La idea de negocio


Tendemos a pensar que lo más importante para plantear un nuevo negocio es tener una idea nueva y revolucionaria, algo que nadie haya hecho antes.

Nada más lejos de la realidad. Lo fundamental para el éxito es una buena ejecución. No sirve de nada una idea brillante si no somos capaces de llevarla a la práctica cada día, si no controlamos los costes, si no somos capaces de vender.

Además, cuando pensamos en la idea portentosa y genial, nos gusta pensar en empresas como Microsoft, Amazon o Google. Pero ninguna de estas empresas hizo algo radicalmente nuevo. Antes de Microsoft existían los sistemas operativos, antes de Amazon la venta a distancia y antes de Google los buscadores. En lo que innovaron estas empresas no fue en la idea de negocio, sino en su ejecución.

Para tener garantía de éxito, incluso, es preferible asociarse a una franquicia que crear una empresa partiendo de cero. Y es que, ante una idea original, debemos preguntarnos por qué a nadie se le ha ocurrido antes. Es posible que nuestra idea sea buena, original, factible y rentable. Pero es mucho más probable que lo que a nosotros nos parece genial sea una gran equivocación.

Nuestra idea puede ser inviable por tres motivos: no tener mercado, no ser rentable y ser extemporánea. En próximas entradas analizaremos cada uno de estos factores.

Si te ha gustado, por favor comparte este artículo para que otros también puedan leerlo:


Club Desencadenado

Aprovecha todo el contenido de Desencadenado para dar a tu proyecto de empresa el impulso que necesita.

Curso de creación de empresas

Aprende todo lo necesario para crear una empresa de éxito sin arriesgar todo tu dinero.

De parado a empresario

Puedes comprar o descargar gratis el libro en el que te explico cómo crear un negocio con pocos recursos

 Publicado el 11/08/2006