Carlos Corredor comenta en Baquía el libro The Paradox of Choice: Why More Is Less, de Barry Schwartz.

En él Schwartz plantea la paradoja de la elección: el exceso de opciones disponibles puede llegar a saturarnos y provocarnos un bloqueo que nos dificulte tomar una decisión.

Un emprendedor avispado sacará provecho de esto: si un consumidor enfrentado a una decisión compleja acaba por dejar de consumir, podemos hacer que elija nuestro producto si le facilitamos la tarea.

En los últimos tiempos la tendencia ha sido a la personalización de todo: como la tecnología permite hacer más cosas, hagamos un producto a la medida de cada consumidor. Y como idea no está mal, lo malo es que al implementarla muchas veces obligamos al consumidor a tomar multitud de decisiones que provocan que acabe abandonando antes de finalizar la compra.

El reto es conseguir que la mayoría de los usuarios encuentre el producto que le satisface, con el menor esfuerzo por su parte. Algo más fácil de decir que de hacer.