que el gobierno se equivoca enormemente en sus estimaciones ¿me puede decir cómo equivocándose tanto en el diagnóstico puede acertar en la receta? Y eso pensando que todos los que deciden son espíritus puros que buscan solo el bien común, y que no hay tentaciones de desviar unos cuantos millones a los amiguetes.
      Respecto a las subvenciones I+D+i, le diré que no solo estoy desde hace mucho “medio ligado a la tecnología”, sino que durante unos años estuve ligado a algunos centros que hacen investigación sanitaria. Por eso sé que eso de la investigación, si no va ligado a resultados, no es más que un agujero negro en el que puedes echar todo el dinero que quieras y del que difícilmente saldrá algo en forma de beneficio para la comunidad. Dígame usted, si no, cuántos logros en cualquier campo ha conseguido en las últimas décadas el sistema europeo de subvenciones y cuántos el sistema americano de mercado. Y es que el mercado es la única manera que tenemos para saber lo que es bueno para la “comunidad”.

  4. gordopilo dice:

    Estimado sr. Prieto,

    Entonces, p.e., si tenemos a un centro de investigación español buscando curas para la malaria… según usted cerramos el chiringuito porque como económicamente no es viable (el 3er. mundo no está para pagar vacunas y en el 1er. mundo no hay malaria).

    Buena actitud.

    pd: trabajo en un grupo de investigación orientado a ayudas tecnológicas para discapacitados. Ya le digo a usted la de empresas que están interesadas en nuestra labor… Eso sí, cada vez que hacemos ensayos hay patadas por apuntarse. Qué interesa a la comunidad y qué al “mercado”?

    • Borja Prieto dice:

      Hay una forma barata de evitar la malaria, que es el DDT. Pero aceptemos malaria como ejemplo de enfermedad que afecta mucho al tercer mundo y muy poco al primero. Supongo que sabe que Bill Gates donó ya en 2005 casi 300 millones de dólares para investigación contra la malaria. De ellos, 100 millones fueron a GlaxoSmithKline para financiar los ensayos clínicos de una vacuna que está desarrollando. Por su parte, Pfizer está trabajando con una ONG, MVV, para desarrollar tratamientos contra la malaria. Como ve, no es necesaria la financiación pública para conseguir que las farmacéuticas investiguen.
      Respecto a las ayudas tecnológicas para discapacitados, si hay patadas para apuntarse a un ensayo y no hay empresas interesadas, obviamente hay una posible oportunidad de negocio (falta saber si su investigación puede dar como resultado un producto comercial a un precio que esos que se apuntan a un ensayo estén dispuestos a pagar).

  5. gordopilo dice:

    Estimado Sr. Prieto:

    la vacuna de la malaria es un EJEMPLO de investigación económicamente inviable, pero de interés para la comunidad. No se quede Vd. en el ejemplo sino en la idea. De las fundaciones altruistas y los grandes números rimbombantes hablamos otro día.

    Que no podamos forrarnos con una idea no quiere decir que no tenga interés para los demás, que parece que últimamente solo tiene interés lo que produce pasta, ya estamos montando otra burbujita…

    Lo único que quiero explicarle es que no todos los proyectos de i+d+i deben estar enfocados a la obtención de beneficios. Si no, no tendríamos Linux ;-)

    PD: por cierto, que el DDT fue excluido de la lista de sustancias activas autorizadas para el uso en productos de protección de plantas en 1969 bajo la Ley, en muchos países, para protección de plantas contra plagas y pestes. Actualmente está prohibida la producción, uso y comercialización de todos los productos de protección de plantas que contengan DDT (wikipedia ;-)

  6. Pedro Pinto dice:

    Estimados Gordopilo y B. Prieto:

    Linux proviene precisamente de la iniciativa privada, es un producto del mercado. No hubo ninguna orden procedente de ningún despacho de una administración pública. El Open Source es un modelo de negocio muy rentable y hay un gran negocio en torno a él: consultoría, administración de redes, soporte técnico… El éxito de Linux se mide en decenas de miles de millones de dólares.

    Podemos medir el interés de las cosas en términos ideológicos o en términos económicos. El segundo método me parece bastante más objetivo y seguro que el primero. Los recursos son limitados e incluso cuando hablamos de salud, la mejor forma de saber dónde se necesitan más esos recursos es escuchar al mercado: la suma de todas las necesidades humanas.

    Enlazando con el estupendo post de don Borja, es lamentable que la guía del gobierno para decidir el destino de los recursos públicos no sea dónde pueden generar más riqueza (por tanto, más trabajo) sino dónde pueden generar más votos.

  7. Sergio dice:

    Plantear temas desde un punto de vista político no lleva a conclusiones, porque cada cual lo ve con su cristal, aunque todo esté muy muy negro.

    Lo cierto es que se han gastado mucho dinero en un Plan que ni siquiera ha dado unos mínimos resultados, ya que cambiar las baldosas de una acera por otras diferentes no ha reducido el paro, y ha sido lo menos productivo que he visto en años.

    Ni tan siquiera se han planteado hacer aceras nuevas, porque eso requería un estudio, un proyecto nuevo, y no les dieron mucho tiempo a los Aytos. Así que siempre es más fácil copiar y pegar de proyectos ya hechos.

    Por lo tanto, podremos estar todos de acuerdo en que aquellos que trabajaron unos pocos meses acabarán al final en el paro, como ya nos predice la Ministra.

    La conclusión es evidente, este tipo de planes inútiles e improvisados no son productivos ni eficaces, solo tienen un fundamento político.

  8. Ricky Mango dice:

    Viajo como una pelota de ping pong entre los protestante-mercadistas y los católico-estatalistas, pero ambos me dejan insatisfechos. Yo lo que quiero de un Sistema es que me permita ser feliz y que dé a los seres humanos facilidades para explotar todo su potencial humano. El mercado trata de convencerme de que me hace feliz, y el Estado decide lo que es bueno para mí. Creo que terminaré en una hamaca de una isla desierta, cultivando mis propios bananos, y decidiendo por mí mismo la verdadera fuente de mi felicidad y lo que realmente es bueno para mí.

  9. Ricky Mango dice:

    Añado: El problema del mercado es que me bombardea con sus burbujeantes reclamos de felicidad (el burro tras la zanahoria). El problema del Estado es: ¿quién (y con qué criterio objetivo) decide lo que es conveniente subvencionar?

    ¿Qué es para mí un mundo feliz? Por ejemplo, un mundo no manipulado por la publicidad en el que se investiguen los orígenes del Universo. Un mundo sin codicia con un Gobierno ilustrado. En suma: una utopía.

 Publicado el 20/10/2009