Los jóvenes de hoy en día


En tikitak comentan el tema recurrente del compromiso de los empleados jóvenes. Cuentan el caso de un empresario joven, en una empresa pequeña, con empleados de alta cualificación, que pretende crear un ambiente de compromiso:

Mi amigo se quejaba de que pese a todos sus desvelos en proveer de un entorno laboral abierto, participativo, flexible, con un sueldo decente por encima del mercado, entorno retador, tecnología prometedora, remuneración (parte al menos) por objetivos, … no conseguía el compromiso de sus empleados.

Me explicaba por ejemplo que les hacía participar en la selección de nuevo personal, que les enviaba información para recabar su opinión en decisiones que tenía que tomar, … y que la respuesta era más bien pasiva. Se le veía bien decepcionado la verdad, porque él si que tiene sentimiento por la empresa.

El problema, según lo veo yo, no está en los jóvenes de hoy en día. O mejor dicho, está en un joven de hoy en día: el empresario. Que a lo mejor no es tan joven, pero sí lo suficiente como para antes de crear la empresa leer cosas sobre Google y otras empresas americanas en las que el empleado es el rey. Mientras, él veía el ambiente casposo de la empresa en la que trabajaba y se prometía a sí mismo que cuando creara su propia empresa todo iba a ser diferente.

Y cuando llega el momento se da de narices contra la realidad: España no es USA, aquí los jóvenes universitarios no han tenido que repartir pizzas para pagarse la carrera, ser emprendedor no es un mérito sino un síntoma de avaricia y afán de explotación, hay que trabajar lo menos posible porque todas las empresas te explotan…

Una política generalizada de “empowerment” del empleado, en España, sencillamente no funciona. Querer hacerte “compañero de tus empleados” es tan equivocado como querer hacerte “amigo de tus hijos”. El emprendedor está solo rodeado de sus empleados. No puede compartir con ellos las angustias de la tesorería, los problemas de las ventas, las decisiones con respecto a otros empleados.

Los empleados trabajan para ti solo porque les pagas un sueldo a final de mes. La inmensa mayoría se irán si alguien les paga un poco más y las circunstancias externas (transporte, viajes, etc.) no les son gravosas. Para ellos, tu empresa solo es el mal necesario que deben soportar para pagarse las copas del fin de semana, o la hipoteca. Solo les importa su buena o mala marcha si ven que puede afectarles a su paga.

Solo de vez en cuando aparece un diamante entre los guijarros. Alguien que se preocupa por la marcha de la empresa, que tiene ideas y las comparte, que se responsabiliza. A ese es al que hay que hay que mimarle, darle responsabilidades, promocionarle. Ese será tu socio, o creará su propia empresa.

No puedo resistirme a la tentación de poner un vídeo de Les Luthiers, en el que critican a los jóvenes de hoy en día. O tal vez critiquen a los que critican a los jóvenes de hoy en día, no sé:

Si te ha gustado, por favor comparte este artículo para que otros también puedan leerlo:


Club Desencadenado

Aprovecha todo el contenido de Desencadenado para dar a tu proyecto de empresa el impulso que necesita.

Curso de creación de empresas

Aprende todo lo necesario para crear una empresa de éxito sin arriesgar todo tu dinero.

De parado a empresario

Puedes comprar o descargar gratis el libro en el que te explico cómo crear un negocio con pocos recursos

 Publicado el 20/10/2008