Demasiadas opciones


Carlos Corredor comenta en Baquía el libro The Paradox of Choice: Why More Is Less, de Barry Schwartz.

En él Schwartz plantea la paradoja de la elección: el exceso de opciones disponibles puede llegar a saturarnos y provocarnos un bloqueo que nos dificulte tomar una decisión.

Un emprendedor avispado sacará provecho de esto: si un consumidor enfrentado a una decisión compleja acaba por dejar de consumir, podemos hacer que elija nuestro producto si le facilitamos la tarea.

En los últimos tiempos la tendencia ha sido a la personalización de todo: como la tecnología permite hacer más cosas, hagamos un producto a la medida de cada consumidor. Y como idea no está mal, lo malo es que al implementarla muchas veces obligamos al consumidor a tomar multitud de decisiones que provocan que acabe abandonando antes de finalizar la compra.

El reto es conseguir que la mayoría de los usuarios encuentre el producto que le satisface, con el menor esfuerzo por su parte. Algo más fácil de decir que de hacer.

No te pierdas ningún artículo

Si quieres que te envíe un email cada vez que publico algo en Desencadenado,
solo tienes que dejarme aquí tu correo electrónico:

Me gusta el spam tan poco como a ti.
Te prometo que nunca cederé tus datos a nadie, y que podrás darte de baja cuando no quieras recibir más correos míos.

Si te ha gustado, por favor comparte este artículo para que otros también puedan leerlo:


Club Desencadenado

Aprovecha todo el contenido de Desencadenado para dar a tu proyecto de empresa el impulso que necesita.

Curso de creación rápida de empresas

Una guía paso a paso, fácil de seguir, que te explicará lo que debes hacer para poner en marcha tu negocio con éxito

Píldoras formativas

Por solo 19€ descárgate vídeos formativos que te ayudarán a mejorar tu negocio

Una Respuesta a “Demasiadas opciones”

  1. Antoni Gimeno dice:

    En ese sentido creo que habrá un momento en que pasemos al modo “push” real y total en el que nos “subscribamos” a toda la información que nos interesa exclusivamente y no tengamos que ir a buscarla venga de donde venga.

    Adicionalemente, se tendrá un ajuste automático de esas “subscripciones” en función de los hábitos de consumo de información que haga cada uno. Puede que suene a ciencia-fición pero hablo de inteligencia artificial aplicada al consumo de información. No es tan descabellado cuando ya se está empezando a hacer.

 Publicado el 25/07/2006